Marcelo Moreno, o Marcelo Martins Moreno, nació en Santa Cruz de la Sierra (Bolivia) de madre boliviana y padre brasileño. Si bien representó a la Seleção en categoría sub-20, sus partidos como internacional absoluto los disputa con La Verde. En su país natal es conocido como Marcelo Martins, mientras que en el país que ahora considera su casa se le conoce como Marcelo Moreno (pues en Brasil prevalece el apellido materno).

No hay nada contradictorio, no obstante, en cuanto al momento de forma del ariete del Cruzeiro durante los últimos seis meses. El punta de 20 años ha causado sensación tanto con su club como con Bolivia, aunque, si bien se le considera el futuro de la selección boliviana, sus metas más inmediatas radican en el fútbol de clubes.

A Raposa se mide esta noche al Caracas FC en la Copa Libertadores, consciente de que con una victoria arrebataría el liderato del Grupo 1 a su rival venezolano. Después, el conjunto que entrena Adilson Batista regresará al Mineirão para enfrentarse el domingo a su gran rival, el Atlético Mineiro, en un choque crucial valedero para el campeonato estatal. Marcelo Moreno reiteró a FIFA.com su convicción de que el Cruzeiro conquistará la gloria continental y que Bolivia se clasificará para la Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010.

Señor Marcelo, 2008 ha empezado de manera prometedora para el Cruzeiro, pero ahora el equipo afronta dos encuentros contra el Caracas y el Atlético Mineiro, que pueden suponer un todo o nada en su temporada. ¿Cree que el equipo está capacitado para manejar la presión y arrancar un par de victorias?
En el fútbol no hay nada sencillo. Cuando juegas en la Libertadores y cuando disputas un clásico, no puedes dar nada por sentado. De todas formas, Adilson, el técnico, nos está haciendo jugar bien y trabajar duro en los entrenamientos, por lo que esperamos ganar ambos encuentros, aunque sabemos que será complicado.

En sus dos primeros partidos, el Caracas venció a San Lorenzo y al Real Potosí. ¿Le sorprendió?
No especialmente. La victoria ante San Lorenzo fue impresionante, pero el Caracas tiene un equipo muy bueno. Juega bien el fútbol, hace circular el balón y tiene muchos jugadores con experiencia. Ya lo hizo bien en la Copa Libertadores del año pasado, y eso demuestra que es un equipo a tener en cuenta.

El Caracas jugará fuera de casa por primera vez en el Grupo 1. ¿Cree que la visita al estadio Mineirão infundirá miedo escénico al conjunto visitante?
Eso espero. La afición del Cruzeiro es muy apasionada y siempre podemos contar con su apoyo. Siempre es una ventaja tener a tus seguidores animándote.

¿Puede ganar la competición el Cruzeiro?
No me cabe la menor duda de que podemos, y toda la plantilla comparte esa opinión. Estamos en un buen momento de forma y mejorando constantemente bajo la dirección de Adilson. Estamos convencidos de que podemos ganar.

En su opinión, ¿qué equipos son los principales rivales del Cruzeiro de cara al título?
En la Libertadores no hay partidos sencillos. Primero tenemos que concentrarnos en salir airosos de nuestro grupo, porque tenemos que competir contra tres equipos complicados. Hay varios conjuntos que podrían coronarse, pero campeones recientes como Boca Juniors y São Paulo poseen muchos boletos para lograrlo.

Fabio está atravesando por un gran momento de forma con el Cruzeiro esta temporada. ¿Cree que merece ser un fijo en las convocatorias de Dunga con Brasil?
Sin lugar a dudas. Fabio es un gran guardameta y con nosotros lo está haciendo magníficamente. Espero de veras que tenga la oportunidad de convertirse en un fijo. Todavía es joven y está jugando muy bien.

¿Cuál es la prioridad del club este año: el estatal Campeonato Mineiro, la liga brasileña o la Copa Libertadores?
Creo que a los directivos les gustaría más que ganásemos la Copa Libertadores, pero los jugadores pensamos en ganarlo todo. Así es como tenemos que pensar.

Pasamos a repasar su trayectoria como internacional. En categoría sub-20, acudió a la llamada de Brasil...
Estaba jugando en el Vitoria (su anterior club) y me llegó la convocatoria. Fue una gran oportunidad para mí.

Después optó por representar a Bolivia en categoría absoluta, en vez de luchar por abrirse un futuro con Brasil. ¿Fue una decisión difícil?
Sí, fue una decisión muy difícil. Me lo pensé mucho y recibí muchos consejos de varias personas, entre ellas mi padre [el ex jugador del Palmeiras Mauro Martins]. Sopesé las dos opciones. Bolivia me abrió las puertas y demostró su confianza en mi fútbol. Me dio la oportunidad de jugar los partidos de clasificación para la Copa Mundial de la FIFA y eso supuso un gran estímulo. Estoy muy contento con mi decisión.

Bolivia ha empezado con mal pie su intento por acceder a Sudáfrica 2010. ¿Aún confía en que el equipo se clasifique para la fase final?
Todo es posible. Tres de nuestros cuatro partidos han sido fuera y eso nos ha complicado las cosas, pero creemos que podemos clasificarnos para el Mundial. Ahora tenemos dos encuentros en casa y, si los ganamos, nos metemos de nuevo en la lucha. Es muy importante que derrotemos a Chile (en nuestro próximo partido de clasificación, en junio).

Si bien Bolivia cayó por 5-3 ante Venezuela, su actuación individual debió de dejarle muy satisfecho. ¿No es así?
No conseguimos el resultado que nos habíamos propuesto, así que me llevé un gran disgusto. Lo que me importa es ayudar a la selección a triunfar, no la gloria personal. Creo que así es como debe pensar un jugador: el equipo debe ser lo primero. Es cierto que metí dos goles, pero los habría cambiado por los tres puntos sin vacilar.

Bolivia se mide a Brasil en septiembre. ¿Cómo se siente ante la posibilidad de jugar contra la Seleção?
La verdad es que no me he parado mucho a pensar en ello, pero me imagino que será una ocasión muy emotiva para mí. He vestido tanto la camiseta de Brasil como la de Bolivia. Fue un honor representar a Brasil y aquí tengo mucha gente que me ha ayudado. Sin embargo, nací y me crié en Bolivia, estoy muy agradecido a los aficionados bolivianos por apoyarme y haré todo lo que pueda para ayudarles a obtener un resultado positivo.

¿Con qué selección irá su padre?
(Risas) ¡No lo sé! Bueno, pienso que un padre siempre tiene que apoyar a su hijo, así que creo que me animará a jugar bien y a contribuir a una victoria de Bolivia. Un padre siempre quiere que su hijo triunfe.

Por último, ¿cuáles son sus principales ambiciones para el futuro?
Conquistar la Copa Libertadores con el Cruzeiro y, algún día, jugar en el Real Madrid. Ahora mismo sólo pienso en la Libertadores, en darle el título al Cruzeiro y una alegría a la afición. Pero en un futuro, jugar en el Real Madrid algún día sería un sueño hecho realidad.