A excepción de Europa, donde aún no ha arrancado, la fase clasificatoria para la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™ ya lleva un tiempo a toda vela en el resto del mundo. De hecho, un tercio de las selecciones que han participado en la competición preliminar ya han sido eliminadas; las sorpresas resultantes de algunos de los encuentros del pasado mes de noviembre dan fe de ello.

El país más grande, en el sentido más literal del término, que ha tenido que decir adiós fue la R.P. China, que cayó por 4-0 ante Singapur el 15 de noviembre. De este modo, la nación más populosa del mundo tropezó al final de la tercera ronda clasificatoria. Los chinos, bajo las órdenes de Camacho y que lucían el cartel de favoritos del grupo A, quedaron terceros de su grupo por detrás de Jordania e Irak, los dos combinados que accedieron a la cuarta ronda.

La primera y única participación china en un Mundial data de la edición de 2002. En las tres últimas citas mundialistas ya estuvo ausente, por lo que la ausencia en la próxima afectó profundamente al ánimo de jugadores, oficiales y equipo técnico.

“Todos coincidimos en que la selección china ha de cambiar -apuntaba Camacho en la rueda de prensa previa a la contienda en Singapur-. Tenemos mucho trabajo por delante, hay que mejorar en muchos aspectos, comenzando por los entrenamientos. Hay que entrenar más, competir más para ser mejores“. Los entrenadores suelen ser los que pagan los platos rotos tras una decepcionante campaña. Pero el caso de Camacho es distinto, pues se le ha concedido el tiempo necesario para llevar a cabo las reformas; la Asociación de Fútbol de China confía en la experiencia del español para que instruya a los entrenadores de los clubes profesionales chinos.

Zambia y el tenis de mesa  
Li Weifeng, capitán de la selección china, respaldó al que fuera entrenador del equipo español, del Real Madrid y del Benfica, ya que contratar un nuevo director técnico no solucionaría los problemas que padece el fútbol de su país.

“En los últimos diez años, el fútbol chino no ha ido por el buen camino; mientras que otras selecciones han avanzado mucho, nosotros hemos ido para atrás -comenta Li a los periodistas-. A Camacho no se le ha dado el tiempo suficiente; hay que tener paciencia, creer en él. Le gustaría que los futbolistas chinos entendieran algo más de estrategia, pero no es así. Es como si un preparador chino de tenis de mesa entrenara a la selección de Zambia y se le exigieran triunfos de inmediato“.

Compañeros de decepción de los chinos en el mes de noviembre fueron también otros participantes en pasados mundiales, como es el caso de la RDP de Corea, presente en las ediciones de 1966 y 2010; al caer en la vuelta por 1-0 frente a Uzbekistán, semifinalistas de la Copa Asiática de 2010, los norcoreanos se convirtieron en la primera selección presente en Sudáfrica que no formará parte de la edición brasileña.

Uzbekistán ocupó así con Japón los dos puestos del grupo C que daban acceso al Mundial. Por su parte, Australia e Irán se aseguraron plaza en la cuarta ronda de clasificatorios de su confederación a un partido del final al asegurarse el liderazgo de sus grupos respectivos.

El pasado 11 de noviembre, los australianos vencieron a Omán por 1-0, y repitieron resultado cuatro días más tarde frente a Tailandia, pero esta vez a domicilio. Tras participar en 1978, 1998 y 2006, Irán lucha por su cuarta presencia en la fase final de un Mundial. Para ello, sigue intratable: venció a Indonesia a domicilio por 4-1, país que cuenta con una única participación mundialista en 1938, cuando aún recibía el nombre colonial de Indias Orientales Neerlandesas.

“Hoy por hoy, Asia está dominada por tres reyes: Australia, Japón y la República de Corea. Nuestro objetivo a corto plazo es conseguir que Irán sea el cuarto rey“, señaló Carlos Queiroz, el experimentado preparador de los iraníes, tras el triunfo en Yakarta.

