Scolari, listo para su debut
© AFP

El seleccionador brasileño, Luiz Felipe Scolari, afirmó en Londres, ante su debut en su segunda etapa al frente de la selección de Brasil, estar preparado para las críticas, añadiendo que el duelo del miércoles contra Inglaterra en Wembley no lo afronta como un amistoso.

"No vemos este partido como un amistoso, sino como una preparación para el Mundial. No tenemos amistosos. Cada encuentro es importante", señaló Scolari en una rueda de prensa en Wembley.

Pese a ser su primer partido como seleccionador, tras una primera etapa con Brasil en que ganó la Copa Mundial de  la FIFA Corea/apón 2002, Scolari cree que el equipo que se enfrentará a Inglaterra llegará preparado, al tratarse de jugadores que han sido casi todos internacionales.

El técnico solo ha llamado a tres jugadores nuevos, los defensas Filipe Luiz y Miranda, del Atlético de Madrid, y Dante, del Bayern Múnich.

"Solo hemos tenido hasta ahora una sesión de entrenamiento juntos, pero entre el 60 y el 70%, e incluso el 80% de los jugadores, ya han sido internacionales antes, por lo que no es un equipo nuevo", señaló.

"No puedo esconderme detrás del hecho de que solo hemos tenido un entrenamiento. Estoy preparado para recibir críticas basadas en lo que lo que se vea en los entrenamientos y en el partido. Estoy preparado para el desafío", dijo.

Scolari, que señaló que el defensa del Chelsea, David Luiz, tiene molestias musculares y deberá pasar un test antes del partido, espera un "duro" duelo contra Inglaterra, un equipo "en forma y que ha estado jugando junto durante mucho tiempo".

No vemos este partido como un amistoso, sino como una preparación para el Mundial. No tenemos amistosos. Cada encuentro es importante.
Scolari, sobre cada encuentro de Brasil.

El regreso de Ronaldinho
El técnico brasileño ha llamado para este partido a Ronaldinho, con el que fue campeón del mundo en 2002, y que con 32 años continúa su carrera en el Atlético Mineiro.

"Ronaldinho tiene 32 años, pero ha jugado una temporada espectacular, ha realizado un gran esfuerzo y tiene experiencia en el equipo nacional", explicó Scolari, que tiene 64 años, el doble de edad que su jugador.

"Ahora le corresponde a él demostrar que tomé la decisión acertada en llamarlo de nuevo y debe mostrar que rápidamente se integra en el equipo", añadió.

Scolari vuelve a Londres, donde entrenó al Chelsea en la temporada 2008-2009, un país en el que pudo ser seleccionador en 2006 antes de decidir continuar con Portugal, con la que había sido finalista de la Eurocopa-2004 y con la que llegó a semifinales en el Mundial de Alemania.

"Me habría encantado haber sido seleccionador de Inglaterra. ¿A quién no le gustaría serlo?", afirmó. "Espero tener una oportunidad el miércoles de poder conversar con (Frank) Lampard y Ashley Cole", jugadores con los que coincidió en su etapa en el Chelsea, dijo el técnico brasileño.

"Deseo todo lo mejor al seleccionador inglés y a los jugadores en su etapa de renovación. Uno nunca sabe lo que puede suceder mañana. Tal vez...", señaló en referencia a ser un día técnico del equipo nacional inglés.

Antes de que ocurra eso en un futuro, Scolari tiene la dura misión de ofrecer a Brasil el hexacampeonato, en un Mundial jugado en su país, y que no se repita una historia parecida al Maracanazo de 1950 contra Uruguay.

Para ello, fue nombrado el 29 de noviembre pasado en lugar de Mano Menezes. Brasil confía en su experiencia.