Zaragoza y Sevilla, eliminatoria abierta
© EFE

El Real Zaragoza y el Sevilla resolverán el pase a semifinales de la Copa del Rey en el estadio Sánchez Pizjuan sevillano, tras una primera parte de eliminatoria en la que ambos terminaron dando por bueno el empate sin goles inicial, en el debut de Unai Emery como técnico sevillista.


Los dos equipos iniciaron la eliminatoria, conscientes de que tenían ciento ochenta minutos por delante, con el freno de mano echado lo que se tradujo en un juego anodino y carente de brillantez, con un excesivo centrocampismo que convirtió a los cancerberos en meros espectadores.

Además los zaragocistas cedieron el control del balón a su rival que buscaba más las contras, aunque también por las bandas sobre todo Jesús Navas se mostraba especialmente activo y los balones que colgaba con cierto peligro el bosnio Spahic.

Más de un cuarto de hora tardó en producirse el primer remate del choque producto de un disparo lejano del local Antonio Galdeano 'Apoño' sin apenas peligro para Palop.

Con el dominio territorial para los hombres del debutante Unai Émery, los sevillistas empezaron a buscar la espalda de los defensores locales jugando a la contra pero caían con excesiva facilidad en el fuera de juego.

Las acciones más peligrosas llegaron por parte de Negredo, la primera y más clara en un fuera de juego cuando se había quedado en un mano a mano con Leo Franco y a la media hora un balón largo de Navarro lo controló y desbordó con facilidad a Álvaro pero su disparo se fue fuera por poco.

Muy cerca de anotar
Poco después fue Rakitic el que tocó con sutileza una falta que remató solo de cabeza en el área pequeña Maduro pero se le fue desviado.

Tras la primera mitad, el encuentro se tornó algo más vibrante y el cuentagotas de acciones peligrosas fue algo más generoso tanto por parte de los maños como de los sevillistas

Por parte de los de Nervión, Jesús Navas dio un recital de cómo correr la banda y poner balones con peligro aunque ninguno de ellos pudieron alcanzarlo sus compañeros.

Los hombres de Manolo Jiménez crearon sus mejores ocasiones como consecuencia de dos disparos lejanos del portugués Helder Postiga, quien también estuvo muy cerca de alcanzar un balón colgado por José María Movilla y que obligó a Palop a salir con los puños.

Todavía hubo alguna acción de peligro más, sobre todo por parte sevillista con un remate de media vuelta de Negredo y un remate cruzado de Navas que se fue alto, mientras que los zaragocistas daban la sensación de peligro pero no acertaban en los últimos metros.