La ambición discreta de Zola
© AFP

Matumona Zola ya no sueña. Desde la última Copa Africana de Naciones que disputó la RD del Congo, en 2006, las presunciones y la desorganización que lastraron luego al equipo han servido para modular sus pretensiones. Como confiesa el organizador de juego del combinado nacional a FIFA.com, los Leopardos “no están en posición de reclamar nada”. Pragmatismo y humildad determinan ahora el día a día de una selección que ha regresado a la gran cita continental, quince meses después de la vuelta de Claude Le Roy.

“No hay que olvidar todo lo que vivimos desde la marcha de Claude en 2006”, nos recuerda Zola, quien recaló en Bélgica hace seis años, semanas después de su brillante CAN. Internacional desde 2005, este pequeño futbolista (1,65 m de estatura) oriundo de Kinshasa ha pasado por todos los periodos agitados y turbulencias ocurridas tras alcanzar los cuartos de final en Egipto. Tres seleccionadores han ocupado el banco de un equipo en crisis, y Robert Nouzaret llegó a dejar el puesto de manera inesperada a tres días de un clasificatorio decisivo de la Copa Africana de Naciones 2012, contra Senegal. La Asociación volvió a recurrir a “Papa Claude”, quien aceptó la misión de conducir a sus hombres a la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™.

Disciplina, la palabra clave
El Hechicero Blanco es consciente de que el torneo sudafricano supondrá un examen para sus “soldados”, que deben demostrar al país “que todos pueden trabajar unidos como un solo hombre”, y se esfuerza por atajar cualquier atisbo de entusiasmo: “¡Vamos, vamos, vamos, por favor! Si lo que quieren es buscar favoritos y sorpresas, tendrán que mirar en otro lado”, declaró el técnico el mes pasado a FIFA.com. Y su centrocampista ofensivo ha comprendido el mensaje.

“El objetivo es mostrar calidad técnica y disciplina táctica. Hay que escuchar al entrenador, ya ha demostrado al país que sabía de lo que hablaba. Esta CAN es la confirmación del buen trabajo llevado a cabo desde hace un año, ahora hay que demostrar en ella lo que sabemos hacer, manteniendo la concentración en todos los partidos. Los hinchas hablan mucho, pero nosotros tenemos que limitarnos a jugar. Si cada uno empieza a comportarse como una estrella, no lo conseguiremos. Tenemos que seguir las consignas. Si Claude no lo logra, nadie más lo hará”, añade el zurdo del RAEC Mons, conjunto de la Jupiler Pro League belga.

“Mi mentalidad ha cambiado”
Los Leopardos certificaron su pase a Sudáfrica al deshacerse de las Seychelles y Guinea Ecuatorial. A partir del 19 de enero, la categoría de los adversarios obligará a emplearse a fondo a un equipo que recupera a sus “europeos” el día 4, fecha en que el plantel al completo empezará a prepararse para la prueba. Zola y los suyos figuran en el mismo grupo que Ghana y Malí, dos rivales que pondrán a prueba su valía, como reconoce el jugador, ex del FC Bruselas.

“Somos un pequeño país futbolístico, no debemos presionarnos. Lo más importante es recuperar la mentalidad que exhibimos en 2006”. Y él es el primero en condiciones de hacerlo. “He aprendido mucho durante estos seis años en Europa. He cambiado mi juego, regateo mucho menos y soy más riguroso. Antes no defendía, pero también he cambiado de mentalidad”.

Zola firmó un gol excepcional frente a Camerún en las eliminatorias de la Copa Africana de Naciones 2012, y confirma el análisis optimista que hizo hace un mes su entrenador: la salud de la selección ha mejorado. “Con Claude, todos los jugadores se alegran de estar en la selección, él nos une. Sabe hablar a los futbolistas, todos hemos comprendido hasta qué punto esta CAN es un acontecimiento de primer nivel, también en el plano individual. Es un escaparate magnífico, yo soy el ejemplo perfecto”.

Sobre todo, camino de Brasil, el torneo continental permitirá a la RD del Congo calibrarse. Zola está convencido de ello: “Si hacemos algo positivo, iremos al Mundial”. Entonces sí que llegaría el momento de soñar de nuevo.