El Athletic arranca con empate
© AFP

El Athletic Club ha merecido golear al Hapoel Kiryat Shmona israelí en San Mamés en el arranque de la Fase de Grupos de la Liga Europa, pero no han pasado del empate, una igualada que concretaron los tantos de Lazslo Lencse y Markel Susaeta en la primera mitad.

Fue casi increíble que el Athletic no terminase con una goleada de escándalo y que Fernando Llorente, que empezó de suplente, no acabase con varios goles marcados. La segunda mitad fue un continuo asedio rojiblanco con el ariete internacional liderando con remate tras remate a su equipo sobre el terreno de juego. Hasta en diez ocasiones remató con opciones de gol el '9', pero por unas u otras razones, ninguno de ellos acabó entre los tres palos.

Así, el partido acabó con el 1-1 del primer tiempo, un resultado negativo para los de Marcelo Bielsa y que les complica mucho la clasificación para los dieciseisavos de final. Tras este primer partido en casa, el Athletic tiene que viajar ahora a Praga y Lyon, las dos visitas más complicadas, para recuperar unas opciones de superar la fase de grupos.

Jugada desgraciada
Casi sin haber intentado nada sobre la meta rival, apenas un disparo sin mayor peligro de De Marcos desde la frontal, el Athletic se vio por debajo en el marcador. Fue en una jugada desgraciada para sus intereses en el minuto 13. Ya que un balón disparado de Rochet que iba en dirección del banderín más que de la meta local la desvió Lencse hacia los tres palos del arco de Iraizoz.

Acusó el golpe el equipo rojiblanco, todavía lejos del de la temporada pasada. Aún así, mantiene a Susaeta inagotable en su costumbre de percutir y percutir en el área rival y por ahí empezó a resquebrajarse la defensa israelí.

El eibarrés primero, en el minuto 28, estuvo a punto de igualar en una preciosa jugada con disparo cruzado, casi sin ángulo, que recorrió toda la línea de portería tras dar en el primer palo.

Y después, en el 39, aprovechó que la defensa blanquiazul no fue capaz de despejar un centro raso desde la izquierda de Isma López que no parecía muy peligroso.

En medio de ambas jugadas, el Athletic avisó del empate en una jugada de De Marcos muy parecida a la primera de Susaeta y en un cabezazo que se le fue alto a Aduriz en buena posición.

Tras el descanso se produjo el esperado regreso de Llorente a San Mamés después de que se conociese la intención del delantero internacional de no continuar en el club rojiblanco cuando termine su contrato, a final de temporada.

Lo hizo entre división de opiniones y un tremendo hambre de gol. Quizás por ello finalizó casi todas las numerosas jugadas de ataque de su equipo, hasta siete en los primeros 25 minutos, pero también posiblemente por esa sobreexcitación fue incapaz de marcar.

Y eso que varias oportunidades fueron muy claras y sus remates de gol. Sobre todo un sinfín remates de cabeza, que o dieron en el larguero, o no conectó bien, o rechazaron algún defensa cuando se colaban o se los detenía el meta Amos.

Los compañeros buscaban y buscaban a Llorente, pero el 2-1 no llegó en ninguno de los diez remates del '9' ni en los otros intentos de Iturraspe, Susaeta, De Marcos y Amorebieta. Incluso el Hapoel lograr el 1-2 en un disparo de Lencse desde la frontal en el minuto 85 que le salió muy centrado y lo detuvo Iraizoz.