Real Madrid cumple la lógica (5-2)
© AFP

El Real Madrid, en un partido sin apenas historia por la gran diferencia entre ambos rivales, selló su billete a las semifinales de la Liga de Campeones con un nuevo triunfo sobre el Apoel Nicosia (5-2), una semana después de haber ganado en Chipre por 3-0.

El siguiente adversario, el Bayern de Múnich alemán (17 y 25 de abril), que eliminó el martes al Marsella francés, se presenta mucho más duro, aunque los españoles podrán jugar en la vuelta en su estadio, el Santiago Bernabeu, para saber si vuelven a Múnich, que tendrá lugar el 19 de mayo en la final.

Con más aire de entrenamiento que de un partido decisivo de la 'Champions', los tantos del Real Madrid fueron cayendo gracias al portugués Cristiano Ronaldo (26, 75), el brasileño Kaká (36), José María Callejón (80) y el argentino Ángel de María (84).

El Apoel salvó el honor con dos tantos sudamericanos, del brasileño Gustavo Manduca (67) y de penal gracias al argentino Esteban Solari (82), hermano del ex jugador del Real Madrid Santiago Solari.

El Real Madrid, que había sido el más afortunado en el sorteo de los cuartos, dio descanso a varios jugadores importantes (Karim Benzema, Xabi Alonso, Mesut Oezil), reservando fuerzas para la Liga, donde continúa líder, con seis puntos de ventaja sobre el Barcelona.

La mejor racha
En su historial frente a equipos chipriotas, los merengues acumulan ya seis victorias en seis encuentros y además igualan la mejor racha de partidos seguidos marcando, con 41, un logro que anteriormente el club sólo había conseguido en 1952 y 1989.

El dominio de los locales fue abrumador y sólo la mala fortuna y el acierto puntual del portero español de los chipriotas, Urko Pardo, formado en las categorías inferiores del Barcelona, pudieron evitar una goleada todavía más contundente.

Cristiano Ronaldo fue desde el principio el dueño y señor del juego ofensivo blanco.

Primero lo intento con un fuerte disparo en el 4, luego con un remate de cabeza en el 24 y finalmente consiguió el primer gol en el 26, gracias a un centro con rosca de su compañero brasileño Marcelo, al que no llegó el Pipita Higuaín, pero sí CR7, que no perdonó.

Kaká también reivindicó su estatus de galáctico y suyo fue el segundo, con un impresionante disparo que se coló por la escuadra en el 36, poco antes de que el Balón de Oro de 2007 pudiera conseguir el segundo casi seguido, enviando el balón al palo (41).

El Apoel aprovechó la relajación de los locales para avisar con un tiro desviado en el 54 del brasileño Gustavo Manduca, que no falló en el 67, aprovechando un fallo defensivo del Real Madrid para controlar y marcar con un tiro con la zurda ajustado al palo.

Constantinos Charambides (71) pudo incluso poner el 2-2, pero Cristiano sofocó la rebelión con el 3-1, con un tanto de falta en el 75, consiguiendo su octavo tanto en la actual 'Champions', sólo superado por los 14 del argentino Leo Messi (Barcelona) y los 11 del alemán Mario Gómez (Bayern Múnich).

José María Callejón (80), con un zurdazo, puso el cuarto y el argentino Solari redujo a 4-2 transformando un penal (82), antes de que otro jugador argentino, el Fideo Di María (84) sellara el 5-2 definitivo con una vaselina.

El Apoel, revelación del torneo al dejar fuera en la fase de grupos al Porto portugués y en octavos al Lyon francés, puso fin a la temporada europea más gloriosa de su historia.

El encuentro en el Bernabeu, sin apenas tensión competitiva por lo encarrilada que estaba la eliminatoria, sirvió eso sí para que la hinchada y el club homenajearan a dos viejas glorias, José María Zárraga, fallecido el martes a los 81 años, y a Juan Gómez Juanito, del que se cumplió el lunes el vigésimo aniversario de su muerte en accidente de tráfico.