Málaga empata pero gana su llave (2-2)
© Getty Images

El Málaga, en su primera incursión en la Liga de Campeones de la UEFA, empató 2-2 don el Anderlecht belga en el estadio de La Rosaleda y finalizó como líder absoluto del Grupo C por delante del enjundioso AC Milan.

Éste, cayó 1-0 en San Siro ante el Zenit San Petersburgo, por lo que terminó segundo y los rusos (3º) pasaron a los dieciseisavos de final de la Europa League, mientras los belgas se quedaron con las manos vacías.

Los goles fueron anotados por el portugués, Duda un doblete, par los locales y el serbio Milan Jovanovic y el congoleño Dieumerci Mbokani para los visitantes.

Mejor el local
El Málaga comenzó mucho más agresivo y dispuso de algunas ocasiones de gol que desperdició. De a poco, los belgas se fueron acercando a la valla local y el arquero camerunés Idriss Kameni se lució en un par de ocasiones.

Tras un gol anulado de manera polémica al Anderlecht por un supuesto fuera de juego posicional de un delantero que no participó en la jugada, de vuelta, ya con el primer tiempo agonizando, los anfitriones decidieron tomar las riendas del partido para finalizar líderes de la llave.

El uruguayo Sebastián Fernández se lanzó al ataque por la banda derecha en acción individual y cruzó en el área el balón para el luso Sergio Barbosa, 'Duda', quien llegando desde la otra banda fusiló a un ángulo de la valla visitante, defendida por Silvio Proto.

Mientras en La Rosaleda el Málaga se aseguraba, a pesar de las protestas belgas, en el estadio milanés de San Siro capitán el luso-venezolano Danny Alves había puesto al Zenit San Petersburgo 1-0 arriba del irregular equipo local, AC Milan, en el minuto 35, sinónimo de llevar a su equipo a los dieciseisavos de final de la Europa League y dejar al Anderlecht fuera de las competiciones continentales.

Emoción y reparto de puntos
A la vuelta de los vestuarios, los visitantes se fueron arriba para evitar la debacle europea y en el minuto 50 obtuvo sus frutos, cuando el experimentado serbio Milan Jovanovic, muy bien habilitado, batió con picardía a Komeni. Apenas cinco minutos después, en una situación parecida estrellaría el balón contra un palo, lo que repetiría para los locales el paraguayo Roque Santa Cruz minutos después.

La hinchada belga se hacía sentir en las tribunas en las que había unos 25.000 espectadores, pero en Italia todo seguía igual y, para colmo, los malaguistas consiguieron anotar el segundo, otra vez en los pies de Duda, el más claro y peligroso en ataque, que completó su doblete (2-1, 61), tras controlar con clase un balón que le llegó nuevamente desde la derecha, y cruzarlo ante la salida del portero rival.

Mientras tanto, la policía andaluza intentaba controlar el descontento de la hinchada belga, que un poco, aunque no mucho se animó con el postrer gol del congoleño Dieumerci Mbokani (89).