Wondolowski, el hombre gol
© Getty Images

Chris exhibía una sonrisa de oreja a oreja al salir del campo en Portland la semana pasada, al término del primer choque de la selección estadounidense en la Copa Oro de la CONCACAF, frente a Belice, con el balón del partido bajo el brazo. El público lo aplaudía y alababa, y un astro de la talla de Landon Donovan, compañero suyo, le puso una mano en el hombro a modo de felicitación. Wondolowski acababa de conseguir su primera tripleta con el combinado nacional.

Era un momento memorable para el delantero, cuyo nombre estaba mal escrito en la camiseta. “Me hizo gracia”. Así explica a FIFA.com la confusión que llevó al utillero de la formación norteamericana a añadir una ‘w’ de más en el uniforme de Wondo(w)lowski antes del partido. “Pero mientras tenga un dorsal, pueden escribirlo como les apetezca”, bromeó.

Los seguidores del Earthquakes de San José, club de la Major League Soccer, se refieren a él simplemente como Wondo. El año pasado anotó 27 goles con el equipo, más que Thierry Henry y Robbie Keane, y fue el principal realizador del campeonato.

Aunque es el máximo goleador del club de todos los tiempos, y ha estado en el once ideal de la MLS de las cuatro últimas temporadas, todavía no se le considera un fijo en el esquema de la selección, donde tendrá que pelear para desbancar a estrellas que compiten en el extranjero, como Jozy Altidore o Clint Dempsey. Pero las cinco dianas que firmó en los triunfos sobre Belice (6-1) y Cuba (4-1), además de situarlo en el primer puesto de la tabla de artilleros de la Copa Oro de la CONCACAF 2013, después de dos jornadas, lo convierten en el máximo anotador estadounidense de la historia del torneo.

Ahora su nombre se ha hecho popular y su seleccionador, Juergen Klinsmann, habrá tomado buena nota, con falta de ortografía o no, de su buena actuación.

En cuanto al utillero, posiblemente habría recibido una reprimenda si hubiese cometido ese error con otro futbolista de mayor renombre, pero Wondo se le perdonó fácilmente: “Bromeé con él, le dije ‘soy un poco supersticioso, y como he marcado tres goles con esa ‘w’ de más, vas a tener que dejarla”, afirma riéndose. “Me estaba metiendo con él, pero me cosió la ‘w’ por dentro de la camiseta, y me dijo que iba a seguir haciéndolo así durante el resto del torneo”.

Wondolowski, de 30 años, es humilde, entusiasta, y ha tenido que trabajar mucho para poder vestir los colores rojo, blanco y azul. Y afronta con mucha energía positiva la oportunidad que le brinda esta Copa Oro. En 2005 fue seleccionado para actuar en la MLS casi sin hacer ruido, procedente de la segunda categoría del sistema universitario de Estados Unidos. Estuvo varias temporadas en un segundo plano, en el torneo de reserva de la MLS, antes de que sus aptitudes como goleador y su esfuerzo diesen sus frutos en 2010. Desde entonces ha ido a más, y es ya uno de los futbolistas que mejor rendimiento ofrecen de la élite del fútbol norteamericano.

“No soy el jugador más rápido, ni el más fuerte, ni el más técnico”, dice. “Así que tengo que leer el juego, fijarme en los defensas e intentar anticiparme a lo que van a hacer”.

Esas cualidades están resultando muy útiles en el equipo experimental con el que Estados Unidos aspira a conquistar su primer título de la Copa Oro desde 2007. Klinsmann ha aprovechado para dar minutos a jugadores en teoría suplentes, como Wondolowski, el guardameta Nick Rimando o Brek Shea, e incorporar también a otros en fase de recuperación de sus lesiones, como Oguchi Onyewu y Stuart Holden.

El mediapunta Landon Donovan, que está volviéndo a ganarse un puesto después de un periodo sabático, también figura en el plantel, y muestra una extraordinaria compenetración con Wondolowski. Ambos forman una curiosa pareja: Wondo destaca por su entusiasmo y Donovan, ya veterano, sigue siendo la perla pero de carácter más templado. “Tiene la mayor inteligencia futbolística que haya visto”, dice Wondolowski de Donovan, quien le está proporcionando innumerables pases en esta Copa Oro de la CONCACAF. “Su visión y su juego son sencillamente asombrosos”.

Aprovecharlo al máximo
A Wondolowski todavía le queda camino por recorrer hasta ocupar la posición de un delantero consolidado en la selección principal, pero está demostrando a Klinsmann que luchará por hacerse un hueco, que es un humilde defensor de los colores de Estados Unidos y, más importante aún, que puede marcar goles.

“Me siento tranquilo. Ahora mismo tengo confianza”, señala Wondo, que antes de esta prueba apenas había dispuesto de oportunidades en la selección. “Estoy rodeado de grandes futbolistas, y combinan conmigo con pases increíbles. Lo único que tengo que hacer es enviarlos al fondo de la red ¡Eso es lo más fácil!”.

¡Un tema discutible! Pero no cabe duda de que Wondolowski, de origen polaco por parte de padre y raíces indígenas por vía materna, está en racha, y lo sabe. “Soy como cualquier delantero, cuando llegan los goles me siento bien”, reconoce, aunque no haya visto puerta en el último compromiso de la liguilla, ante Costa Rica. “Eso ayuda a los demás aspectos de mi juego: los pases, los movimientos, todo. Me siento relajado, estoy cómodo”.

Wondolowski es la punta de lanza de un conjunto estadounidense en pruebas, formado por jugadores ansiosos por demostrar su valía. “Queremos ganar este torneo”, confiesa, ya centrado en el duelo de cuartos de final ante El Salvador, el 21 de julio. “Todos los jugadores tienen algo que reivindicar, quieren que se vea de qué son capaces”.

Con un ‘w’ de más o no, nadie está aprovechando mejor la ocasión y sus oportunidades que Wondo(w)lowski, el humilde héroe de Estados Unidos.