Samara, situada en el extremo sudoriental de la Rusia europea, en la confluencia de los ríos Volga y Samara, es una ciudad famosa en Rusia por su pasión por el fútbol. En el cartel, este amor queda bien reflejado en las líneas geométricas, poderosas y coloridas, que salen disparadas hacia arriba, hacia el futuro. También aparecen en él los símbolos tradicionales de Samara, el complejo Ladya y el Monumento a la Gloria, este último rematado por una figura que se representa aquí en la pose del futbolista. Visitantes y residentes acuden en masa a las orillas del Volga para disfrutar del sol y de la diversión que ofrecen sus “playas”, y este ambiente se refleja en los colores vivos e intensos del cartel.