Paso en falso para Argentina (0-0)
© AFP

Argentina y su estrella Lionel Messi no pudieron marcar en su visita a Arabia Saudí (0-0), en un amistoso en Riad, en el que la albiceleste decepcionó con un partido flojo y un juego sin inspiración, ante un adversario muy inferior sobre el papel.

Messi fue la gran estrella de la albiceleste durante su corta estancia en el país árabe y fue sin duda el jugador que más expectación había suscitado, pero no pudo deleitar al público local con un gol ni con su magia habitual.

Se queda por lo tanto con 76 tantos marcados durante este 2012, a nueve del récord del alemán Gerd Mueller, y no consiguió establecer una nueva plusmarca de número de goles en un año con la camiseta argentina, quedándose con los 12 que comparte con el recordado ariete Gabriel Batistuta, 'Batigol'.

"Fuimos un equipo espeso, nos faltó chispa. Hemos perdido muchas pelotas", dijo justo tras el partido Pablo Zabaleta.

Este partido pretendía servir a Argentina para preparar sus próximos compromisos en las eliminatorias mundialistas, en marzo contra Venezuela en Santa Fé (día 22) y en La Paz ante Bolivia (26). Los campeones mundiales de 1978 y 1986 comandan el grupo único de la zona sudamericana.

Ya en el arranque de partido, los saudíes, 112º de la Clasificación Mundial FIFA/Coca-Cola, se mostraron muy ordenados y Argentina sólo podía llegar con tímidos acercamientos, con oportunidades sin excesivo peligro para Tino Costa (7) y Messi desde la frontal (17).

Cerca de dar la sorpresa
A punto estuvo Arabia de adelantarse en el marcador, pero el disparo cruzado dentro del área de Mohammad Al Sahlawi (19), que superó al arquero Sergio Romero, se fue finalmente fuera por poco.

Argentina pasaba por sus peores momentos, con problemas atrás y sin que Ángel Di María o Eduardo Salvio consiguieran profundizar en sus bandas, pero antes del descanso estuvo a punto de marcar, en una gran jugada de Messi por la derecha, que centró al primer palo y Salvio (43) no llegó por muy poco para enviar a gol.

En la segunda mitad, Argentina cambió su actitud y se mostró con más hambre de victoria que en la primera.

El 'Kun' Agüero protagonizó una jugada de peligro en el 63, controlando en la banda derecha y esperando para enviar a Messi, que no llegó por muy poco. Arabia respondió en el 64, con un contragolpe en el que Fabricio Coloccini desvió casi sobre la línea.

En el 70, un balón colgado en el área pequeña estuvo a punto de ser enviado a gol de cabeza por Agüero y Franco Di Santo, pero los árabes alejaron el peligro.

En el 72, Al Shahrani sacó el balón de los pies de Messi, que se disponía a rematar en el punto de penal. En el 78, Di Santo cabeceó ligeramente fuera a centro de Di María.

Argentina llegaba ya con más fluidez, aunque sin excesivo acierto, y Agüero tuvo la última gran oportunidad en el 90, con un disparo cruzado que se fue fuera, rozando el poste. 

Arabia Saudí, de la mano de su técnico holandés Frank Rijkaard, ex del Barcelona, está en plena recomposición y consiguió el objetivo de dar una buena imagen y conseguir un buen resultado ante un gigante mundial, después de haber caído 5-0 ante España en septiembre.