El 0-0 de Inglaterra siguió un patrón habitual para esta selección en las Copas Mundiales de la FIFA. Pero en las cifras de FIFA.com también son protagonistas los goles de Landon Donovan y Milan Jovanovic, que hicieron un poco de historia.

82 minutos marcaba el reloj del encuentro contra Eslovenia cuando Michael Bradley estableció el 2-2 para Estados Unidos. Es la primera diana que logra un jugador en una Copa Mundial de la FIFA para una selección entrenada por su padre.

38 minutos habían transcurrido en Puerto Elizabeth cuando Milan Jovanovic metió el que acabaría siendo el único gol del encuentro contra Alemania. En sus seis anteriores enfrentamientos mundialistas contra este rival, Serbia (contando cuando era Yugoslavia y también Serbia y Montenegro) solamente había conseguido imponerse en una ocasión. El encuentro de este viernes ha sido el primero en ocho duelos entre ambos países del que Alemania ha salido perdedora.

36 años hay que remontarse en el tiempo para encontrar la última vez que Alemania falló una pena máxima con el partido en juego en una Copa Mundial de la FIFA. Fue en la edición de 1974, cuando Uli Hoeness no logró convertir su lanzamiento contra Polonia en un encuentro de la segunda fase. E incluso contando las tandas de penales, solamente había habido un error alemán en todo ese tiempo: Uli Stielike marró su tiro contra Francia en la semifinal de España 1982 (aun así, Alemania se impuso por 5-4). Esa noche, cinco futbolistas germanos sí transformaron su lanzamiento, y otros cuatro lo hicieron sucesivamente en sus demás tandas de penales hasta la fecha, en 1986, 1990 y 2006.

17 partidos tardó en llegar la primera derrota para Alemania en un encuentro de la primera fase de la Copa Mundial de la FIFA desde el 13 de junio de 1986. En aquella ocasión, en la cita mexicana, Jesper Olsen (de penal) y John Eriksen fueron los goleadores del 2-0 a favor de Dinamarca. Antes de la derrota ante Serbia, Alemania había ganado 12 encuentros y empatado 4 en las fases de grupos y, en cuatro ediciones seguidas (1990-2002), su balance en la liguilla fue idéntico: 2 victorias y 1 empate.

13 minutos convirtieron al golazo que marcó Valter Birsa contra Estados Unidos en el tanto más madrugador que registra Eslovenia en un partido de la Copa Mundial de la FIFA.

10 encuentros con Inglaterra sobre el césped han concluido en 0-0; más que ninguna otra selección en la historia de la Copa Mundial de la FIFA.

8 partidos ha tardado Argelia en la gran cita mundialista en mantener por primera vez su portería a cero.

7 goles se han marcado hasta ahora en el Grupo C, que no es ni mucho menos el total más bajo, aunque también es cierto que se han jugado dos partidos más que en cinco de los demás grupos. Sin embargo, la presencia de Inglaterra en el grupo hace pensar que cualquier otro cuarteto registrará una cantidad más alta en la columna de “goles a favor” al concluir la primera fase. No en vano, en sus cinco últimas participaciones, Inglaterra siempre ha figurado en el grupo que acabó presentando una cosecha de goles más baja, con estos totales: 1986 (9), 1990 (7), 1998 (11), 2002 (9) y 2006 (10).

7 jugadores alemanes han sido expulsados en todas las ediciones de la Copa Mundial de la FIFA. Como en el caso de Miroslav Klose, que fue excluido en el minuto 37 del partido contra Serbia, cuatro de las siete tarjetas rojas llegaron en el primer periodo.

5 derrotas consecutivas en la Copa Mundial de la FIFA hacían que Serbia afrontase con inquietud su encuentro contra Alemania. Su última victoria databa del 25 de junio de 1998, con un 1-0 ante Estados Unidos.

3 goleadores han visto puerta para Estados Unidos en más de una edición de la Copa Mundial de la FIFA. El tanto de Landon Donovan en el 2-2 ante Eslovenia lo equiparó a Brian McBride y a Clint Dempsey, quien logró esa hazaña el pasado sábado con su diana en el empate a 1-1 con Inglaterra.

2 selecciones de la zona de la CONCACAF han remontado dos goles en contra para acabar firmando un 2-2. Antes de que Estados Unidos salvara el tipo en su choque contra Eslovenia, México ya completó esa misma reacción contra Bélgica en 1998. Entonces, Cuauhtémoc Blanco, autor del segundo gol de México en su victoria por 2-0 del jueves ante Francia, fue quien anotó el tanto del 2-2.