Suele decirse que las rachas están para romperse, y buena cuenta de ello pueden dar colombianos y argentinos. En 1993, la albiceleste de Alfio Basile llegó a Barranquilla con una marca de 33 partidos sin conocer la derrota, dispuesta a mantener su marcha imparable en el Grupo A de las eliminatorias rumbo a la Copa Mundial de la FIFA Estados Unidos 1994.

No obstante, la Colombia de Francisco Maturana, liderada en el campo de juego por el genial Carlos Valderrama, se impuso por 2-1 y puso fin a aquel invicto. Pocos sabían que ese golpe era apenas un anticipo a lo que se viviría 21 días después...

A continuación, FIFA.com repasa aquella tarde del 5 de septiembre de 1993, en la que Colombia, en el mismísimo estadio Monumental, propinó a Argentina la goleada más humillante de su historia.

Los detalles

Argentina 0-5 Colombia
Goles: Rincón (41' y 62'), Asprilla (49' y 64') y Valencia (84') -Colombia-.
5 de septiembre de 1993, Estadio Monumental, Buenos Aires (Argentina)

Argentina: Sergio Goycochea; Julio Saldaña, Jorge Borelli, Oscar Ruggeri, Ricardo Altamirano; Gustavo Zapata, Fernando Redondo (69', Alberto Acosta), Diego Simeone, Leonardo Rodríguez (54', Claudio García); Ramón Medina Bello y Gabriel Batistuta. DT: Alfio Basile.
Colombia: Oscar Córdoba; Luis Herrera, Luis Perea, Alexis Mendoza, Wilson Pérez; Leonel Álvarez, Gabriel Gómez, Carlos Valderrama, Freddy Rincón; Faustino Asprilla y Adolfo Valencia. DT: Francisco Maturana.

El contexto
Los aficionados argentinos colmaron el Monumental dispuestos a celebrar la clasificación a Estados Unidos 1994. Después de todo, necesitaban un triunfo en esa última jornada para superar a los cafeteros, un punto por encima en la tabla, y asegurar así su pasaje rumbo a Norteamérica sin necesidad de pasar por un repechaje. A los colombianos les alcanzaba con un empate, algo que parecía difícil por lo visto en los primeros minutos.

El equipo de Alfio Basile, bicampeón de América por ese entonces, presionó desde el primer instante y puso en apuros a un joven pero efectivo Córdoba.

Sin embargo, el correr de los minutos y la falta de precisión en los últimos metros comenzaron a poner nerviosos a los locales, que padecieron una buena contra manejada por el Pibe Valderrama. El talentoso número 10 habilitó a Rincón quien, regate largo mediante, dejó detrás a Goycochea y abrió el marcador ante la sorpresa de Diego Maradona, presente como aficionado en una de las tribunas.

La segunda parte no pudo empezar peor para Argentina, que seguía apretando en busca del empate... pero padecía en defensa. Valderrama comenzó a manejar el balón a su placer y en apenas 20 minutos del segundo tiempo, el marcador ya estaba 4-0 luego de diversas contras definidas magistralmente por Asprilla, dos veces, y Rincón.

Con esa ventaja, los argentinos comenzaron a mirar de reojo lo que sucedía con Paraguay y Perú. ¿La razón? A esa altura, si los guaraníes ganaban, la Albiceleste se quedaba afuera del Mundial por diferencia de gol... Afortunadamente para la en ese entonces subcampeona del mundo, la Albirroja no pudo con los peruanos e igualó 2-2.

Los argentinos, enfurecidos con su selección, comenzaron a celebrar los pases de los futbolistas colombianos que, a minutos del final, sellaron el histórico 5-0 con un toque del Tren Valencia. Nunca antes Argentina había caído como local en el marco de las eliminatorias en el Monumental, y recién volvió a hacerlo en 2016, cuando cayó 0-2 con Ecuador por las eliminatorias para Rusia 2017.

Los pupilos de Carlos Valderrama se retiraron eufóricos, clasificados y aplaudidos por la afición argentina, que se marchó reclamando el retorno de Maradona al equipo de cara a la repesca que se avecinaba contra Australia.

La figura
Ante semejante demostración cafetera, sería injusto mencionar a un solo futbolista de aquella tarde. Córdoba fue vital con una gran cantidad de atajadas milagrosas y Valderrama fue el cerebro de un mediocampo mortal para los locales, mientras que Asprilla y Rincón dieron cátedra a la hora de definir. Sin dudas, entre ellos y el equilibrio de Leonel Álvarez se encuentran las claves del partido más recordado en la historia del fútbol colombiano.

Se dijo...
"Ese resultado fue excelente porque demostramos al mundo que Colombia estaba a la altura de las grandes circunstancias. No por nada acudió a 3 Copas del Mundo consecutivas. Algunos dicen que ese triunfo nos mareó, pero el fútbol es eso: una máquina de ilusiones y desilusiones, donde nunca ganar hace mal. Ese resultado no tiene nada que ver con los acontecimientos posteriores". Francisco Maturana, seleccionador de Colombia en 1993.

"Cuando marcamos el tercer, cuarto y quinto gol, lo miré a Pacho y le dije 'aquí sí estamos complicados'. Iban a decir que éramos los mejores del mundo. Si hubiéramos perdido, éramos los peores, pero me preocupé con ese 5-0 porque en el país no había equilibrio". Hernán Gómez, ayudante de Francisco Maturana en 1993.

"No quisiera recordar nunca más ese partido. Fue un aborto de la naturaleza, un día en el que yo quería hacer un pozo y enterrarme". Alfio Basile, seleccionador de Argentina en 1993.

¿Qué sucedió luego?
Los jugadores colombianos, recibidos como héroes nacionales en su regreso a casa, acudieron a Estados Unidos 1994 con el cartel de favoritos, pero fueron sorprendidos en primera ronda donde quedaron eliminados en el Grupo A tras caer ante Rumania (1-3) y Estados Unidos (1-2). La despedida con triunfo sobre Suiza (2-0) no alcanzó a suavizar la tristeza generada días más tarde cuando Andrés Escobar, autor de un gol en contra ante los anfitriones, falleció baleado en Medellín.

En lo que respecta al mero plano futbolístico, aún hoy se debate si aquella victoria favoreció o perjudicó al fútbol colombiano: mientras algunos creen que ese día la selección cafetera se graduó entre los grandes, otros señalan el 5-0 como un resultado engañoso que mareó a sus futbolistas.

Por su parte, Argentina padeció aquella derrota como una de las más humillantes de su historia. La tradicional revista El Gráfico publicó una tapa negra con la palabra "¡Vergüenza!", al mismo tiempo que otros medios comenzaron a cuestionar el ciclo de Basile.

El entrenador volvió a convocar a Maradona para la repesca ante Australia, que se saldó de forma satisfactoria tras igualar en Sydney (1-1) e imponerse en Buenos Aires (1-0) con un tanto de Batistuta. En Estados Unidos, la Albiceleste se clasificó como mejor tercera en el Grupo D para caer en octavos ante Rumania (3-2).