Agónico empate del Málaga
© EFE

El Málaga empató con muchos apuros su partido de ida de octavos de final de la Copa del Rey ante el Eibar, de Segunda B, con un gol de Oguchi Onyewu en el tiempo de descuento. 

Tras eliminar al Athletic, el conjunto vasco se mantiene al menos imbatido en su estadio y aprovechó el complicado estado del terreno de juego para amilanar a un Málaga que parecía más pendiente de su partido de Liga contra el Real Madrid. 

Los dos técnicos, Manuel Pelegrini y Gaizka Garitano, alinearon a jugadores menos habituales con ganas de agradar y el primer tiempo fue intenso, con dominio local y algún chispazo de los malacitanos. 

Onyewu y Capa protagonizaron las mejores ocasiones para cada equipo aunque en ningún caso claras para deshacer el empate que registraba el encuentro al descanso. 

Se estiraron un poco más en la segunda mitad los andaluces, con muchas reservas en defensa porque el Eibar achuchaba al amparo de su público y Duda, de falta directa, dispondría de la mejor opción para marcar. 

Los esfuerzos del Eibar encontraron recompensa en el minuto 73 tras un saque de falta botado por Bingen y el local Añibarro que se adelantó a todo la defensa malacitana para batir a Kameni. 

A punto de señalar Teixeira el pitido final llegó el gol del norteamericano Onyewu tras un error del guardameta Altamira en otro saque de falta.