Barcelona y Táchira, sin daño
© AFP

El Barcelona ecuatoriano sacó un buen empate 0-0 de su visita al Deportivo Táchira venezolano en un mal partido de debut para ambos equipos en la Copa Sudamericana, dejando muy pocas cosas para el recuerdo.

Sin ritmo, trabado y con poco margen para el destello, locales y visitantes saltaron a la cancha con ganas de elaborar pero abdicaron pronto para ceder a la verticalidad como solución a los problemas de la cancha.

Impreciso por momentos y muy condicionado en el desplazamiento de la pelota, el Barcelona se mostró voluntarioso aunque poco eficaz ante el arco Rivas.

Solo Roosevelt Oyola en un par de internadas por banda izquierda y en un tiro lejano, y un remate de Mina despejado bajo palos quedó para la reseña en la primera mitad, en la que el lateral aurinegro Clavijo dejó la mejor oportunidad para los visitantes al despejar con mucho peligro un tiro que se fue junto a su arco a los 35 minutos.

El equipo local trató de encontrar su oportunidad a la contra aunque con poca claridad en los metros finales.

El argentino Escalada, debutante en la punta, se mostró muy activo y motivado, y hasta le buscó el ángulo de Banguera en un tiro muy lejano no muy potente pero bien colocado que obligó al arquero ecuatoriano a ceder saque de esquina en la mejor oportunidad local.

Por la victoria
Barcelona salió en la segunda mitad a todo tren. Jairo Campos estuvo a punto de encontrar el gol en un golpe franco que Rivas dejó a los pies del volante ecuatoriano tras una desastrosa salida para que la pelota saliera cerca del arco.

Diez minutos después Mina tampoco encontró el premio en un buen centro que remató de cabeza flojo ante al arquero visitante.

Con el Barcelona creciendo Contreras optó por meter al 'Maestrico' González, y fue precisamente el internacional venezolano quien generó la mejor oportunidad para los locales con un tiro franco envenenado desde 30 metros que Banguera se comió dando rebote para que Escalada rematara a placer por encima del arco.

Ambos equipos se fueron deshinchando y Costas dio la oportunidad a su compatriota Damián Díaz, que mostró destellos pero no fue determinante.

El Táchira se abrazó a lo que pudiera generar González, siempre peligroso a balón parado y en un tiro desde la frontal del área que atajó el meta del Barcelona, pero los locales no fueron capaces de mover el marcador.

Quien pudo hacerlo fue Mina en el último minuto. El delantero ecuatoriano le ganó la espalda a la defensa en un pase largo y se quedó solo ante Rivas pero su disparo se fue descolocado.