Alfredo Di Stéfano celebra sus 86 años de vida
© AFP

Alfredo Di Stéfano, presidente de honor del Real Madrid, al que llevó como jugador a las máxima cotas deportivas y considerado como uno de los más importantes futbolistas de la historia, festeja su 86 cumpleaños, cumplidos este 4 de julio, con la satisfacción del triunfo de "La Roja" en la Eurocopa 2012.

Apodado "La Saeta Rubia", sigue manifestando su gusto por un fútbol del que siempre afirma "se juega" y "no se trabaja", volviendo a rendir homenaje a lo que siempre ha considerado lo más importante: el balón.

Al fútbol siempre le rindió gratitud por cuanto le ha dado. No en vano desde hace muchos años en el jardín de su domicilio madrileño le rinde su particular homenaje con la presencia de la escultura de un balón y una frase muy peculiar: "Gracias, vieja".

La dedicatoria va tanto al balón como a su madre. "A la vieja, que me hizo nacer, y a la pelota, que me hizo crecer", como reconoció Di Stéfano a la revista argentina "El Gráfico" en 2008.

El jugador total
Nacido en Argentina, el 4 de julio de 1926, en el popular barrio de Barrancas, Di Stéfano fue el revulsivo de un Real Madrid que hasta su llegada tan sólo había conquistado dos ligas y que, sobre todo gracias a su aportación, fue declarado por la FIFA como "Mejor Club del Siglo XX". Y también el precursor del "jugador total".

Antes había brillado en el argentino River Plate (conquistó dos ligas nacionales, 1945, 47) y con el colombiano Millonarios (tres ligas, 1949, 51, 52; y una Copa Colombia, 1953). Se convirtió en el objeto del deseo de los dos grandes de España: Barcelona y Real Madrid.

Así, su fichaje por el Real Madrid, que se entusiasmó de él tras verle en 1952, cuando acudió con el Millonarios al Torneo Bodas de Oro del club blanco, estuvo precedido de una ardua disputa con el Barcelona.

Los derechos deportivos de Di Stéfano se los repartían el River y el Millonarios, donde había ido a jugar por una huelga general que paralizó el fútbol argentino. Barcelona y Real Madrid negociaron su fichaje cada uno con un club distinto.

Números para el asombro
Di Stéfano llegó al Real Madrid en 1953. Disputó su primer encuentro oficial como madridista el 23 de septiembre de ese año, cayendo ante el francés Nancy (4-2).

Ocho campeonato ligueros españoles (1953-54, 54-55, 56-57, 57-58, 60-61, 61-62, 62-63, 63-64), una Copa del España (1961-62), cinco Copas de Europa (1956, 57, 58, 59, 60), una Copa Intercontinental (1960), dos Copas Latinas (1955, 57) y una "Pequeña Copa del Mundo", son los títulos logrados por el Real Madrid con Di Stéfano.

Entres los títulos individuales, Di Stéfano ostenta en cinco ocasiones el de máximo goleador del campeonato liguero español (1953-54, 55-56, 56-57, 57-58, 58-59).

Fue el precursor del "futbolista total": técnica, toque, potencia física, gran sentido táctico y mucho genio.

Ganó dos veces el "Balón de Oro" (1957, 59) y fue en una ocasión "Balón de Plata" (1956). En 1989, con motivo del XXX Aniversario de la revista "France Football", recibió el "Super Balón de Oro", que le acreditaba como el mejor jugador de esas tres últimas décadas.

Se nacionalizó español en 1957 y debutó con la selección el 30 de enero (ante Holanda, 5-1, con tres goles suyos).

Anécdotas varias
La importancia y carisma de Di Stéfano como futbolista lo refleja la anécdota que hace años contó a EFE otro mito argentino del fútbol, el ya fallecido Omar Sivori. Aconteció en un enfrentamiento Real Madrid-Juventus Turín, de octavos de final de la VII Copa de Europa 1961-62, donde "La Saeta Rubia" obligó a que el rival cambiará de uniforme al descanso.

Era el Real Madrid de Di Stéfano y el Juventus de Sivori, los dos grandes del momento. En la ida, el 14 de febrero de 1962, el Real Madrid se había impuesto en el viejo estadio "Comunale" de Turín, con gol (m.79) de "La Saeta Rubia".

En la vuelta, el 21 de febrero de 1962, en el madrileño estadio Santiago Bernabéu, el Real Madrid se presentó con su tradicional uniforme blanco, mientras que el Juventus abandonó el suyo a rayas verticales blancas y negras, luciendo uno de color totalmente negro. Un uniforme que coincidía con los que entonces llevaba los colegiados y jueces de línea.

Esta coincidencia llevó en más de una ocasión al equívoco a los jugadores madridistas, pues en el descanso (0-1, en el marcador, con gol del juventino Omar Sivori, minuto 38), Di Stefano acudió al vestuario del árbitro (el francés Guigue) con el segundo uniforme madridista, de color violeta, y le dijo al colegiado que si el Juventus no se lo ponía, el Real Madrid no saltaría al campo en la segunda mitad.

El colegiado accedió a la solicitud de Di Stéfano y obligó al Juventus a saltar con el uniforme violeta. Una anécdota contada por Sivori para destacar la importancia de su amigo-rival.

En la etapa madridista de Di Stéfano también hay lugar para la tristeza, afortunadamente resuelta satisfactoriamente. El 20 de agosto de 1963, cuando estaba en Caracas con el Real Madrid para la disputa de la Pequeña Copa del Mundo de Clubes, fue secuestrado por integrantes del Frente de Liberación Nacional de Venezuela, que se hicieron pasar por policías y le sacaron del hotel de concentración.Era un acto de protesta contra el gobierno de Venezuela y, pasados tres días, dejaron en libertad a Di Stéfano.

Su retiro y el después
"La Saeta" se fue del Real Madrid en 1964, con 38 años, tras la disputa de la perdida final de la Copa de Europa, dejando atrás 510 partidos oficiales (418 tantos). Fichó por el RCD Español, donde jugó hasta 1966, y se retiró. Con la selección española jugó 31 encuentros (23 goles).

Volvió al Real Madrid como entrenador en 1982, tras dirigir al Elche (1967), Boca Juniors (1968), Rayo Vallecano (1975), Castellón (1976), River Plate (1981) y Valencia (1970-74, 79-80, 86-88).

Logró con el Valencia la liga (1981) y la Recopa de Europa (1980); con el Real Madrid la Supercopa de España (1991); con el Boca y con el River un campeonato nacional. En 2000, la junta directiva del Real Madrid bajo la presidencia de Florentino Pérez, le nombró presidente de honor del Real Madrid.

Este 4 de julio cumple 86 años, tres días después de que "La Roja" alzase la Eurocopa 2012. Un equipo que no duda en calificar "prácticamente el mejor" que ha visto. EFE.