Un contragolpe condena a Francia
© AFP

Un contragolpe en los últimos minutos culminado por el japonés Konno doblegó a Francia en un partido amistoso en el que la selección gala se mostró irregular. Alternó buenos momentos de fútbol con ráfagas decepcionantes, pero siempre sin pegada, sobre todo en el tramo final del encuentro.

A cuatro días de su choque contra España en el estadio Vicente Calderón de Madrid, una cita clave para sus ambiciones de acceder directamente a la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™ como líder del Grupo I, el conjunto francés recuperó sus dudas, las mismas que ofreció en algunos lances de la última Eurocopa, en un partido en el que Didier Deschamps dosificó a sus jugadores.

Karim Benzema disputó sólo la primera parte del encuentro; Franck Ribery, que arrastraba molestias, se quedó fuera del once y dispuso de algo más de veinte minutos sobre el césped del estadio de Francia, en el que, en cualquier caso, desbordó, profundizó y generó más inquietudes a la zaga japonesa que en todo el tiempo anterior.

Francia no tuvo definición arriba. Ni en el primer tiempo, cuando todo el fútbol de ataque pasó por las botas de Benzema, escorado a la izquierda y que participó en casi todas las acciones galas sobre la portería rival, pero sin puntería. Ni en la segunda mitad, en la que pasó inadvertido sobre la meta contraria hasta que salió Ribery.

Entre medias pasó apuros con la voluntariosa Japón, que acumuló hombres en su línea defensiva, que armó contragolpes con una velocidad extraordinaria y que descubrió una inesperada inseguridad en las manos de Hugo Lloris, que falló al atajar un disparo de Nakamura, pero luego acertó en rechazar un despeje muy peligroso.

Sufrió el combinado galo sobre todo por su banda derecha. Por ahí entró el lateral zurdo japonés Nagatomo, que desbordó como y cuando quiso a Jallet, que había salido al campo en el descanso por Debuchy. La respuesta llegó con la inclusión de Ribery en el terreno de juego a falta de 23 minutos para la conclusión del choque.

Los mejores momentos ofensivos de Francia coincidieron con la entrada del extremo del Bayern Múnich. Él protagonizó el primer tiro a portería de la segunda parte de su selección, en el minuto 73, y provocó dificultades en la zaga nipona hasta que un contraataque rapidísimo, inalcanzable para el repliegue francés, puso el 0-1.

Lanzó un saque de esquina el equipo galo, su rival cazó el rechace y aceleró hacia la portería contraria, se plantó en el área local y Nagatomo centró hacia la llegada de Konno, que remató a Francia. Era el minuto 88. Ya no hubo reacción en el grupo dirigido por Deschamps, con un 0-1 decepcionante antes de visitar España.

"No ha sido una mala actuación, sino un mal resultado. Nos sorprendieron con un contragolpe cruel al final. Hicimos cosas buenas pero no marcamos y no fuimos eficaces. Ahora hay que recuperarse bien de cara al partido contra España", dijo el técnico Deschamps.