Los jóvenes de Brasil se imponen (3-1)
© Getty Images

La selección brasileña, llena de jóvenes con la vista puesta en la preparación para el Torneo Olímpico de Fútbol Londres 2012, sumó una victoria cómoda y que refuerza su confianza, frente a Dinamarca (3-1), en un partido amistoso en Hamburgo, con 'doblete' incluido de Hulk.

El comienzo de partido ya fue muy positivo para la 'Seleçao', con dos tantos muy pronto, el primero de Hulk (minuto 8) y uno en contra de Niki Zimling (13), antes de que de nuevo el atacante del Oporto (40) ampliara distancias casi al borde del descanso.

En la segunda parte, aprovechando la relajación brasileña, los daneses redujeron distancias con un gol del atacante Nicklas Bendtner (71).

Sin su gran estrella Neymar, liberado para este duelo por sus obligaciones con el Santos, u otros jugadores que están recuperándose de lesiones, como Dani Alves, Paulo Henrique Ganso o David Luiz, Brasil afrontaba el encuentro con un once poco habitual y una media de apenas 22 años.

La dupla ofensiva titular Hulk-Leandro Damiao respondió a la responsabilidad, especialmente en el caso del primero, que fue el gran protagonista del partido en el Imtech Arena de Hamburgo, a pesar de que el equipo se diluyó en la conformismo en la segunda parte.

Mano Menezes pudo sentirse reconfortado, eso sí, por la ilusión mostrada en la primera parte por sus jóvenes talentos, muchos de los cuales podrían estar en la lista para Londres, donde el país tratará de conseguir el primer oro de su historia.

Hulk, en plan grande
El partido comenzó con los sudamericanos con hambre de goles y el primero no tardó en llegar, cuando Hulk recibió fuera del área y envió un fuerte y precisó disparo desde media distancia, que sorprendió al arquero Thomas Sorensen (8).

Sin casi tiempo para reponerse del golpe, Brasil puso ya el segundo en el 13, cuando Óscar aprovechó un robo de balón para ceder en el área para Hulk, aunque Zimling se interpuso y envió involuntariamente el balón a su red.

Leandro Damiao dispuso de otra gran ocasión en el 21, pero Dinamarca fue levantándose poco a poco y Christian Eriksen (32), con un remate de cabeza que obligó a una buena intervención del arquero Jefferson, y Michael Krohn-Dehli (36) estuvieron cerca de acortar distancias.

El tercero llegó tras un nuevo robo de balón a la imprecisa defensa danesa, que permitió a Óscar ceder a Hulk (40) y a éste adentrarse en el área y cruzar lejos del alcance de Stephan Andersen, que había sustuido a Sorensen.

Un tanto de Lucas fue anulado por fuera de juego en el 43 y el partido comenzó en la segunda mitad ya con un claro 3-0.

En la segunda parte, Dinamarca mejoró sensiblemente y pudo al menos reducir la desventaja, con buenas ocasiones para Daniel Agger (46) y Dennis Rommedahl (64), pero tuvo que ser Nicklas Bendtner (71) quien consiguió el 3-1, empujando a la red tras un pase de la muerte y una gran jugada de Zimling.

Pese a que Brasil jugó una segunda parte mucho más floja, aparentemente relajado, los daneses no pudieron acercarse más en el marcador.