Trezeguet: "El fútbol argentino debe volver a sus raíces"
© AFP

En la segunda parte del diálogo exclusivo con el francés David Trezeguet, FIFA.com comparte el análisis del goleador respecto a la actualidad del fútbol argentino, su historia de amor por River Plate y los desafíos que aún le quedan por cumplir a sus flamantes 35 años.

David, hablemos de su llegada al fútbol argentino. ¿Qué diferencias ha notado en comparación al fútbol europeo?
Es completamente diferente, en todo sentido. En la parte básica, que es la organización, acá hay muchas mejorías por hacerse. Y en lo futbolístico es cierto que en Europa se ve un juego mucho más dinámico, veloz y táctico. El fútbol argentino es un poco más técnico y más lento seguramente, también debido a los terrenos de juego. Hay un margen de mejora importante por cumplir y creo que se obtendrá con el tiempo, con trabajo y serenidad. Pero así y todo las características del jugador sudamericano son muy importantes para el fútbol europeo.

Usted se fue muy chico de Argentina. ¿Nota un cambio importante en las generaciones más jóvenes de hoy?
Sí, claro. Pero no sólo en las generaciones sino en el fútbol en sí. En los 90 la gente del fútbol era más grande, existía un proceso más amplio que transitar antes de irse a Europa: más tiempo, más trabajo y evolución en el jugador. Hoy en día los equipos están compuestos por muchos pibes, que descubren el mundo profesional mucho más rápido que en otras épocas y sin una formación completa. Puede ser un factor positivo o negativo, dependiendo de cada jugador.

¿Cuál es el camino para mejorar ese panorama?
El fútbol argentino debe volver a sus raíces para tener un crecimiento importante nuevamente. Vemos que nos está costando llevar jugadores de un cierto nivel a los equipos más importantes de Europa y eso quiere decir algo. Es una alarma. Se ve que por el momento allá tienen otra óptica del fútbol argentino.

Algunos se sorprendieron con su llegada a River Plate después de un paso breve por Emiratos Árabes Unidos…
Mi objetivo era quedarme en los Emiratos pero después, por diferentes circunstancias, me di cuenta de que no había hecho una elección justa. Y salió esta posibilidad: River me abrió sus puertas y ofreció una experiencia interesante para mí. Algo totalmente distinto a lo que estaba viviendo en lo pasional por la manera en que se vive el fútbol acá. Me fui muy chico de Argentina y quería descubrir su fútbol, eso me motivó. Fue un descubrimiento fuerte e interesante, un paso importante en mi carrera y hoy puedo decir que está siendo una experiencia única y muy rica.

Teniendo en cuenta sus necesidades personales y las futbolísticas de River, ¿diría que se encontraron en el momento justo?
No sé si River tenía tanta necesidad de traerme: estaba segundo en la tabla y con un grupo interesante. En lo personal, venir me sirvió para entender lo que es la pasión hacia River. Si bien uno es hincha del club, el formar parte desde adentro hace que todo se viva de otra manera. Por suerte se logró el ascenso y ahora empezó una nueva experiencia, una nueva y larga aventura con el objetivo de que River vuelva en breve a ser lo que fue en épocas anteriores.

Su padre es hincha de Boca Juniors. ¿Cómo se hizo hincha de River?
En mi familia hay de todo, es cierto. Por un lado me hizo hincha el barrio, ya que en Martelli había muchos hinchas de River. Y por el otro, me cautivó porque reunía las características que miraba desde chico: el juego fino, el fútbol técnico. Yo crecí en la época de (Enzo) Francescoli junto a la nueva generación compuesta por Matías (Almeyda), (Marcelo) Gallardo y (Hernán) Crespo, ese fue el equipo que más admiré. Después tuve la suerte de jugar en Mónaco con Gallardo y con Marcelo Salas en la Juventus. ¡Los veía como ídolos! Boca siempre tuvo otro tipo de juego.

Le proponemos un juego: ¿podría ubicar por orden de importancia sus goles ante Almirante Brown para ascender a River, el tanto de la final de la Euro 2000 frente a Italia y su conquista contra Arabia Saudita en Francia 1998?
Es muy difícil. Cada uno representa algo muy importante en mi carrera. El del Mundial fue único porque después tuve la suerte de ganar el título con 20 años. Participé mucho en ese torneo: lo que para muchos sería la culminación de una carrera, para mí fue el inicio. El gol en la Euro también fue único porque se produjo en la final de un campeonato en que mostramos un nivel extraordinario y que merecíamos ganar. Y es verdad que en River los más representativos fueron esos dos, pero también hubo otros. Fueron goles que dejaron una marca. Lo que pasó el año pasado va a quedar a lo largo del tiempo como algo muy fuerte. Me tocó vivirlo en Italia con Juventus y lo viví hoy en River. Espero que el progreso sea mucho más rápido que en la Juve, que tardó seis años en salir campeón.

A los 35 años y con tantos pergaminos ganados, ¿qué ambiciones lo motivan a continuar activo?
River tiene que seguir con su crecimiento, pues la mitad del plantel prácticamente tiene entre 20 y 22 años. Tenemos gente joven que creció rápidamente porque así lo exige el Mundo River: no hay tiempo, hay que progresar y evolucionar constantemente. Si el club mantiene una cierta base con estos chicos en poco tiempo podrá tener ambiciones más importantes, pero la idea de hoy es construir y mantener una estructura, sumar en el promedio y tratar de hacer ciertas cosas básicas. Pero a medida que vaya pasando el tiempo los objetivos tendrán que irse sumando y ser más importantes. En lo personal estoy en eso, intentando dar un consejo para tratar en breve que la mentalidad sea más positiva y más ganadora. Cuando vea que está todo en esa línea será el momento, también por una cuestión de edad, de dejar que los chicos de abajo sigan creciendo.

¿Y en lo meramente futbolístico?
Quiero alcanzar algo que tengo muy cerca: llegar a mis 300 goles como profesional. ¿Si llevo la cuenta? Sí, tengo 293. Y me gustaría hacerlo con la camiseta de River. Sería algo significativo, la culminación de una carrera profesional importante en la que tuve la suerte y la posibilidad de ganar casi todo. Si a eso le puedo sumar otro campeonato, ahora como capitán, sería un cierre ideal.

Haz clic en el enlace de la derecha para leer la primera parte de la entrevista - Trezeguet: "Mi corazón siempre fue argentino"