Pochettino, nuevo entrenador de Southampton
© Getty Images

El entrenador del Southampton Nigel Adkins fue cesado y sustituido por el argentino Mauricio Pochettino, informó este viernes el club inglés de la Premier League.

Pochettino, exdefensa internacional argentino, de 40 años, que jugó en Newell's Old Boys, Espanyol, París Saint Germain y Burdeos, fue técnico del Espanyol de 2009 a 2012, antes de ser destituido el pasado mes de noviembre cuando el equipo catalán iba último en la liga española.

Adkins, que estaba al mando de los 'Saints' desde 2010, subió al equipo en dos temporadas de la tercera división a la Premier League. El club del sur de Inglaterra ocupa en la actualidad la 15ª plaza de la liga inglesa tras su empate contra el Chelsea (2-2) el miércoles.

"La decisión ha sido tomada con ambiciones a largo plazo en mente para el Southampton Football Club", afirmó el presidente ejecutivo de los 'Saints', Nicola Cortese. "Aunque agradecemos la contribución de Nigel durante los dos últimos años en la progresión y logros del club, se necesitaba un cambio de cara a nuestros objetivos a largo plazo", señaló.

"Mauricio es un entrenador muy respetado, de gran calidad, que ha ganado reputación como un táctico de astucia y un excelente mánager. Tengo mucha confianza en que inspirará a nuestra talentosa plantilla de jugadores para llegar al nivel más alto", añadió.

"Comparte mi creencia de que los clubes más exitosos son construidos a través de jóvenes jugadores y un sistema de desarrollo que les suministre un camino claro hacia el primer equipo, creando una cultura que los mantenga en el club por mucho tiempo", indicó el presidente.

Pochettino, en un comunicado del Southampton, afirmó que "este es el tipo de oportunidad que cualquier técnico espera".

"Southampton es un club de gran tradición y con un gran futuro. Hay una clara visión de llevar al club a una nueva era en la Premier League y estoy encantado de formar parte de este proyecto", añadió Pochettino.

Por su parte, el entrenador del Manchester United, Alex Ferguson, en el puesto en Old Trafford desde 1986, mostró su solidaridad con Adkins. "Es un mundo loco. Es difícil de creer. No hace falta decir que estamos sorprendidos. Parece muy injusto", dijo el escocés.