Alemania es la selección a batir en el camino a Rusia 2018 por varios motivos. Para empezar, es la vigente campeona del mundo, pero además, con sólo 2 derrotas en 84 partidos, Alemania es la nación de mayor éxito en la historia de la competición preliminar de la Copa Mundial de la FIFA™.

La tetracampeona del mundo acumula un promedio de 2,5 puntos y 2,96 goles por partido en sus campañas previas a la cita global. Para aficionados y expertos, estos números no son sino otra prueba más de la consabida eficiencia de los futbolistas alemanes, que siempre saben presentar su mejor cara cuando más importa.

Portugal e Inglaterra son los dos únicos países que pueden jactarse de haber derrotado a Alemania en esta fase. Y por si fuera poco, en la misma guarida del león. En efecto: en octubre de 1985, Carlos Manuel sorprendió al equipo en torno a Karl-Heinz Rummenigge al anotar el gol de la victoria por 0-1 de los lusos en Stuttgart; y en septiembre de 2001 fue la selección liderada por Oliver Kahn y Michael Ballack la que mordió el polvo del Estadio Olímpico de Múnich ante el archirrival inglés, que le infligió una de las derrotas más dolorosas de su historia (1-5). Michael Owen, que a la sazón tenía 21 años, nunca olvidará aquella tarde en la que marcó tres goles y cumplió con creces su promesa como delantero preclaro de Inglaterra.

Pero eso fue todo. Por lo demás, los aficionados alemanes se acostumbraron al triunfo reiterado en los certámenes de clasificación mundialista. Y es que la fuerza mental siempre ha sido una de las grandes virtudes de esta nación que ha dado al mundo estrellas de la talla de Fritz Walter, Uwe Seeler, Franz Beckenbauer, Gerd Mueller, Lothar Matthaeus, Philipp Lahm o el mayor goleador de la historia de los mundiales, Miroslav Klose.

Sangre fría y temple de acero
¿Pero por qué? "Porque Alemania tiene un pasado glorioso y esos éxitos de antaño dan alas a las generaciones siguientes. Sólo hay que fijarse en el balance de los alemanes en los grandes torneos. Hemos crecido, por así decirlo, con la conciencia de que Alemania siempre puede llegar a la final", explicaba Lahm a FIFA.com seis años atrás.

El lateral no sabía todavía que él y sus compañeros pasarían también a formar parte de esa ilustre historia de la Mannschaft tras levantar, hace un año, el trofeo de la Copa Mundial de la FIFA 2014™ en el Maracaná de Río de Janeiro. "¡El torneo entero fue como un sueño para mí!" nos explicaba hace poco Lahm, ya retirado de la selección.

Será emocionante descubrir este 25 de julio, en el Sorteo Preliminar de la Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018™ que va a celebrarse en San Petersburgo, qué selecciones quedarán encuadradas en el grupo de clasificación de la vigente campeona. ¿Podrá alguno de esos rivales lograr la hazaña de derrotar a la Mannschaft y unirse así a Portugal e Inglaterra?