A pasitos del récord
© FIFA.com

Tras haberse mantenido prácticamente intocable durante casi 18 meses, la Juventus vio cómo el Inter de Milán acababa por fin con su racha sin conocer la derrota en la Serie A. En ese periodo, Antonio Conte y Angelo Alessio habían devuelto a la Vecchia Signora al primer plano del fútbol italiano, volviendo a dar esplendor al nombre del club.

Su cifra final de partidos invicta: 49. Aunque se trata de una gesta soberbia, no es menos cierto que, en un deporte que alaba los hitos y codicia los récords, la Juve se quedó dolorosamente cerca de redondearla alcanzando el medio centenar, después de tanto tiempo dejándose la piel sobre el césped. Sin embargo, el grande lombardo dista mucho de ser el primero que tropieza en el último obstáculo antes de conseguir una meta notable.

Solamente hay que remontarse ocho años atrás para encontrar un equipo que se atrancó exactamente en el mismo punto que los Bianconeri hace una quincena. Ya en 2004, los “Invencibles” del Arsenal desperdiciaron la oportunidad de alcanzar los 50 partidos sin perder, después de que su entonces eterno rival por el título, el Manchester United, los frenase en seco. Un gol de Wayne Rooney en su 19º cumpleaños selló un triunfo por 2-0.

Aquel chasco se produjo poco más de dos años después de que los propios Cañoneros no lograsen batir uno de los récords más antiguos del fútbol inglés, al quedarse a una unidad de registrar el mayor total de victorias consecutivas; una hazaña de la que hasta tres equipos se han quedado a las puertas. Tras no poder pasar del empate contra el West Ham United, el listón de 14 victorias que fijó el Manchester United en 1905, y que luego igualaron el Bristol City y el Preston North End, fue también el techo del Arsenal.

Otro equipo que tuvo que contentarse con compartir un récord nacional es el CD Lara venezolano, que este mismo año resbaló en el último peldaño en su intento por superar la racha récord como invicto que estableció 45 años antes el Deportivo Portugués. Carlos López, con su gol en el segundo periodo para el Deportivo Anzoátegui, dejó anclado al conjunto larense en los 28 encuentros sin perder. Sin embargo, sus aficionados pudieron resarcirse con creces, ya que el CD Lara ganó sus últimos seis encuentros de la temporada para conquistar el primer título de Primera División en su historia.

La maldición de Lineker
Muchos jugadores se han quedado también en el umbral de alcanzar diversos hitos, siendo el mítico inglés Gary Lineker uno de los más distinguidos. Sólo un gol le habría bastado para igualar los 49 del jugador más realizador de todos los tiempos con Inglaterra, Sir Bobby Charlton, pero, en un amistoso contra Brasil, Lineker optó por intentar convertir una pena máxima a lo Panenka, y le salió el tiro por la culata.

Tras no lograr ver puerta tampoco en la Eurocopa 1992, el delantero de Leicester no pudo hacer historia en ese apartado y se quedó con la miel en los labios. Gracias a todo ello, curiosamente, un más que satisfecho Charlton consiguió recaudar un poco de dinero para una buena causa.

“Cuando Gary Lineker se iba acercando [al récord], todo el mundo quería entrevistarme al respecto”, declaró el ganador de la Copa Mundial de la FIFA. “Gracias a eso reuní bastante dinero para fines benéficos, porque cada vez que hablaba sobre Gary, exigía al periódico o revista que hiciese un donativo. Al final, no lo consiguió por un gol, y supongo que una pequeña parte de mí se alegró por dentro de que mi récord siguiese vigente”.

A otro legendario ariete le faltó un pelo para superar un tope que lleva ya 83 años en pie. Gunnar Nordahl fue uno de los delanteros más prolíficos que honró con su presencia a la Serie A italiana. En su primera temporada completa con el AC Milan, la 1949/50, el sueco registró la friolera de 35 goles, pero se quedó a uno solo de igualar el récord que estableció Gino Rossetti en el curso 1928/29. Cuando más cerca se quedó fue un año después, con 34 dianas, pero nadie ha vuelto a aproximarse a esa plusmarca desde entonces.

