Ekaterimburgo, situada en las proximidades de los montes Urales, constituye el punto de encuentro entre dos continentes: Europa y Asia. En el centro de esta imagen se halla una “flor de piedra”; la piedra en sí es una preciosa malaquita, una gema famosa en la región. La flor de piedra es también el título de una obra del famoso novelista ruso Pável Bazhov, ambientada en los Urales. Los colores del cartel representan los Urales, los montes y el rico suelo de la región. El azul representa el río Iset. Ninguno de los elementos gráficos que aparecen en el cartel posee bordes nítidos ni completamente delimitados, para reflejar el hecho de que no existen límites ni fronteras entre los países que aman el fútbol.