De este modo, seis selecciones ya se han clasificado para la cuarta ronda asiática, y las cuatro plazas restantes se decidirán el próximo 29 de febrero, fecha prevista para la última jornada de la tercera manga. Por detrás de Australia en el grupo D, Arabia Saudí, Omán y Tailandia tienen posibilidades de hacerse con el segundo puesto.

En el grupo E, Qatar, que organizará el Mundial de 2022, disfruta de una posición acomodada para clasificarse junto con los iraníes; estos cuentan con un colchón de tres puntos y nueve goles de diferencia sobre Bahréin, sus vecinos y únicos rivales pendientes.

El grupo B ha deparado una cierta sorpresa, ya que la República de Corea, una de las fijas en los mundiales, sigue en una cerrada lucha a tres bandas con el Líbano y Kuwait. Los Emiratos Árabes, presentes en el Mundial de 1990, ya están descartados. Con la intención de participar por octava vez consecutiva en la fase final de un Mundial, en la que sería su novena participación en total, los surcoreanos han tenido dificultades fuera de casa, ya que empataron a un tanto en Kuwait el pasado mes de septiembre, perdieron 2-0 frente a la selección emiratí y cayeron 2-1 en Beirut para sorpresa de propios y extraños, ya que abrieron el grupo frente a los libaneses con una contundente victoria por 6-0. Para evitar la catástrofe que supondría quedar fuera del Mundial, los hombres de Cho Kwang Rae deberán cosechar al menos un punto en el partido que les enfrentará en febrero a Kuwait y para el que cuentan con la ventaja del campo.

El Caribe depara sorpresas  
En la CONCACAF también se sufrió más de un descalabro en noviembre, ya que cayeron tres de los seis cabezas de serie tras la segunda ronda de clasificación. Haití y Trinidad y Tobago, selecciones con algún Mundial en su haber, acabaron segundos en sus grupos respectivos; y solo pasaba de ronda el primero de cada grupo. Granada, cabeza de serie del grupo E, perdió cuatro de los seis partidos disputados, por lo que acabó como farolillo rojo.

Como no podía ser de otra manera, la desgracia de los favoritos la aprovecharon las selecciones que acabaron por encima. Los Jagaures de Oro de Guyana se aseguraron plaza en la siguiente manga a costa de Trinidad y Tobago, al que derrotaron por 2-1 en la penúltima jornada de noviembre. Los insulares, participantes en la Copa Mundial de 2006, consiguieron batir a Guyana por 2-0 cuatro días después en Puerto España, lo que no les impidió quedar un punto por detrás y de esta forma excluidos de forma prematura por primera vez en tres décadas.

“Es un momento histórico para Guyana. Lo hemos conseguido por convencimiento, determinación y voluntad, lo hemos hecho por nosotros y por el país -comentó el trinitense Jamaal Shabazz, entrenador de Guyana, tras la decisiva victoria de su país de adopción-. Hemos soñado con este momento, hemos trabajado juntos y los hemos conseguido“.

Éxtasis similar se vivió en el diminuto estado de Antigua y Barbuda el pasado 11 de noviembre cuando truncaron la clasificación de Haití, que ansiaba repetir el éxito del Mundial de 1974. Con una población de únicamente 90.000 personas (por los casi diez millones de Haití), Antigua y Barbuda se impuso en casa 1-0 contra todo pronóstico en el abarrotado estadio de críquet de St. John, capital del país. Skepple, a sus 30 años, se convirtió en el héroe local al marcar el tanto de la victoria a ocho minutos del final. Al igual que Trinidad y Tobago, Haití consiguió un triunfo meramente lenitivo cuatro días después, ya que le faltaron dos puntos para clasificarse.

“Podemos llegar a ser toda una potencia en el Caribe, podemos batir a cualquier rival“, declaró el delantero local Byers plenamente confiado; sus ocho dianas durante esta fase lo convirtieron en el máximo goleador de entre todas las selecciones con posibilidades de llegar a Brasil. Tras deshacerse de Haití, a Byers y los suyos les viene encima un reto aún mayor: la tercera ronda de la CONCACAF, en la que tendrán que enfrentarse a los pesos pesados de la confederación (EE. UU. y Jamaica) y a Guatemala, que también superó ronda.

