Último adiós a Salvador Reyes

El fallecido jugador Salvador Reyes, estrella legendaria del fútbol mexicano, recibió un homenaje de cuerpo presente en el estadio de las Chivas del Guadalajara, que tuvo poca respuesta de la afición.

Al homenaje organizado por las Chivas, equipo en el que militó por quince años, asistieron familiares, amigos y unos 300 aficionados para dar el último adiós a quien fue considerado su máximo icono.

Salvador 'Chava' Reyes, el máximo goleador de las Chivas y tres veces mundialista, murió a los 76 años en Guadalajara (oeste de México) debido a un cáncer de colon que padeció desde hace meses.

Reyes comandó a la generación de jugadores que entre 1957 y 1962 ganó siete títulos de liga en el balompié local y que se ganó el apelativo de 'Campeonísimo'.

Bajo un cielo nublado, el estadio Omnilife recibió a 'Chava' Reyes cerca de las diez de la mañana, en medio de la música de mariachi que entonaba la popular melodía "Guadalajara".

Los aplausos y las lágrimas en algunos de sus seguidores no tardaron en aparecer.

Una bandera y una camiseta rojiblanca con el número 8 que distinguió a Reyes en su época de jugador cubrió el ataúd que fue colocado en la mitad de la cancha del estadio, adornada con flores blancas y algunas fotografías.

Así comenzó una ceremonia de cerca de dos horas en la que se montaron guardias de honor encabezadas por exjugadores como Guillermo 'El Tigre' Sepúlveda y José 'Jamaicón' Villegas, quienes compartieron con Reyes la gloria del 'Campeonísimo'.

"Los héroes nunca mueren", advertía la manta que unos aficionados colgaron al pie de las gradas. El silencio se sucedía mientras los jugadores y cuerpo técnico se relevaban para estar cerca del féretro de 'Don Chava'.

Los hijos y nietos del exjugador contemplaron el homenaje a un costado de la cancha y, de tanto en tanto, el mariachi entonó alguna melodía triste.

"Se nos adelantó el ídolo más grande de Chivas"
Conmovido y tras concluir una de las primeras guardias, el centrocampista Jorge Enríquez se acercó a dar el pésame a Salvador Reyes hijo, con quien permaneció abrazado por un rato.

"Se nos adelantó el ídolo más grande de Chivas y lo vamos a extrañar, pero ahora comenzamos a vivir con la leyenda" dijo en un breve discurso el director deportivo de la institución, Dennis Te Kloese, en representación de Jorge Vergara, propietario del equipo.

La solemnidad de la ceremonia se rompió apenas unos minutos antes de terminar, cuando un grupo de hinchas apareció en las gradas con música y cantos en honor a Reyes.

Frases como "Campeón hay uno solo y se llama 'Chava' Reyes" y "Esta hinchada te recordará, te recordará" inundaron el estadio mientras los aficionados desplegaban pancartas de despedida al "eterno campeonísimo".

La lluvia arribó a la ceremonia mientras la misa de cuerpo presente daba inicio y el silencio regresó al Omnilife.

La familia, encabezada por Salvador Reyes hijo, agradeció el apoyo de la afición para su padre, cuyo esmero y dedicación "será ejemplo para presentes y futuras generaciones", aseguró.

Los restos de 'Chava' Reyes abandonaron la cancha del estadio cerca del mediodía acompañados de la melodía 'Las golondrinas', con la que los mexicanos suelen dar la despedida.

La lluvia arreció y con ella los aplausos y las porras. El capitán del Chivas, el defensa Héctor Reynoso entregó una camiseta y una bandera rojiblanca a su viuda, Celia de la Peña, quien permaneció junto al féretro.

En medio de una valla humana, la cancha despidió a 'Don Chava', cuyos restos fueron incinerados en una ceremonia privada y sus cenizas depositadas en la cripta familiar.

"No te vas, 'Chava', no te vas", cantó su afición entre lágrimas, cuando el cortejo fúnebre abandonó el estadio.