Gabriel Batistuta es otro punta que floreció en el Calcio, pero donde encabeza la tabla de artilleros es con Argentina. El pasado miércoles, no obstante, estuvo a un paso de perder uno de sus primados con la Albiceleste, y debe darle las gracias a Arabia Saudí de que todavía siga intacto. Leo Messi ya había nivelado la cosecha de 12 goles en un solo año lograda por el ex astro del Roma y el Fiorentina, pero gracias a la férrea defensa saudí, Batigol mantendrá esa distinción durante al menos otros 12 meses.

Por un solo tanto, el ítalo-argentino Delio Onnis no pudo redondear un objetivo de goles mucho más abultado. Su botín de 299 tantos en la Ligue 1 entre 1971 y 1986 sigue siendo el mayor en la historia de la liga francesa, pero, por culpa de una última temporada plagada de lesiones, se quedó sin alcanzar el triple centenar por un pelo.

Gracias a sus dotes de cazagoles, Onnis acumuló 5 títulos de máximo artillero del campeonato y otros 3 segundos puestos durante su paso por el Stade de Reims, el Mónaco, el Tours y el Toulon. Sin embargo, el Tano aseguró más tarde que no recuerda su cosecha como una oportunidad perdida: “No, yo no lo veo así. Además, no me gustan los números redondos, ¡así que está bien!”.

Bava, la sombra de Passarella
No sólo los delanteros argentinos han puesto sus miras en la gloria del gol. Ese mismo país tuvo un defensa central que tanto acarició la consecución de un hito que, de hecho, mandó el balón al fondo de las mallas, pero vio cómo le anulaban el tanto erróneamente. El actual presidente de River Plate y ex capitán de la selección, Daniel Passarella, para muchos el mejor defensa en la historia de la Albiceleste, era toda una amenaza para la portería contraria. Tras regresar con los Millonarios en el tramo final de su carrera, se quedó sin su 100ª diana con el conjunto capitalino de la forma más dolorosa.

En febrero de 1989, con empate en el marcador frente al acérrimo rival, Boca Juniors, Passarella envió a la red un espléndido tiro libre, pero Juan Bava anuló la acción por una falta dentro del área. Más tarde, el árbitro reconoció que su decisión fue incorrecta, y lamentó haber privado a Passarella del gol de la victoria en aquel derbi. Increíblemente, fue también él quien, en el siguiente Superclásico, sacó una controvertida tarjeta roja al ganador de la Copa Mundial de la FIFA 1978. “La expulsión en el último partido de Passarella no fue lo peor. Yo le anulé lo que hubiese sido su gol 100 con la camiseta de River”, manifestó Bava.

“Me equivoqué. Él me decía: ‘¿qué cobraste? ¿estás loco?’, pero yo le dije que el partido siguiese ¡porque si no nos mataban a todos! Después le reconocí que me había equivocado, y le pedí disculpas. Le tengo respeto y aprecio porque fue el Gran Capitán que peleó por la camiseta, y fue un jugador fundamental de una época”, añadió.

Asimismo, otra variante son esos pocos desafortunados que se quedaron a las puertas de alcanzar el centenar de partidos con su selección. El inglés Steven Gerrard es el último jugador internacional que ha ingresado en el club de los tres dígitos, pero piensen por un momento en Henri Camara y Oswaldo Sánchez, que tendrán que conformarse con haber defendido las camisetas respectivas de Senegal y México en ‘sólo’ 99 ocasiones.

Carles Puyol también suma esa misma cantidad de internacionalidades, pero todavía tendremos que esperar para ver si el veterano defensa español se une al club de los 100 o, en su lugar, ha de contentarse con pertenecer al trío de los 99...

¡Que se oiga tu voz!
¿Qué otros jugadores y equipos han quedado a las puertas de un nuevo récord? Haz clic en "Añade tu comentario" y enriquece este repaso con tus datos.