Praet, una inversión de futuro
© Getty Images

Dennis Praet, la última perla del Anderlecht, tiene la timidez normal de un chaval de 18 años, pero ya ha tomado el pulso a su nueva condición desde hace dos meses. “Me sorprende el impacto que tiene el Anderlecht en la vida de la gente”, señaló, asombrado, tras haber pasado dos años en uno de los grandes del fútbol belga.

Entre la vida “de la gente”, por otro lado, podría incluir la suya propia. Titular en la Liga de Campeones de la UEFA y autor de 2 goles en 14 partidos de la presente Jupiler League belga, el adolescente de los Blanquivioletas es la nueva sensación de un país que, desde hace varios años, está exhibiendo y distribuyendo sus joyas futbolísticas por toda Europa, como en los casos de Eden Hazard, Marouane Fellaini, Axel Witsel o Steven Defour.

“Tengo los pies muy en el suelo, y tengo la suerte de estar bien encauzado, por mi familia y por el club”, explicó a FIFA.com el discípulo de John Van den Brom, el técnico holandés que tomó el verano pasado las riendas del club. Tras haber llegado dos años antes procedente del Genk (“si hubiera optado por el dinero, me habría ido a otro sitio”, precisó), el hijo pródigo nacido en Lovaina empieza a recibir hoy los dividendos de su inversión y su trabajo paciente.

Después de ofrecer algunos destellos la pasada campaña en la Copa de Bélgica, el chaval ha explotado esta temporada bajo la tutela casi paternal del nuevo entrenador. “Abrirse camino en el Anderlecht no es fácil, pero yo he dado con el entrenador ideal. Da crédito a los jóvenes, y confía muchísimo en mí”, reconoció el nuevo principito del Parque Astrid.

Así pues, ¿la llegada del antiguo técnico del Vitesse Arnhem es lo que ha contribuido a la causa del muchacho? “Su llegada lo ha cambiado todo, evidentemente”, confirmó Johan Boskamp, ex entrenador del Anderlecht. “Lanzar a jóvenes a la palestra, dar espectáculo y ganar son cosas que no siempre van juntas, pero Van den Brom lo está consiguiendo, y Dennis está sacando partido de ello”. Georges Heylens, ojeador del Lille francés y vieja gloria del Anderlecht, convino en que el conjunto de Bruselas ha encontrado la pareja perfecta; uno en el banquillo y el otro sobre el césped.

“Sé que el método de Van den Brom será el bueno; confío en él. Le vi trabajar el año pasado en el Vitesse. No tiene miedo de otorgar su confianza a los jóvenes, y su estilo ofensivo es el marco perfecto para que Dennis se realice”, indicó Heylens.

Confianza y elogios
“Siento la confianza del cuerpo técnico en el día a día y, a la fuerza, eso ayuda”, confirmó el interesado, quien señaló que está “descubriendo” lo que es la presión de los resultados y la exigencia de ser constante, al igual que “el impacto de los medios de comunicación”.

Tras ver puerta contra el Brujas en la liga, y ser titular frente al AC Milan, el jovencito que probablemente acabará siendo internacional absoluto sigue los pasos de Vincent Kompany y de Romelu Lukaku, otros dos talentos precoces del Anderlecht elevados al rango de grandes promesas antes incluso de cumplir los 19. Pero a Dennis no le hacen perder la cabeza las comparaciones, si bien reconoció: “Es un honor para mí que se mencione mi nombre junto al de dos jugadores de su talla”.

Dos años después de haber hecho caso omiso a los jugosos cantos de sirena procedentes del extranjero, el astuto Praet aspira a no caer en la trampa del estrellato. “Sigo siendo el mismo y, fuera del fútbol, busco la compañía de mis amigos de la infancia. No pertenecen en absoluto al mundillo, y eso es lo que me hace falta”. A la hora de dar a conocer sus necesidades, el endeble centrocampista ofensivo de 70 kilos se mostró lúcido. “Sé que debo desarrollar la musculatura, pero sobre todo es importante que conserve mis cualidades, que son la velocidad y la explosividad”, admitió, antes de precisar sonriendo que “Lionel Messi y Andrés Iniesta tampoco son grandes”. 

Para su compañero Tom De Sutter, precisamente, “Dennis juega como Iniesta. Es técnico, sólido, retiene bien el balón, juega fácil y sin estrés. Su clarividencia y su visión de juego son increíbles”. Una más de las halagüeñas alabanzas que ha de asimilar el prometedor Praet…