Long: "Podemos dar alguna sorpresa"
© Getty Images

Durante toda esta temporada, Roy Hodgson y Shane Long han tenido un objetivo común. Asegurada la permanencia del West Bromwich Albion en la Premier League, ambos hombres comparten destino: pronto pondrán rumbo a la Eurocopa 2012 que se celebra en Polonia y Ucrania, aunque esta vez en equipos distintos. Hodgson se sentará en el banco inglés, mientras que Long formará en ataque con la República de Irlanda.

El jugador y su técnico incluso podrían cruzarse en cuartos de final, en caso de que sus equipos superen sus respectivas liguillas. Si eso sucede, el respeto mutuo está garantizado. Después de todo, Hodgson abonó al Reading la cantidad de 6,5 millones de libras —un récord para el club— el pasado mes de agosto para hacerse con los servicios del artillero, quien siente un gran aprecio por el entrenador que la semana pasada sustituyó a Fabio Capello. De hecho, aunque la gran mayoría de los analistas ingleses apostaban por Harry Redknapp para ocupar el puesto, Long considera que la Asociación Inglesa no podría haber elegido a nadie mejor que al concienzudo y curtido ex seleccionador de Suiza.

En declaraciones exclusivas a FIFA.com, el delantero describe las características que hacen de Hodgson un estratega de primera categoría, analiza su rendimiento en el West Brom y habla también de una Eurocopa que, espera, podría ver nacer a nuevas leyendas irlandesas.

Ha sido una semana interesante en el West Brom, con el nombramiento de Roy Hodgson como seleccionador de Inglaterra. ¿Qué opinan de todo esto los futbolistas?
Ante todo, nos alegramos mucho por él. Sabemos el orgullo que para él representa ser inglés, y creo que entrenar a la selección nacional siempre había sido una de sus ambiciones. Es un técnico fantástico, y merece esta oportunidad, sin lugar a dudas. El único inconveniente para nosotros es que, obviamente, lo sentiremos como una gran pérdida. Cuando él llegó yo aún no estaba aquí, pero en aquel momento el equipo estaba luchando por evitar el descenso. Consiguió dar un vuelco a la situación y el equipo terminó 11º. Este año también hemos hecho un buen papel, y logramos la permanencia mucho antes de que terminase la temporada, algo que no había sucedido en el West Brom en los años anteriores.

¿Cuáles son sus principales virtudes?
Lo sabe todo sobre todas las posiciones. Lleva tanto tiempo en el fútbol que ya lo ha visto todo, así que puede detener el entrenamiento en cualquier momento y señalar diferentes cosas acerca de determinadas posiciones. Cuando uno se para y lo piensa, lo que dice es muy obvio, pero son aspectos de una influencia enorme. Incluso en las charlas, se fija en detalles que pueden parecer pequeños, pero que tienen una gran relevancia. En última instancia, todo tiene sentido, pero es algo que solo puede componer alguien de su categoría.

¿Se imagina enfrentarse a él en la Eurocopa?
(Risas) Estaría bien. Si acabamos primeros o segundos de grupo, nos cruzaremos con un equipo de la liguilla de Inglaterra, así que la posibilidad existe, claro. Sería interesante jugar contra él, para variar. Pero, si pasamos, me conformaré con el rival que nos toque.

Ya ahora, ¿el torneo continental es lo que más le preocupa?
No cabe duda. Desde que hemos conseguido la permanencia, nos esforzamos por concentrarnos en el siguiente partido, pero creo que todas las personas relacionadas con Irlanda piensan en la Eurocopa. No veo la hora de que llegue. Es un momento apasionante para Irlanda, y mi gran esperanza es que consigamos estar a la altura. Llevábamos demasiado tiempo sin clasificarnos para la Eurocopa, yo solo tenía un año la última vez que lo conseguimos [en la edición de 1988], ya era hora. Creo que por eso todo el mundo está tan entusiasmado este año, y nosotros, los jugadores, sabemos que podemos hacer algo de historia en Irlanda si rendimos a un buen nivel. Ojalá consigamos que el país esté orgulloso y superemos al menos nuestro grupo, que es muy difícil.

Estarán englobados en el mismo grupo que Croacia, Italia y los campeones del mundo, así que el sorteo no les ha sido muy favorable. ¿A usted qué le pareció?
Sinceramente, había algunos equipos que yo habría preferido evitar. Pero lo único que digo es que tendemos a hacerlo bien contra los grandes. La mayoría de la gente no espera que superemos esta liguilla, yo creo que a Irlanda le conviene no ser favorita, ojalá eso acabe favoreciéndonos. Y no pienso que nadie se alegre de ir a jugar contra nosotros, porque somos un equipo complicado. Nos defendemos bien, y no solo los cuatro defensas: ya desde el ataque, es muy difícil desarmarnos. Además, tenemos jugadores que siempre pueden aparecer con uno o dos goles al contragolpe. Contamos con un buen equilibrio, y no es ninguna coincidencia que pasásemos ocho o nueve partidos sin recibir goles en la fase clasificatoria. Creo que podemos dar alguna sorpresa.

Ya hemos hablado de Roy Hodgson. ¿Qué tipo de técnico es Giovanni Trapattoni?
En realidad, con él pasa lo mismo que con Roy, llevan muchísimo tiempo en el fútbol, y han dirigido a muchos equipos en muchos países distintos. Sabe lo que hace. Es un entrenador que no complica demasiado las cosas, y emplea un sistema que, con los jugadores que hay, siempre parece funcionar. Su historial es indiscutible.

Con Trapattoni usted ha pasado a ser titular en ataque, y juega al lado de Robbie Keane, el máximo goleador de la historia de la selección irlandesa y posiblemente el mejor delantero que haya dado nunca el país. ¿Cómo está siendo esta experiencia?
Tiene muchísima calidad, es imposible no aprender de alguien como él. Todavía me asombran algunas cosas que hace en los entrenamientos, y, si nos fijamos en su registro de goles, es increíble. Ha superado incluso lo que Bobby Charlton hizo con Inglaterra, eso ya lo dice todo. También le quedan aún al menos dos o tres años en el fútbol. Puede verse lo que significa para jugadores como él, Shay Given y Damien Duff —los que jugaron en el Mundial de 2002— estar en otra gran competición. Estoy seguro de que Robbie no dejará que pase este torneo sin entregarse a fondo.