Brasil afina ante Japón
© AFP

Brasil goleó a Japón por 4-0 en un amistoso jugado en la ciudad polaca de Breslavia, en el que Neymar anotó dos goles y Kaká puso la guinda y confirmó su buen momento de juego.

Las estrellas de Brasil solventaron este amistoso sin sobresaltos, en el que la Seleçao firmó un buen partido, dominó con claridad y no pasó ningún apuro para superar al combinado japonés.

Paulinho abrió el camino del triunfo con un tiro a media distancia, Neymar amplió distancias primero de penal y luego en un córner y Kaká cerró la goleada en un arrancada típica de él.

Además del gol, el jugador del Real Madrid aportó velocidad y versatilidad al juego de la selección y mostró una gran facilidad para adaptarse al esquema de la Canarinha en su segundo partido consecutivo con la selección.

Con Kaká en el campo, Brasil fue un equipo más rápido, imprevisible y con una capacidad de desborde vertiginosa, que causó enormes problemas a un Japón que dejó enormes huecos en defensa al tratar de subir al ataque.

El seleccionador brasileño, Mano Menezes, volvió a alinear un once sin un delantero centro puro, con Hulk y Neymar como extremos, combinando con Kaká y Oscar, ambos con gran movilidad en el centro del campo.

Menezes mantuvo a los titulares hasta la media hora de la segunda parte, para dar minutos al equipo que, a todas luces, pretende llevar a la Copa FIFA Confederaciones Brasil 2013.

Con ese planteamiento, Brasil buscó sorprender con combinaciones rápidas y remates desde fuera del área, con centrocampistas de contención que se sumaban al ataque de forma intempestiva, llegando desde atrás.

Así se cuajó el primer gol brasileño, en el minuto 11, con un tiro fuerte y colocado al poste desde la frontal del área grande obra de Paulinho, quien a continuación tuvo otra ocasión clarísima, pero erró en un cara a cara con el portero nipón.

Dominio brasileño sin réplica
En una avalancha de ocasiones intermitentes, Brasil rozó el gol en un contragolpe finalizado por Neymar y en un tiro al palo de Kaká, mientras que Japón, a pesar de su voluntad, solo dispuso en la primera parte de una clara ocasión de Hasebe, que Diego Alves despejó con buenos reflejos.

Neymar ensanchó el marcador con un penal bien ejecutado, alto y arriba, y, justo después del descanso, anotó el tercero en un córner, en el que tuvo la ayuda de un rebote en un defensa japonés.

Brasil mantuvo la tensión competitiva media hora más, hasta que comenzó la rueda de cambios, y continuó dominando con claridad, aunque con menos ocasiones ante un Japón más replegado.

Hulk estrelló un balón en el poste en un lanzamiento de falta y el árbitro anuló un gol de Ramires al entender que el pase de Neymar salió fuera por la línea de fondo.

Kaká puso el broche de oro a la goleada en el minuto 76 con una jugada individual, marca de la casa, con un tiro de zurda cruzado, después de librarse del marcaje con una arrancada y una finta sutil.

"He contribuido en los dos amistosos. Es importante tener una secuencia mayor (de juego). Aporté cosas a la selección y puedo aportar más", afirmó Kaká a la televisión Globo después del partido. El jugador del Real Madrid, sonriente, aseguró que le gustó el juego de Brasil y que él quiere continuar con la selección, que esta "no sea una convocatoria esporádica".

Tras el gol de Kaká, Menezes movió banquillo y la tensión del partido se diluyó en el último cuarto de hora, en el que a Japón solo le interesaba mantener el orden para evitar nuevos sobresaltos.