Honduras y Perú, con poco fútbol (0-0)
© EFE

Honduras y Perú empataron a 0-0 en el partido amistoso sin que ninguno de los equipos brillase en su juego de ataque.

Aunque Perú fue superior y el que más buscó el gol, la buena labor del arquero hondureño Donis Escober impidió que el equipo andino se llevase la victoria, que mereció más que su rival por las oportunidades que creó.

Honduras ni tuvo el balón ni tampoco generó peligro al arquero peruano Raúl Fernández, que apenas tuvo que hacer una parada.

Ante este panorama, Honduras, que tampoco tuvo el control del balón, se dedicó a hacer un fútbol fuerte que hizo que el árbitro del encuentro señalase 17 faltas al equipo catracho y nueve al de Perú.

Las mejores oportunidades de gol las tuvo Perú en la primera parte con el delantero Christian Cueva, que fue el mejor jugador del ataque, mientras que Raúl Ruidiaz también hizo una buena labor.

Los jugadores corrieron, pero no era suficiente para dar el mejor espectáculo deportivo porque había imprecisiones en los pases y además se vio que llegaban para trabajar más de cara a conocerse mejor entre ellos mismos con los nuevos valores que incorporaron entre los jugadores seleccionados.

Los dos equipos llamaron a nuevos jugadores, desconocidos en el ámbito internacional, y se notó en el rendimiento que ofrecieron en el campo BBVA Compass Stadium, de Houston, donde los aficionados tampoco mostraron demasiado entusiasmo por lo que vieron sobre el terreno de juego.

Perú fue el que más provecho sacó de la experiencia, dado que permitió al entrenador uruguayo Sergio Markarian darle la oportunidad a jóvenes valores que pueden tener futuro dentro de la selección.

El resultado final de empate a 0-0 fue visto por el veterano entrenador uruguayo como "injusto" porque su equipo hizo más méritos y creo más ocasiones de gol que el de Honduras.

Por su parte, el colombiano Luis Fernando Suárez, responsable de la selección de Honduras, dijo que se cumplió el objetivo de ver a nuevos jugadores y trabajar en la proyección del plantel con el que afrontarán la recta final del hexagonal de clasificación de la CONCACAF para la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014.

Tanto Markarian como Suárez estuvieron de acuerdo en que sus equipos no ofrecieron el mejor espectáculo deportivo, pero sí lucharon en el campo por hacerlo bien y ese espíritu es lo que cuenta cuando se está en el equipo nacional.