Michu: "En España se ficha bueno y barato"
© Getty Images

En un deporte tan profesionalizado como el fútbol, todavía quedan algunos románticos capaces de renunciar a una oferta deportiva más jugosa por no traicionar al club de sus amores. En 2010, un joven centrocampista que jugaba en el Celta de Vigo, por entonces en la segunda división española, declinó una suculenta oferta del Sporting de Gijón, club de primera. ¿El motivo? Tan simple como curioso. El Sporting es el archirrival de su querido Oviedo, el club donde se había formado. El caso, muy sonado en España, dio a conocer a un futbolista que desde entonces ha seguido siendo noticia, pero por su talento y sus goles. Hoy puede afirmarse sin exagerar que Miguel Pérez Cuesta, ‘Michu’, con 8 tantos en 14 jornadas en su primera temporada en el Swansea, es una de las revelaciones de la Premier League inglesa.

“La adaptación va muy bien. La Premier es una de las mejores competiciones del mundo, y cuando me propusieron venir aquí, a un equipo que juega muy bien al fútbol, con Laudrup como entrenador… la idea me atrajo mucho”, comenta en su charla con FIFA.com.

Michu llegó a Inglaterra tras una gran temporada en la Liga española en el modesto Rayo Vallecano. Sus 15 goles y sorprendentes llegadas al área desde segunda línea llamaron la atención de los aficionados y del mismísimo seleccionador Vicente del Bosque, aunque la convocatoria soñada con la Roja aún no ha llegado. “Soy consciente de que es muy complicado", afirma. "Ahora mismo van a la selección los mejores jugadores del mundo. Son dobles campeones de Europa además de campeones del mundo, así que para mí tienen todo el crédito… al menos hasta Brasil 2014”, apunta entre sonrisas.

De momento, en el Swansea juega en una pequeña roja, ya que hasta cuatro españoles forman parte de la plantilla del club galés, y el sistema de juego, por su idea de tener el balón y sacarlo jugado desde atrás, se asemeja al del equipo de Del Bosque y… del Barcelona. No obstante, a Michu le parece algo exagerado que se hable del Swansealona. “Como el Barça no puede jugar nadie, porque no tiene esos jugadores, pero sí es cierto que intentamos dominar al rival con el balón, y aquí muy pocos equipos intenta ‘jugar al fútbol’. Es un juego más físico, con balones largos y segundas jugadas”, explica.

Un club diferente
El jugador, un tipo de costumbres sencillas, no ha encontrado problemas para adaptarse a un club tan peculiar como el Swansea, donde, a falta de ciudad deportiva, la plantilla se ejercita en un gimnasio donde comparten vestuario con la gente de la ciudad. “Es un poco extraño, ¿no?, pero creo que se debe a que el club creció muchísimo en apenas cuatro años. Hace cuatro temporadas estaban en 2ª B, y creo que ni siquiera los propietarios esperaban llegar tan pronto a la Premier y con tan buenos resultados. Es un club humilde, pero la afición anima muchísimo y el campo siempre está lleno. Estoy muy contento”, afirma sin asomo de dudas. “Es cierto que estás acostumbrado a que el vestuario sea un sitio sagrado y aquí no pasa eso en el día a día. Compartes espacio con la gente que va a la oficina, a llevar a los niños a natación… pero así también puedes hacer amigos”, dice entre risas.

Encantado con jugar a las órdenes de su ídolo de infancia, Michael Laudrup, asegura: “estamos muy contentos con él, porque confía mucho en el jugador y le deja libertad”. Además nos devela el motivo por el que los españoles están teniendo tanto éxito en la liga inglesa. “Aquí hay más espacios, por eso, el futbolista español, acostumbrado a jugar en espacios reducidos y con menos toques, tiene muchas posibilidades de triunfar”, señala. ¿Ejemplos? “Santi Cazorla, David Silva y Juan Mata venían saliéndose en la Liga… Aquí, si les dejas tiempo para pensar… ahí lo tienes, son cracks mundiales. Están destacando muchísimo”.

La suerte de ser español
Para Michu, la conquista de la Copa Mundial de la FIFA por parte de la Roja ha puesto al fútbol español en el mapa. “La estrella encima del escudo que se ganaron los internacionales quedando campeones del mundo, nos ha venido bastante bien a los demás. El futbolista español ahora mismo es reclamado, y en nuestro país se ficha bueno y barato”, asegura.

Sabe bien de lo que habla, ya que el Swansea se hizo con los servicios de este centrocampista goleador por menos de tres millones de euros y, por ahora, su aventura en la Premier va viento en popa. No sólo es el máximo goleador de su equipo, sino que marcha octavo en liga por encima de históricos como el Liverpool o el Newcastle. Con opciones de plantarse en los próximos días en las semifinales de la Carling Cup, Michu no puede evitar soñar: “Mi sueño este año es disfrutar una final en Wembley”. Un estadio de leyenda para uno de los últimos románticos que quedan en este deporte.