Argentina se luce ante Suecia (2-3)
© AFP

Argentina venció a Suecia (3-2) en un amistoso en el que la albiceleste aprovechó los espacios para imponerse gracias a las transiciones iniciadas por Lionel Messi, conducidas por Ángel Di María y finalizadas por Sergio Agüero y Gonzalo Higuaín.

Argentina, con un juego ágil, de asociaciones rápidas entre su cuarteto de ilustres atacantes; Messi, Di María, Agüero e Higuaín, fue superior a Suecia, que ofreció muchos espacios a su rival y lo pagó caro, sobre todo en el primer periodo.

En los prolegómenos la atención estuvo en el saludo entre los dos capitanes, dos de las grandes estrellas del fútbol mundial. El anfitrión Zlatan Ibrahimovic saludó con una sonrisa a Messi, su antiguo compañero en el ataque del Barcelona.

Ya en el minuto dos Messi inició un contraataque y cedió a Di María, que, después de conducir el balón con velocidad y verticalidad, encontró a Higuaín, en una jugada calcada a las que suelen protagonizar en el Real Madrid. El disparo del ariete tocó en Mikael Lustig antes de entrar en la portería.

El partido comenzó al ritmo trepidante del ataque argentino y tres minutos después fue el propio Di María el que estuvo a punto de marcar en un disparo que despejó un defensa.

Pero Suecia empató por medio del defensa Jonas Olsson, que aprovechó sus 1,93 metros de estatura para cabecear a gol en el segundo palo (18). El arquero Sergio Romero tocó el balón pero no pudo evitar el tanto.

Duró muy poco
Dos minutos le duró el empate al equipo local. Otra vez Di María dio un preciso pase al espacio a Agüero y el pequeño atacante del Manchester City definió con un sutil toque picado en el mano a mano con el portero Andreas Isaksson.

Otra vez Messi participó en la jugada del tercero. Esta vez con un disparo desde la frontal que despejó el arquero sueco, pero Higuaín, atento, empujó a la red (23).

La dinámica continuó durante el resto del primer tiempo; Suecia no se corregía y seguía concediendo metros que Argentina aprovechaba para llegar con claridad. Agüero, tras un pase de Messi, se quedó solo pero disparó alto en el minuto 37.

Tampoco el descanso sirvió para que el equipo local tomara la medida al combinado dirigido por Alejandro Sabella que salió en el segundo periodo con menos pujanza que en el primero.

Messi, punto de partida de prácticamente todas las jugadas del ataque albiceleste, pudo marcar en el 58 pero, tras superar a Isaksson con una vaselina, un defensa sacó el balón en la línea de gol con una chilena.

La plácida recta final del partido para la selección albiceleste sólo se vio alterada por un espectador que saltó al campo con la camiseta del Barcelona para dar un beso en la cabeza al cuatro veces Balón de Oro cuando faltaba un minuto para acabar. El encuentro estuvo interrumpido unos instantes.

Después de este incidente llegó el libre directo lanzado con puntería por Elm (90+4) cerca de uno de los postes que supuso el 3-2 final.