Olimpia, con contundencia (3-0)
© AFP

Olimpia de Paraguay mostró sus credenciales de viejo protagonista de la Copa Libertadores de América al golear 3-0 a la Universidad de Chile, por la segunda fecha del Grupo 7 en partido disputado en el estadio Defensores del Chaco en Asunción.

El 'Rey de copas' guaraní venció con goles del atacante uruguayo Juan Manuel Salgueiro, el volante Richard Ortíz y el defensa Salustiano Candia, a los 2, 9 y 48 minutos, respectivamente.

El partido, disputado ante unos 12.000 espectadores, de trámite entretenido, fue dominado por el cuadro local frente a un equipo visitante impotente para detener la sed de victoria del 'Decano' del fútbol paraguayo.

La 'U' venía de vencer 2-0 en Santiago al Deportivo Lara de Venezuela hace, mientras que Olimpia cayó en el debut por 3-1 frente al argentino Newell's Old Boys en Rosario.

Gol tempranero
El cuadro local se adelantó muy pronto en el marcador a los 2 minutos con un gol de media distancia del delantero uruguayo Juan Manuel Salgueiro tras un pase del volante Richard Ortíz.

Olimpia, dirigido por Ever Hugo Almeida, había presionado desde el pitazo inicial y consiguió de entrada perforar el arco defendido por Johnny Herrera con el tanto de Salgueiro.

A los 9 minutos fue Ortíz el autor de la segunda conquista, de cabeza, luego de un rebote en el área chilena, en el que Herrera perdió el equilibrio ante la presión del atacante argentino de Olimpia, Juan Carlos Ferreira.

Herrera había rebotado y caído en un choque con el argentino, muy cerca de la línea de sentencia, instante en que se produjo el rebote y el tanto de cabeza de Ortíz, uno de las estrellas del conjunto guaraní y de la selección paraguaya de fútbol.

El tercer gol fue obra del defensa Salustiano Candia, resultado de un furibundo ataque por la banda derecha del delantero Ferreira quien envió un centro rasante cruzado que interceptó el central tras un mal cruce de un defensa visitante, para decretar el tercer y definitivo tanto.

Los paraguayos pudieron haber aumentado el anotador si no fuera por la ayuda de los postes del arco defendido por Herrera.