Peñarol lidera con comodidad (1-0)
© AFP

El Peñarol uruguayo se impuso por 1-0 al Emelec ecuatoriano y se convirtió así en el líder en solitario del Grupo 4 de la Copa Libertadores con dos victorias en igual cantidad de partidos.

Un gol de Juan Manuel Olivera en el minuto 67 sirvió para que los 'carboneros' se llevaran los tres puntos.

Peñarol, con seis unidades, aventaja ahora en el Grupo 4 al Emelec, que se queda con tres, y al Vélez Sarsfield argentino y el Deportes Iquique chileno que, a falta de disputar su encuentro por la segunda jornada, aún no han puntuado.

Alta velocidad
Con el piso muy mojado por la lluvia, los primeros compases del encuentro discurrieron a toda velocidad, presagiando un choque entre dos equipos dispuestos a darle más peso al ataque que a la defensa.

Los locales disfrutaron de mejores oportunidades que sus rivales en los primeros minutos, aunque salvo un disparo atajado por el guardameta Esteban Dreer del veterano Fabián Estoyanoff, muy activo junto a Marcelo Zalayeta en la delantera local, apenas pusieron en riesgo el arco visitante.

La intensidad del juego, muy alta, no se tradujo en goles y pronto se estableció una pauta clara, con Emelec defendiendo sólido y agresivo al contragolpe y con Peñarol en posición dominante pero sin lograr penetrar la zaga visitante.

Sin una dirección de juego que pusiera pausa a su despliegue, Peñarol se agotó inútilmente en carreras emotivas pero poco útiles, mientras el equipo ecuatoriano se veía cada vez más cómodo con el trámite del encuentro.

En la reanudación, Peñarol no supo cambiarle la cara al partido y siguió apostando a la carrera y el pelotazo como única estrategia para atacar a Emelec, que gozó al contragolpe de buenas oportunidades.

Y cuando el partido se encaminaba a un empate sin goles, llegó el gol de Peñarol tras una de las tantas arremetidas de Estoyanoff que Olivera supo aprovechar empujando la pelota al fondo de las redes tras una serie de rebotes en el área chica, en el minuto 67.

Tras el gol, los uruguayos se replegaron y comenzaron a sufrir el asedio de los de Guayaquil, que estuvieron a punto de empatar en varias ocasiones, pero cuya reacción resultó tardía para que se pudieran rescatar algún punto de su visita a Montevideo.