Abriendo la puerta a la juventud
© Getty Images

Sin llegar provocar una revolución, Cesare Prandelli sigue remodelando la selección italiana a su gusto. Tal y como prometió, ha abierto la puerta a varias figuras en ciernes en su lista previa de 32 convocados para la Eurocopa 2012.

Si bien en defensa ha recurrido al curtido contingente del Juventus de Turín, la mejor zaga de la Serie A, en ataque ha decidido asumir el riesgo de confiar en el impetuoso Mario Balotelli.

Juego bonito y resultados         
La filosofía de Prandelli no ha cambiado. "Tenemos que confiar en la nueva generación. Ellos nos aportan optimismo y entusiasmo. Mi objetivo es conseguir buenos resultados desplegando un fútbol bonito. Pero, como en los ocho últimos meses solo hemos disputado dos encuentros, habrá que volver a empezar de cero", explicó el seleccionador.

En su lista aparecen siete integrantes del Juventus, aunque ninguno de ellos es delantero, y cuatro jóvenes sin experiencia internacional. Pero lo más sorprendente es su línea de ataque. Ahí es donde Prandelli no se ha andado con sutilezas. Pablo Osvaldo, Alessandro Matri, Giampaolo Pazzini, Alberto Gilardino, Fabio Quagliarella y Marco Borriello verán la cita continental por televisión. "No quiero más delanteros estáticos, anclados a una porción de terreno", apuntó el técnico. A algunos de estos internacionales no los ha tenido en cuenta porque ya no son titulares con sus respectivos clubes, o simplemente porque no se ajustan al perfil buscado. En cambio, Osvaldo, el ariete del Roma expulsado en dos ocasiones por sus salidas de tono, ha sido víctima del código ético que ha instaurado el propio entrenador.

Mario Balotelli, otro que esta temporada se ha mostrado conflictivo, ha evitado sin embargo la sanción, al igual que Daniele de Rossi, que ha hecho propósito de enmienda. "Mario es un talento al que queremos ayudar a eclosionar plenamente, y creemos que podemos conseguirlo durante la Eurocopa. Además, el ambiente le ayudará a pensar solamente en la Nazionale", explicó el seleccionador, que espera mucho de la dupla Antonio Cassano-Balotelli, tan explosiva como dispar.

Seguimos en vanguardia, un sector especialmente deficiente en la pasada edición de la Copa Mundial de la FIFA, y donde constatamos el regreso del "veterano" Antonio di Natale, de 34 años. El artillero del Udinese mantiene un sólido promedio de 27 goles por temporada desde hace tres años, y sigue haciendo gala del mismo entusiasmo cada vez que viste la camiseta Azzurra. "Prefiero un jugador como él a otro más joven y en mejor forma física, pero sin ese sentimiento", aseveró Prandelli.

Un mediocampo superpoblado
La nómina incluye nada menos que once mediocampistas. Naturalmente, hay algunos titulares indiscutibles como Andrea Pirlo, Thiago Motta o De Rossi, pero también cantidad de jóvenes como Emanuele Giaccherini (Juventus), Ezequiel Schelotto y Luca Cigarini (Atalanta) y la perla del Pescara Marco Verratti, un jugador de la Serie B que se incorporará en breve a las filas del Juventus. Claudio Marchisio, cuya sociedad con Pirlo funciona a las mil maravillas en la Juve, se sitúa entre estos dos grupos de edades, y también podría alcanzar su plenitud en la Eurocopa. Cabe destacar que, además de Verratti, en el grupo hay otro futbolista de la Serie B, el defensa central del Torino Angelo Ogbonna, que debutó contra Polonia. "Están ahí porque se lo merecen, pero también porque quiero transmitir que cualquier jugador, incluso de la Serie B, puede ser convocado", precisó el seleccionador.

Por último, en defensa, delante de un Gianluigi Buffon totalmente recuperado tras su operación, encontramos a todos los habituales, desde Salvatore Bocchetti a Leonardo Bonucci (Juventus) pasando por Andrea Barzagli y Giorgio Chiellini. Aunque este último es duda a causa de una lesión.

El 29 de mayo, la fecha límite fijada por la UEFA, el técnico italiano anunciará su lista definitiva de los 23 que viajarán a Polonia y Ucrania. "Los nueve excluidos se sentirán víctimas de una injusticia. Es normal. Pero se tratará de una decisión exclusivamente técnica", precisó. Para concluir, le preguntamos por sus objetivos, dos años después de la decepcionante campaña de Sudáfrica 2010, y teniendo en cuenta que Italia ocupa actualmente la 12ª plaza en la Clasificación Mundial FIFA/Coca-cola, a lo que Prandelli respondió claramente: "Fijarme objetivos no va con mi carácter. Mi idea es construir, y ganar la Eurocopa".