A seis meses del inicio de las eliminatorias sudamericanas para la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™, Venezuela continúa trabajando de cara a su objetivo máximo: disputar la primera fase final del certamen en su historia. Es cierto que el calendario marca antes el viaje a Argentina para jugar la Copa América, pero pocas veces como ahora, si alguna vez, la Vinotinto pareció de disponer de tantas herramientas para dar el salto definitivo al máximo concierto internacional.

La pregunta es: ¿sentirán lo mismo los protagonistas de este gran momento del fútbol venezolano? “Definitivamente. La sudamericana una zona muy pareja, donde todos los rivales tienen muchos argumentos, y Venezuela cuenta hoy con la experiencia y la madurez necesaria para dar ese paso. Todos sentimos que es una gran posibilidad la que vamos a enfrentar después de la Copa América”, confiesa en exclusiva a FIFA.com su entrenador, César Farías.

Con apenas 38 años, Farías conduce al combinado nacional desde enero de 2008, cuando reemplazó al también venezolano Richard Páez tras la cuarta jornada del clasificatorio para Sudáfrica 2010. “Desde el día que asumí pensé que las posibilidades reales de llegar al Mundial eran reales, y no nos faltó tanto. Pero uno siempre tenía en mente un proceso apuntado para llegar en condiciones ideales a esta eliminatoria. Este pareciera que es el Mundial de nosotros”, exclama Farias, bajo cuyo mandato la Vinotinto cosechó 16 de las 22 unidades que alcanzó en las pasadas eliminatorias.

La declaración podría pertenecer al técnico de cualquier selección, por eso Farías expone sus fundamentos. “Si no se logró la clasificación hasta ahora ha sido por una cuestión de tiempo, de desarrollo. Somos el país de mayor crecimiento futbolístico, y se puede medir: antes no teníamos tantos jugadores en el extranjero, lo cual nos ha permitido ampliar la base; ningún seleccionado juvenil había jugado un Mundial [el sub-20 en Egipto 2009]; no lográbamos pelear la clasificación a un Mundial de mayores hasta la última fecha… Además, venimos sumando cada vez mayor cantidad de puntos en los clasificatorios. Es lógico que ahora aspiremos a más”.

El dato de Farías es interesante. Tras ser el farolillo rojo con apenas tres unidades en la eliminatoria para Francia 1998, que no jugó Brasil, Venezuela ha ido in crescendo: terminó novena con 16 unidades en la de Corea/Japón 2002, novena con 18 en la de Alemania 2006 y octava con 22 en la de Sudáfrica, donde quedó a dos de la repesca y a cuatro del último boleto directo tras sumar unos inéditos 15 de 27 puntos en la segunda vuelta. De ahí que concluya: “Nosotros no queremos jugar el repechaje, sino clasificarnos directamente, y lo buscaremos desde el primer partido”.

La experiencia de Rey
Para ayudar a desarrollarse en la selección a valores como Yohandry Orozco (20 años, Wolfsburgo de Alemania) o Salomón Rondón (21 años, Málaga de España), miembros de aquel sub-20 que disputó la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA Egipto 2009, Farías cuenta con futbolistas experimentados de la talla de Juan Arango (Borussia Mönchengladbach), Giancarlo Maldonado (Atlante de México) y José Manuel Rey, quien con 36 años se apresta a disputar su quinta eliminatoria mundialista. “De todas, esta es la que más ilusiones me ha generado de antemano. Hay un trabajo serio, se están sacando resultados y contamos con jugadores que llegan en plenitud, jóvenes que pueden volcar aquí el desarrollo físico, técnico y táctico que vienen acumulando en sus clubes. Eso va a ayudar muchísimo”, afirma el defensa a FIFA.com.  

Con más de 100 internacionalidades, nadie tiene mayor cantidad de presencias que él en la historia de la Vinotinto, por eso sus palabras tienen peso. “Todavía siento el sabor amargo de la última eliminatoria, cuando nos quedamos a las puertas del repechaje para Sudáfrica. En la anteúltima fecha recibimos a Paraguay con excelente posibilidades, pero nos faltó algo de jerarquía, perdimos y de nada nos sirvió empatar luego en Brasil. Ahora tenemos más experiencia, por lo que si nos toca atravesar una situación similar, soy optimista que responderemos acorde a las necesidades”.

Hablando de Brasil, su ausencia en las próximas eliminatorias no representa un tema menor, y Rey lo aborda desde su experiencia previa. “Todos los países que no estuvimos en Sudáfrica pensamos en esa plaza que, normalmente, sería para ellos. Pero lo importante será que en la fecha de descanso estudiemos cada partido, cada rival y cada jugador para luego optimizar nuestro rendimiento. Es ahí, en los detalles, donde hemos perdido las oportunidades anteriores”.

Más allá de victorias en Ecuador (2007) y Bolivia (2009), o empates en Uruguay (2008), Chile y Brasil (ambos en 2009), los grandes escollos de Venezuela en las última eliminatoria han sido aquellos rivales que, finalmente, clasificaron al Mundial, ya que no pudo ganarle a ninguno. De hecho, sobre 30 puntos posibles ante ellos cosechó apenas cuatro. Con Argentina y Paraguay, además, perdió los dos partidos…

Pese a esto, Rey siente que la selección ha desarrollado una identidad propia, elemento decisivo para el desafío que se avecina. “Hoy somos una selección competitiva y nos respetan, ya nadie viaja a Venezuela sabiendo que se llevará un buen resultado. Aún así, debemos asumir la responsabilidad de sacar resultados, sobre todo en casa. Sería lindo demostrarnos de una vez a nosotros, al país y al mundo que tenemos los méritos para ir a un Mundial”.