El éxito de la primera Copa Mundial de la FIFA, disputada en Uruguay en 1930, generó tanta expectativa alrededor de la comunidad futbolística de aquellos tiempos que, para determinar los 16 participantes de Italia 1934, la FIFA decidió organizar por primera vez una etapa clasificatoria.

En la misma participaron 32 selecciones de tres continentes diferentes. En el Grupo 1 quedaron encuadradas Lituania, Suecia y Estonia, ninguna de las cuales habían sido invitadas a la edición inaugural. El destino, entonces, quiso que suecos y estonios, dos países políticamente enfrentados en el pasado, se midieran en el primer partido de la primera eliminatoria mundialista de la historia.

Los detalles
11 de junio de 1933, Estadio de Estocolmo
Suecia 6 - 2 Estonia
Goleadores: Knut Kroon (SWE) 7', Lennart Bunke (SWE) 10', Bertil Ericsson (SWE) 13', Torsten Bunke (SWE) 43’, Leonhard Kaas (EST) 47', Richard Kuremaa (EST) 61', Bertil Eriksson (SWE) 70', Sven Andersson (SWE, PEN) 79'.

Suecia: Gösta Krusberg, Otto Andersson, Sven Andersson, Walfrid Persson, Harry Johansson, Ernst Andersson, Gunnar Olsson, Torsten Bunke, Bertil Ericsson, Lennart Bunke y Knut Kroon. Entrenador: John Petterson.

Estonia: Evald Tipner, Eugen Einman, Artur Neumann Tarmiäe, Otto Reinfeldt Reinlo, Karl Rudolf Silberg Sillak, Egon Parbo, Georg Siimenson, Richard Kuremaa, Leonhard Kaas, Heinrich UUkkivi y Friedrich Karm. Entrenador: Bernhard Rein

El contexto
Para el momento en que el fútbol los enfrentó por primera vez, ya habían pasado más de dos siglos desde que Suecia perdiera el control de Estonia a manos del imperio ruso. Futbolísticamente, los estonios disputaron su primer partido oficial en 1920, y su aparición más importante en el concierto internacional había sido en el Torneo Olímpico de Fútbol de París 1924, donde perdieron con Estados Unidos el único partido que jugaron. Bernhard Rein, en aquel momento, fue apenas el segundo entrenador de origen estonio a cargo de la selección.

Suecia, en cambio, tenía una tradición futbolística más marcada. De hecho, participó en el primer Torneo Olímpico de Fútbol en Inglaterra 1908 y organizó el segundo, en 1912. En París 1924 se colgó la medalla de bronce. En 1930 deja de jugar exclusivamente encuentros amistosos, participando de distintos torneos regionales con otros países escandinavos, aunque al no ser invitada para el Mundial de Uruguay, decide participar de las eliminatorias para Italia 1934.

El partido
La historia cuenta que el delantero Knut Kroon fue el autor del primer gol en un encuentro clasificatorio, aunque vale aclarar que su tanto generó la primera contradicción estadística de una competencia preliminar, ya que algunos medios de la época se lo dieron arquero y capitán estonio Evald Tipner. Más allá de esto, el tanto fue un baldazo de agua fría para la visita y un empujón anímico para los dueños de casa, que antes del primer cuarto de hora ya ganaban 3-0 gracias a las conquistas de Lennart Bunke y Bertil Ericsson.

Cuando Torsten Bunke, hermano de Lennart, anotó el cuarto antes del descanso, el pleito parecía sentenciado. A pesar del calor reinante, las dianas de Leonhard Kaas y Richard Kuremaa, le dieron al juego una impensada cuota de incertidumbre. Sin embargo, un nuevo gol de Bertil y otro de Sven Andersson sellaron el inapelable 6-2 final, para el delirio de los más de 8,000 espectadores que se dieron cita al encuentro.

Los que sucedió después
Gracias a su triunfo ante Estonia, Suecia necesitaba apenas un empate en Lituana para asegurase su plaza en Italia 1934. El partido se jugó el 29 de junio en Kaunas ante 6.000 aficionados, un ambiente que no afectó a los suecos, quienes se impusieron por 2-0 con un doblete de Knut Hansson, asegurándose así el primer lugar del grupo y su consiguiente pasaje a la segunda Copa Mundial de la historia. Al no contar con posibilidades de clasificación, el partido entre Estonia y Lituania se canceló.

En la Copa Mundial, Suecia dio una de las grandes sorpresas de la primera etapa al vencer a la Argentina, finalista de la primera edición, por 3-2. Aquel día, el tanto de la victoria lo marcó justamente Kroon, quien de esta manera volvió a instalar su nombre en otra página importante del fútbol sueco. Alemania, sin embargo, puso fin al periplo de los escandinavos en cuartos de final al vencerlos por 2-1.