Católica logra sufrida clasificación
© AFP

La Universidad Católica de Chile logró una sufrida clasificación a las semifinales de la Copa Sudamericana 2012 al vencer 2-1 al difícil Independiente de Argentina, en un animado partido de vuelta por los cuartos de final que disputaron en Santiago.

Católica se clasificó gracias a los dos penales que anotó el volante Michael Ríos a los 17 y 39 minutos, mientras que el mediocampista Jonathan Santana había marcado el empate a los 35 para Independiente, en un encuentro que tuvo como punto de inflexión la expulsión del volante chileno Fernando Cordero (62).

El cuadro universitario llegaba con ventaja gracias al empate 2-2 logrado en el duelo de ida, y ganaba la revancha sin presentar un gran juego, pero la expulsión de Cordero perjudicó la tranquilidad que el equipo tenía gracias a los dos goles, y al final tuvo que pelear más de la cuenta la clasificación.

Por su parte, Independiente mostró un equipo lleno de suplentes que sorprendió por su movilidad y que arrinconó en varios minutos a la Católica en su área, pero le faltó la sangre fría y la tranquilidad para marcar los goles.

Católica, que no llegaba a una semifinal internacional hace siete años, se enfrentará en esa instancia con el brasileño Sao Paulo, que dejó en el camino al también chileno Universidad de Chile, que defendía el título.

Por el pase
Un improvisado equipo de Independiente se llevó por delante a Católica en los primeros minutos, con buena movilidad de balón en el centro y rapidéz en las bandas, ante un aletargado plantel chileno que se dedicó a cultivar una peligrosa espera, dada la ventaja que traía del partido de ida.

Pero en una corrida por la derecha el volante chileno Michael Ríos envió la pelota al área que fue cabeceada por el delantero Francisco Pizarro, y en su trayectoria hacia el arco fue interrumpida por la mano del defensa 'rojo' Samuel Cáceres, cometiendo penal.

Ríos cobró la falta con un fuerte remate a la derecha del arquero Diego Rodríguez y mandó el balón al fondo de las mallas, marcando el primer gol del partido y el de la tranquilidad para la hinchada chilena.

Los argentinos no desesperaron y salieron con más ganas que orden a buscar el empate, que consiguieron tras una serie de errores de los defensas chilenos que no supieron despejar la pelota en el área y que resolvió el volante Jonathan Santana, que con una fuerte bolea metió el balón en el arco de la UC.

Un minuto después, el defensa Tula tocó en su área el tobillo izquierdo del delantero chileno Nicolás Castillo, y el árbitro, el peruano Víctor Carrillo, volvió a marcar penal, que cambió por gol nuevamente Ríos, tanto con el que Católica se fue en ventaja al descanso.

Independiente entró al segundo tiempo con la misma movilidad del primero, por varios minutos se hizo protagonista del encuentro, más aún cuando el árbitro Carrillo expulsó al volante Fernando Cordero, y dejó a Católica con 10 hombres.

Los 'Diablos Rojos' se adueñaron totalmente del balón y embistieron el área cruzada, lo que se notó más cuando el DT de Católica, el uruguayo Martín Lasarte, sacó al centrodelantero Nicolás Castillo y dejó al equipo chileno con una apuesta ultradefensiva, que al final sirvió para lograr el objetivo.