Olic: "Nuestra calidad se acabará imponiendo"
© Getty Images

Ivica Olic es un luchador incansable. Siempre se deja la piel en la cancha, pelea todos los balones y corre por él y por todos sus compañeros. Sin duda, un jugador al que cualquier entrenador le gustaría tener en sus filas.

El temperamental delantero croata, que debutó hace 14 años en la Bundesliga con el Hertha Berlín, jamás ha abandonado el campeonato alemán, salvo alguna pequeña excepción.

Además, este artillero también ha dejado su huella en la selección nacional de su país, con la que ha anotado 15 goles en 78 partidos. Entre ellos, el que consiguió el pasado mes de noviembre contra Turquía en el partido de ida de la repesca para la Eurocopa 2012. Sin embargo, Olic se perdió la gran cita continental debido a una inoportuna lesión.  

FIFA.com habló en exclusiva con el que ha sido nombrado en cuatro ocasiones mejor jugador croata del año sobre su trayectoria, sus nuevos retos en el Wolfsburgo y el sueño de viajar a la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014.

Señor Olic, ¿ya ha superado la decepción de no poder participar en la pasada Eurocopa?
Fue una gran decepción y me dio mucha pena no estar allí, pero ya es agua pasada. Así he podido recuperarme completamente de mi lesión.

¿Es cierto que ha decidido poner punto y final a su trayectoria con la selección?
De momento, no hay nada seguro, aunque es un tema que ya he hablado con el seleccionador. Me dijo que si seguía jugando al nivel esperado, tanto por él como por mí, y quería continuar ayudando a mi país, que tenía las puertas abiertas. Jugar para el combinado nacional es el sueño de cualquier niño, y yo lo he hecho durante diez años. Estoy muy agradecido por ello.

Ha anotado 15 goles en 78 encuentros internacionales. ¿Hay alguno que recuerde con un cariño especial?
El primero que marqué con Croacia. Fue contra Italia en el Mundial de Corea y Japón 2002. Era el 1-1, y al final acabamos ganando 1-2. Sólo jugué la última media hora. Fue al principio de mi carrera y supongo que por eso es especial. Después también he marcado contra Alemania, en Inglaterra contra Inglaterra o contra Turquía en la repesca de la Eurocopa 2012. Es verdad que no he marcado una gran cantidad de goles, pero sí muy importantes.

Ya tiene en el horizonte la próxima gran cita internacional: la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014. Croacia ha quedado encuadrada con Bélgica, Escocia, ARY de Macedonia, Gales y Serbia. ¿Lo considera un grupo asequible?
Es un grupo complicado, no será nada fácil clasificarnos. Aún así, creo que Croacia es favorita y tenemos que demostrarlo. Serbia será nuestro gran rival, sin olvidarnos de Bélgica y Escocia. Cualquiera puede ganar a cualquiera, pero estoy convencido de que, al final, nuestra calidad se acabará imponiendo. Tenemos que clasificarnos como sea.

En los duelos contra Serbia saltarán chispas. ¿Cómo cree que serán?
En primer lugar, hay que reconocer que será un hueso duro de roer. En segundo lugar, es un choque en el que los jugadores sentimos una motivación extra, es más que un partido. Conozco a muchos futbolistas serbios y algunos son muy buenos amigos míos. Pero espero que, por encima de todo, prime el fútbol. Que gane el mejor, es mi único deseo. Creo que quedaremos por delante de Serbia, les podemos derrotar. Pero si al final son ellos quienes se clasifican, les felicitaré. En mi opinión, ambas selecciones tienen calidad suficiente para disputar un Mundial. Ojalá pudiésemos clasificarnos las dos.

¿La Copa Mundial 2014 sería el broche perfecto a su carrera?
¡Desde luego! (ríe) Pero, de momento, el clasificatorio mundialista es mi próximo gran reto con Croacia. Lo demás ya irá llegando.

Croacia se ha establecido entre los diez primeros puestos de la Clasificación Mundial FIFA/Coca-Cola, y acude a grandes torneos con la vitola de favorito tapado. Sin embargo, hasta ahora no han cumplido con las expectativas. ¿En qué han fallado?
En 2008 tuvimos mala suerte en los cuartos de final contra Turquía. Por eso había depositadas grandes esperanzas en la Eurocopa de 2012. Queríamos mejorar nuestra actuación anterior, pero en nuestro grupo nos vimos las caras con España e Italia, dos rivales complicadísimos, que a la postre fueron los finalistas del torneo. En esta ocasión, la suerte tampoco estuvo de nuestro lado, porque estuvimos a punto de ganar a España. Hemos demostrado que sabemos jugar muy bien al fútbol, pero no podemos darnos por satisfechos. Espero que sigamos progresando y que en el futuro volvamos a codearnos con los mejores del planeta. Pero no es fácil, ya que Croacia es un país pequeño, y si nos faltan dos o tres jugadores por lesión, lo notamos mucho.

¿Cuáles son sus metas con su nuevo club? Usted mismo ha declarado que le gustaría llegar a las 15 dianas con el Wolfsburgo...
Lo que quise decir es que me encantaría llegar a esa cifra. Pero prefiero dejar a un lado los logros personales. Para mí, lo más importante son los triunfos colectivos. El año que viene me gustaría jugar, al menos, la Europa League, pero mi máximo deseo es disputar la Liga de Campeones con el Wolfsburgo. Regresar a la palestra internacional es mi objetivo prioritario, y también el de mi equipo.

Ha firmado un contrato de dos años con el Wolfsburgo. Cuando finalice, usted ya tendrá 34. ¿Colgará entonces las botas?
No es fácil planificar estas cosas con tanta antelación. Si me encuentro bien, seguiré jugando. Pero si noto que ya no puedo continuar al nivel que yo quiero, diré adiós al fútbol. Hasta entonces, espero vivir dos años de muchas alegrías con el Wolfsburgo. Después ya veremos.

Podríamos decir que lo ha conseguido todo a lo largo de su carrera. ¿Tiene alguna espinita clavada?
En general, estoy muy satisfecho con todo, pero me habría encantado ganar al menos una de las dos finales de Liga de Campeones que he disputado con el Bayern de Múnich. Sé que jamás volveré a tener una oportunidad igual. Pese a ello, quiero jugar competiciones europeas con el Wolfsburgo, al menos una temporada más. Este año estaré ausente de ellas por primera vez en diez años. He conseguido muchas cosas, pero aún guardo muchas fuerzas para el futuro.

Suele decirse que usted representa un estilo de delantero luchador, de los que nunca se rinden y pelean hasta el final. ¿Coincide con esta afirmación?
Se me conoce por esa cualidad y tal vez por eso he llegado hasta aquí. De no ser así, sería un jugador normal y corriente. La lucha y la entrega han sido siempre mis mejores armas.