Kadlec, honor y presión a partes iguales
© Getty Images

El apellido Kadlec sigue siendo muy respetado en el fútbol checo, gracias sobre todo a un Miroslav Kadlec que todavía hoy está considerado uno de los mejores jugadores salidos de la antigua Checoslovaquia. Tras la separación del país, el líbero asumió la capitanía de la República Checa y lideró a su selección en la conquista del subcampeonato continental en la Eurocopa 1996, el mayor triunfo del combinado centroeuropeo hasta la fecha.

Michal Kadlec, hijo del mítico Miroslav, ha seguido los pasos de su padre. Este futbolista de 28 años es, desde hace tiempo, titular indiscutible en el Bayer Leverkusen alemán y ya ha dado el salto a la selección checa. “Mi apellido ha sido más bien una desventaja, ya que, al ser mi padre un futbolista famoso, siempre se ha esperado mucho de mí”, declaró el internacional checo a FIFA.com en una entrevista publicada hace poco más de un año.

Un estreno soñado
Algo similar debe haber sentido el “nuevo” Kadlec a pesar de no tener ninguna relación de parentesco con sus tocayos. Vaclav Kadlec es el nombre completo de un futbolista que por el momento ha demostrado estar a la altura de su ilustre nombre. A sus 20 años, el joven talento solo ha necesitado un partido con la selección checa para hacer historia.

En su estreno con el combinado absoluto, en octubre de 2010, Vaclav Kadlec anotó el 2-0 definitivo frente a Liechtenstein y se convirtió así en el goleador más joven de la historia de su selección. “Me acuerdo perfectamente. Tomas Rosicky inició el ataque, se deshizo de dos zagueros y me dio un pase fantástico. El campo estaba muy mojado, así que el portero no tuvo ninguna opción cuando disparé a puerta. Lógicamente, me siento muy orgulloso. Es magnífico estar al lado de tantos grandísimos jugadores en la lista de los que han marcado con la selección. En cualquier caso, lo importante es que mi primer gol internacional no sea el último. Quiero lograr más”, asegura Vaclav Kadlec en exclusiva para FIFA.com.

El joven Kadlec, una de las mayores promesas del fútbol checo desde el propio Rosicky, sabe bien de lo que es capaz y se siente seguro de sí mismo. No en vano, el atacante fue elegido futbolista revelación checo del año en 2010.

Mala suerte con las lesiones
Con solo 16 años, Kadlec abandonó el club de su juventud, el Bohemians de Praga, para enrolarse en las filas del rival local, el Sparta, donde en su primera temporada ya dispuso de minutos y marcó goles. Desde entonces, el joven talento ha disputado casi cien partidos con el histórico conjunto praguense. “No me considero una pieza clave en el equipo, pero sí un jugador importante tal vez”, afirma el internacional checo, para quien no todo ha sido un camino de rosas. “Hace medio año, las lesiones arrojaban una sombra de incertidumbre sobre mi futuro. Actualmente estoy contento de cómo están yendo las cosas”, explica.

No en vano, la lista de lesiones de la joven estrella ya es bastante larga. Kadlec regresó recientemente a los terrenos de juego tras una baja de casi dos meses como consecuencia de una operación en la cabeza. “Prefiero marcarme objetivos a corto plazo. Quiero lograr más goles, ganar la liga y llegar lo más lejos posible en competiciones europeas”, asegura.

Así, la idea es recorrer paso a paso el camino hacia el éxito. En el horizonte se vislumbra la mayor de las metas para cualquier futbolista, la Copa Mundial de la FIFA 2014. No obstante, el joven internacional es consciente de que no resultará fácil: “Está complicado, porque, en condiciones normales, Italia no va a dejar escapar la primera plaza, así que a los demás equipos nos quedará luchar por el segundo puesto. Habrá que ver si al final basta con eso”.

“Hacemos lo que nos gusta”
Las cosas no pintan mal en el Grupo B de la fase de clasificación europea de Brasil 2014 para la República Checa, que marcha actualmente tercera, con cinco puntos en tres partidos, por detrás de Italia (10 puntos en cuatro partidos) y Bulgaria (6 puntos en cuatro encuentros). El combinado checo, que ocupa actualmente el puesto 29º en la Clasificación Mundial FIFA/Coca-Cola, se verá las caras con Dinamarca y Armenia en sus dos próximos compromisos en la competición, que se disputarán a finales de marzo. Vaclav Kadlec confía en volver a entrar en los planes del seleccionador para estas dos importantes citas.

“Hacemos lo que nos gusta. Estoy encantado de ser futbolista y de poder dedicarme a mi mayor afición. Es fantástico”, concluye en su entrevista con FIFA.com un Kadlec que se confiesa enamorado de la pelota.

Está por ver si Vaclav Kadlec continúa haciendo honor a su ilustre nombre y da la razón a los que lo comparan con Rosicky, pero todo indica que el joven talento está capacitado para seguir los pasos del capitán y estrella de la selección checa.