"Al atardecer, se formó una tormenta. Una masa de nubes densas se cernió sobre la aldea. Encrespado fuertemente por el viento, el Don mandaba grandes olas de espuma contra sus orillas. En la lejanía, breves relámpagos encendían el cielo y, de vez en cuando, algún trueno hacía temblar la tierra".
Mijail Sholojov, El Don apacible

La interminable estepa de la cuenca del río Don, conocida desde la época de Herodoto como la tierra de los belicosos escitas, acabó convirtiéndose en la cuna de los cosacos, amantes de la libertad.

  • Fundada en: 1749
  • Población: 1.100.000
  • Distancia a Moscú: 1.109 km

La llamativa cultura cosaca sigue estando muy presente en Rostov del Don, una ciudad moderna de un millón de habitantes con vistas al hermoso río Don. La localidad de “Starocherkasskaya”, situada a 27 kilómetros de Rostov del Don, es la antigua capital de los Cosacos del Don. Actualmente es una ciudad museo, y una de las principales atracciones turísticas de la zona.

A pesar de su extensa historia, la apariencia de Rostov del Don es la de una ciudad joven y moderna. Sus calles tienen nombres tan románticos como Armoniosa, Creativa y Afortunada y, en ellas, uno puede encontrar monumentos de lo más inusual; como los dedicados al caño de una fuente, o a un lector de periódicos.

Gracias al río Don, la ciudad goza de tranquilas y pintorescas playas de arena, así como de una cocina única, con sabrosos platos de pescado y de cangrejo.

Rostov del Don está situada a unos mil kilómetros al sureste de Moscú, y es un importante centro cultural y de transportes del sur de Rusia.