Guatemala, que acababa de ceder plaza a Granada en la Clasificación Mundial FIFA/Coca-Cola, por lo que comenzó como segundo cabeza de serie, demostró ser la selección más en forma del grupo E, ya que contó sus seis encuentros por victorias, entre las que se cuentan dos muy cómodas ante los granadinos.

Por su parte, los otros tres grupos de la CONCACAF recorrieron caminos predecibles, ya que sus cabezas de serie (El Salvador, Panamá y Canadá) superaron ronda con relativa facilidad. Salvadoreños y panameños igualaron a guatemaltecos al imponerse en todos los encuentros, pero a Canadá le costó algo más, pues ganó cuatro y empató dos. El rival que más cara vendió su piel fue San Cristóbal y Nieves: los del archipiélago pagaron un precio muy alto por los empates, especialmente el trascendente choque sin goles contra los norteamericanos en el decisivo encuentro de noviembre en Basseterre.

África sorprende, pero menos  
Mientras la segunda ronda de la CONCACAF llega a su fi n y la ACF está a punto de cerrar su tercera manga, los clasificatorios en África y Oceanía acaban de comenzar su andadura.

La primera ronda africana ha deparado menos sorpresas que en otras zonas, ya que nueve de las once eliminatorias a partido único han visto clasifi carse al favorito. Las dos excepciones vinieron a cargo de Guinea Ecuatorial y Lesoto que, al vencer claramente en el primer partido disputado en casa, pudieron superar respectivamente a Madagascar y Burundi.

“Ha sido todo un acicate para el país y muy emocionante para el equipo -declaró Leslie Notsi, entrenador de Lesoto, país que ha progresado de forma notoria, pues consiguió la primera victoria de su país en unos clasifi catorios para un Mundial para redondearla con un 2-2 en Bujumbura, capital de Burundi-. El vuelo de vuelta nos llevó a Johannesburgo y luego fuimos en autocar hasta Maseru; al llegar a las once de la noche, aún había gente esperándonos para festejarlo“.

La mayoría de los favoritos pasaron de ronda sin problemas: Kenia, Namibia, Etiopía y la R.D. del Congo y el Congo vencieron con cinco o más goles de margen. Pero Ruanda y Togo, que participó en la edición de 2006, sudaron más de lo esperado para superar la primera ronda al empatar el primer partido.

Ruanda empató a uno con Eritrea, pero en el partido decisivo como locales se impusieron 3-1 y se aseguraron el pase. Los togoleños también tuvieron que superar un empate a un gol frente a Guinea-Bissáu, pero gracias al triunfo por 1-0 en la vuelta sellaron el pase a la segunda manga. Esta victoria fue memorable, ya que supuso el regreso de su delantero estrella, Emmanuel Adebayor, que había anunciado su retirada de la selección dos años antes. La Asociación de Fútbol de Togo confirmó al fi nal del partido que el exinternacional francés Didier Six, en ese momento entrenador provisional de la selección, había firmado un contrato por el que se hacía cargo del combinado de Togo hasta 2014.

A la 31.ª va la vencida  
Fueron muchas las arduas victorias que se celebraron durante el mes de noviembre por todo el mundo, pero ninguna tanto como el 2-1 de la Samoa Estadounidense ante Tonga en la primera ronda de clasificatorios de Oceanía.

Esta victoria supone el primer triunfo en partido oficial de esta selección y pone fin a 30 derrotas consecutivas, entre las que se cuentan las 12 seguidas en sus participaciones previas en los clasificatorios para un Mundial. También se incluye el récord a la mayor paliza: 31-0 que Australia le infligió en abril del 2001. Los samoanos han recibido 129 goles y solo han anotado dos en las doce apariciones previas antes de su proeza ante Tonga.

