Messi, demasiado para Brasil
© AFP

La selección de fútbol de Argentina venció 4-3 a la de Brasil en un encuentro amistoso disputado en East Rutherford (este de Estados Unidos), en el que su astro Lionel Messi marcó tres goles, el último de ellos a seis minutos del final.

Federico Domínguez anotó el otro tanto argentino, mientras que Rómulo, Oscar y Hulk descontaron para Brasil en este cambiante partido disputado ante 81.994 espectadores en el moderno estadio MetLife, situado en East Rutherford.

El partido fue un festival de ocasiones de gol y errores defensivos y Brasil estuvo dos veces arriba en el marcador (1-0 en el primer tiempo y 3-2 en la segunda etapa).

Sin embargo, la 'canarinha' no pudo mantener la ventaja y debió rendirse ante el genio de Messi, que definió el clásico en el minuto 84 con un espectacular remate al ángulo desde afuera del área.

Sobre el final del encuentro fueron expulsados el argentino Ezequiel Lavezzi y el brasileño Marcelo.

Argentina llegaba al encuentro con todas sus estrellas y motivada por la reciente goleada a Ecuador (4-0) en Buenos Aires, por la quinta fecha de la eliminatoria sudamericana al Mundial de Brasil-2014.

De su lado, el joven equipo de Brasil, que se prepara para los Juegos Olímpicos de Londres, había perdido el domingo pasado en un amistoso ante México (0-2) en Dallas.

Con la victoria del sábado, Argentina volcó a su favor el historial entre ambos equipos, ya que ahora tiene 35 triunfos contra 34 de Brasil y 24 empates. 

Criticado durante mucho tiempo por la caída en rendimiento cuando pasa del Barcelona a la selección, Messi ha marcado ocho goles en sus últimos cuatro partidos con la albiceleste: uno a Colombia (2-1), tres a Suiza (3-1), uno a Ecuador el pasado 2 de junio y tres a Brasil este sábado.

Dominio de Brasil, Messi letal
Brasil salió a presionar arriba al equipo argentino en el inicio y Neymar y Oscar tuvieron las primera ocasiones, una de ellas muy clara por parte del volante del Inter de Porto Alegre.

Argentina, que jugó con una alineación más defensiva que la que derrotó a Ecuador, no encontraba el balón a pesar de la presencia de un cuarto volante, José Sosa, en lugar de Sergio Agüero.

El claro dominio de la 'Seleçao' se cristalizó en la red en el minuto 23 cuando Rómulo batió a Romero dentro del área tras recibir solo un centro desde la derecha.

Argentina intentó reaccionar, pero a cambio dejó grandes grietas en su defensa y Neymar estuvo a punto de aumentar el marcador en dos ocasiones.

Cuando más desesperada parecía la albiceleste surgió el genio de Messi para dar vuelta el partido en cuatro minutos. Primero, recibió un pase gran pase en profundidad de Gonzalo Higuaín por el centro y se escapó en soledad para definir con un toque esquinado ante la salida de Rafael en el minuto 31.

Luego, fue Di María quien asistió al astro del Barcelona, que esta vez optó por eludir al arquero para definir ante la valla vacía.

Brasil acusó el impacto y se fue arriba con todo, contando con varias chances de empatar en el final de la primera etapa, algunas de ellas conjuradas por Romero y otras desperdiciadas por la mala puntería en el disparo final.

Lluvia de emociones
El desarrollo cambió un poco en el segundo tiempo ya que Argentina encontró más espacios y comenzó a llegar con riesgo de contragolpe. Di María e Higuaín fallaron ocasiones claras.

Pero Brasil seguía buscando y tuvo su premio en el minuto 56, cuando Oscar encontró a Leandro Damiao en el área de espaldas al arco, éste le devolvió la pelota y el volante definió con clase ante un indefenso Romero.

Un error del arquero Romero al salir en un tiro de esquina le permitió a Hulk volver a poner a la pentacampeona mundial arriba en el marcador a menos de veinte minutos del final.

Pero la alegría brasileña duró poco porque Federico Fernández aprovechó un córner lanzado por el recién ingresado Agüero para poner las cosas 3-3 con un cabezazo contra un palo.

Las llegadas continuaron sucediéndose en ambos arcos hasta que Messi liquidó el pleito con un remate al ángulo en una de sus clásicas diagonales de derecha a izquierda.