Liverpool pone un pie en segunda fase
© AFP

Un Liverpool muy superior goleó en Montevideo por 3-0 al Universitario de Sucre y dejó prácticamente encarrilado su paso a la segunda fase de la undécima edición de la Copa Sudamericana.

Uruguayos y bolivianos jugarán el decisivo partido de vuelta el 16 de agosto en los pagos del Universitario.

Tres goles antes de los primeros 25 minutos de juego, dos del delantero César Núñez (ms.11 y 21) y otro de penal de Paulo Pezzolano (m.17), sirvieron a los uruguayos para sumar su primera victoria en una competencia internacional en su historia.

El resultado les permitirá afrontar con tranquilidad la vuelta en tierras andinas.

Liverpool arrancó con todo y desde el primer minuto se abalanzó sobre el arco defendido por el uruguayo Federico Elduayén.

La endeble defensa del equipo boliviano hizo aguas en todos los sectores, si bien fue el lado izquierdo por el que los uruguayos entraron con mayor facilidad, con Pezzolano desbordando una y otra vez sin interrupción.

En el minuto 7 Andrés Rodales amenazó con abrir el marcador y obligó a lucirse a Elduayén en su salida.

Inicio arrollador
Sin embargo, el arquero poco pudo hacer cuando Núñez, en una gran jugada personal, se deshizo de hasta tres defensores bolivianos para entrar en el área y liquidar la jugada con un hábil remate cruzado para anotar en el minuto 11.

Las facilidades que dio Universitario quedaron aún más patente cinco minutos después, cuando el defensor Flores cometió un penal al tocar flagrantemente con la mano un balón en el centro del área que Pezzolano se encargó de convertir (m.18).

Liverpool no aflojó y fue otra vez Núñez en jugada personal el que aumentó la diferencia en el minuto 21, aprovechando muy bien un largo pelotazo y la falta de eficacia defensiva los bolivianos.

Con el partido resuelto a falta de casi una hora de juego, Liverpool dejó de presionar y permitió que el equipo de Sucre tocara un poco el balón.

Así llegó la única ocasión clara de los bolivianos en todo el partido, con un disparo a balón parado desde un costado del área desviado de cabeza por Vinicius que el arquero Matías Castro sacó con dificultades cuando estaba casi dentro de la línea de gol.

En la segunda mitad Liverpool renunció a seguir atacando con la fluidez de los primeros minutos y se limitó a mantener su dominio sin apretar el acelerador, si bien su dominio siguió siendo total y absoluto y estuvo siempre mucho más cerca de anotar el cuarto que el Universitario su primero.