Tras su increíble victoria en la primera ronda, en la que se enfrentaron los cuatro equipos peor clasificados en Oceanía, Samoa Estadounidense consiguió un empate a uno frente a las Islas Cook, por lo que la probabilidad de pasar a la segunda ronda era muy alta.

No obstante, en el último minuto del partido decisivo del torneo, Samoa Estadounidense despertó de su sueño. Diez minutos antes de la conclusión del partido que les enfrentaba a los anfitriones de Samoa, el poste repelió el que podía haber sido el momento estelar. Pero en el último minuto, el samoano Silao Malo cortó un contraataque de Samoa Estadounidense, asegurando plaza para su selección en la segunda ronda.

La semana que podía haber sido histórica no tuvo final feliz para Samoa Estadounidense, pero las sensaciones que dejaron tras el torneo fueron de lo más placenteras.

“Se trata de fútbol aficionado en estado puro -señaló Thomas Rongen, entrenador de la selección de Samoa Estadounidense-. Al máximo nivel, el fútbol puede ser hasta hipócrita, pero aquí se trata de 23 jóvenes sacrificándose por lo que creen. No reciben nada a cambio, se separan de sus familias, de sus trabajos y hasta pierden dinero. Sobre nuestro portero pesa aún el 31-0 frente a Australia. Lo primero que hizo al acabar el partido fue mirarme. Estaba llorando y me dijo que ya podía decirle a sus hijos que había ganado. Francamente, eso es mucho más grande que el propio fútbol“.

Sudamérica sigue apretada  
Si bien en Europa la acción comenzará el próximo mes de septiembre, una vez concluida la Eurocopa, en la CONMEBOL ya se está luchando por los billetes que llevarán a Brasil 2014.

El torneo de clasificación sudamericano se desarrolla en forma de liga de nueve equipos a ida y vuelta durante un periodo de dos años, de ahí que aún quede mucho tiempo hasta que se conozcan los clasificados y los eliminados.

Los partidos disputados en noviembre dan a entender que estaremos con el alma en vilo hasta el final, ya que la lucha por sumarse a la anfitriona Brasil está siendo más encarnizada de lo esperado.

Con un apabullante 4-0 frente a Chile el 11 de noviembre, Uruguay comienza marcando el ritmo desde el principio. El resto de selecciones de la confederación ha perdido al menos un partido, por lo que únicamente cuatro puntos separan a los líderes uruguayos del Perú, octavo clasificado.

Para más inri, ninguna de las escuadras que disputaron dos partidos en noviembre consiguió hacer pleno. Argentina sigue con el inicio de campaña un tanto indeciso, ya que no pasó del empate a un tanto en casa frente al colista Bolivia, aunque después se impusieron a domicilio de Colombia por 2-1.

Por su parte, Chile se resarció de la derrota frente a Uruguay al vencer a Paraguay por 2-0, cuatro días después de que estos últimos celebraran el triunfo por 2-1 ante Ecuador. Como si se tratara de demostrar que todos los equipos sudamericanos están en disposición de derrotar a sus contrincantes del mismo continente, Ecuador derrotó a Perú 2-0, y Venezuela, la única selección sudamericana que jamás ha estado en una fase final del Mundial, continuó con su impresionante inicio empatando a domicilio en Colombia y superando en casa a Bolivia.

La mayoría de los combinados sudamericanos ya han disputado un cuarto de los partidos, y el resultado es que Venezuela iguala a puntos en lo más alto con Uruguay y Argentina, si bien la Celeste tiene un partido menos que el resto.

En cualquier caso, con más de seis meses por delante hasta que vuelva a ponerse en marcha la competición en junio, los equipos tienen mucho tiempo para enderezar el rumbo. Higuaín, el ariete albiceleste, comentó sobre la victoria de su escuadra ante Colombia algo que era válido para todo el torneo clasificatorio: “Ahora tenemos seis meses para ponernos verdaderamente en forma. El de hoy ha sido un gran paso, pero los clasificatorios son largos“.