Inter iguala con Estudiantes y es campeón (1-1)
© AFP

El brasileño Internacional se convirtió este miércoles en campeón de la VII Copa Sudamericana de fútbol al empatar con el argentino Estudiantes en 1-1 con un agónico gol conseguido al minuto 113, en tiempo extra.

Inter había ganado el partido de ida por 1-0 hace una semana, pero este miércoles Agustín Alayes puso a Estudiantes en ventaja al minuto 65, llevando la decisión a la prolongación.

Cuando ya parecía que la decisión iría a la definición por penales, el goleador Nilmar aprovechó una serie de rebotes ante el arco argentino para anotar y dar el trofeo al equipo brasileño. De esta forma, Internacional se convirtió en el primer equipo de su país en conquistar la Copa Sudamericana.

"Es un sueño hecho realidad. Después de tanto tiempo sin jugar, volver a un club como Inter y cerrar el año con un título me hace muy feliz. No puedo pedir más", expresó el goleador al finalizar el encuentro.

Estudiantes, con personalidad
Presionado por la exigencia de conseguir una victoria, Estudiantes de La Plata se plantó en la cancha con sus líneas adelantadas y le qiotó a Internacional el espacio para imponer su mejor toque de pelota.

El entrenador del equipo argentino estableció una marcación escalonada sobre el veloz Nilmar y el habilidoso Andrés D'Alessandro, al tiempo que el experimentado Juan Verón asumió la responsabilidad de distribuir el juego.

No obstante, el equipo brasileño se mostró más eficiente en el trato del balón y equilibró tácticamente el partido con las proyecciones de D'Alessandro por los dos andariveles de la cancha buscando la asociación con Nilmar, mientras Alex retrocedía para arrastrar marcadores.

En ese escenario a Internacional le bastó la primera media hora de juego para adueñarse por completo del terreno. Al conjunto argentino, en tanto, le quedaron apenas los lanzamientos en profundidad que nacían de los pies de Verón en búsqueda del contragolpe.

En el segmento final del primer tiempo, el 'pincharrata' argentino pasó a arriesgar más. Las subidas en velocidad de Marcos Angeleri le proporcionaron a Verón el asociado que precisaba para reducir la velocidad del partido y buscar jugadas ofensivas.

Para el segundo tiempo, Inter buscó anular las peligrosas subidas de Angeleri situando al oportunista Alex en los espacios dejados por el jugador argentino, y así nuevamente Estudiantes pareció quedarse sin opciones.

La solución del equipo rioplatense fue orientar al atacante Gastón Fernández a actuar más abierto por el costado izquierdo en sociedad con Leandro Benítez, y de esa forma nuevamente llevó la disputa al terreno de Inter.

Llegan las emociones
Sobre el minuto 65, Benítez ejecutó un tiro libre desde el costado izquierdo del ataque de Estudiantes. El balón atravesó toda la defensa brasileña y por el otro costado apareció Alayes para conectar de pierna derecha y mandar la pelota a la red.

El gol desarticuló de forma evidente a Inter, al tiempo que Estudiantes encontró la energía de la que parecía carecer. El partido se tornó electrizante, con seguidas situaciones de peligro ante los dos arcos.

Con Estudiantes dueño de la pelota y de la iniciativa, el talento de Verón en la distribución del juego volvió a brillar con intensidad ante un equipo de Inter incapaz de recuperarse del gol sufrido, hasta el silbatazo final del tiempo reglamentario.

Estudiantes comenzó el tiempo extra visiblemente más motivado que Inter, pero al experimentado Verón el cansancio comenzó a pasarle la cuenta, dejando al conjunto argentino sin su principal generador de juego.

Cuando todo indicaba que el campeón saldría en disparos de los 12 pasos, Nilmar hizo estallar el estadio Beira-Rio con un gol dramático luego de una interminable serie de rebotes.

Los escasos minutos restantes fueron de descontrol en la cancha, con varios amonestados y las expulsiones de Rodrigo Braña y Mauro Boselli, hasta que el árbitro Jorge Larrionda indicó el fin del partido y el inicio de la fiesta 'colorada'. El Internacional, que se adjudicó la Copa Libertadores y la Copa Mundial de Clubes de la FIFA en 2006, celebró además la Recopa Sudamericana en 2007, título que intentará repetir en 2009 gracias a la conquista de esta noche. ¿Su rival? La Liga de Quito de Ecuador.