Ahmed Yasin solo tenía tres años cuando su familia dejó Irak con destino a Suecia. Entonces no sospechaba que un día defendería la camiseta del país que lo vio nacer en 1991. Veinte años después, se dispone a participar en la competición preliminar de la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™.

Yasin descubrió el fútbol a los dos años de su llegada a Suecia. En 2007, su talento natural le permitió ingresar en las filas del BK Forward. Poco a poco logró hacerse un hueco en su nuevo equipo, y tres años más tarde se incorporó a la disciplina del Örebro en la máxima categoría del campeonato nacional.

Pero es con la selección iraquí con la que ha vivido sus primeros momentos de gloria. Especialmente en su participación las eliminatorias de la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™. El mes pasado, el jugador de 21 años de edad debutó con los Leones de Mesopotamia en Japón. Y el jueves 11 de octubre tomó parte en el amistoso contra Brasil celebrado en su país de adopción, Suecia.

FIFA.com habló con Yasin de su trayectoria internacional y de las opciones de Irak de acudir a la gran cita del fútbol mundial.

Una familia de futbolistas
El fútbol es el deporte más popular de Irak. Por eso no resulta sorprendente que Yasin comenzara a practicarlo muy joven, al igual que sus tres hermanos, Salar, Araz y Zayd, todos ellos verdaderos apasionados del balón. "A toda mi familia le gusta el fútbol. Cuando era pequeño, seguía los partidos de mis hermanos. Así que ellos han tenido una gran influencia en mi manera de jugar. Para mi, mis hermanos eran el ejemplo a seguir, y sin ellos quizás no hubiese seguido con el fútbol hasta hoy".

Los consejos fraternos le permitieron progresar, tal y como nos confirmó Zayd: "Ahmed tiene un talento enorme en lo que a velocidad y habilidad técnica se refiere. Le estoy constantemente dando consejos para incrementar su confianza y que busque siempre la victoria y el gol".

Fue precisamente su entorno más cercano el que inclinó la balanza del lado de Irak cuando fue convocado para participar en los clasificatorios de la zona asiática para el Torneo Olímpico de Fútbol Londres 2012. Con la selección sub-23 disputó, entre otros, tres choques de la tercera ronda, contra Emiratos Árabes Unidos, Uzbekistán y Australia. Yasin rememoró para nosotros el instante en el que hizo su elección: "Para mí, representar a Irak era algo muy importante. Debía elegir entre mi país de origen y Suecia. Al final me decanté por Irak basándome en los consejos que me dio mi familia. Para ellos fue increíble seguir mis partidos con la selección por televisión. Mis padres siempre me están hablando del entusiasmo del pueblo iraquí por la selección nacional y de la pasión que suscita".

Nunca digas nunca jamás
Hay ocasiones que solo se presentan una vez en la vida, o por lo menos eso suele decir. Aunque la experiencia de Yasin demuestra lo contrario. El pasado mes de febrero, su club le impidió acudir al último compromiso de la tercera ronda de la zona asiática, contra Singapur. Sin embargo, Zico le dio una segunda oportunidad al contar de nuevo con él para el choque contra Japón del mes de septiembre: "Yo sabía que iba a tener otra oportunidad. Fue fantástico regresar a la selección para enfrentarnos a Japón en un estadio lleno hasta la bandera. Hasta la fecha, ha sido mi encuentro más importante. Pensaba que no iba a ser titular, pero el técnico confió en mí. Estoy muy contento de haber hecho honor a mi familia".

La gran esperanza del fútbol iraquí se deshizo en elogios hacia el brasileño Zico: "No es un cualquiera. Fue un gran jugador al que el público todavía alaba, como pudimos constatar en nuestro desplazamiento a Japón. Es una persona formidable que cada día nos enseña algo nuevo".

Nuevos sueños
Yasin se ha fijado el objetivo de llevar a Irak a la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™. El martes, en Doha, aspira a disputar su segundo partido consecutivo, contra Australia. Y en vísperas del choque se mostró muy seguro: "Los australianos no nos subestimarán. Saben que no les resultará fácil medirse a nosotros en Qatar. Nos les vamos a regalar nada, y espero que ganemos para poder continuar nuestra trayectoria hacia Brasil".

El espigado delantero, de 1,85 metros de estatura, reiteró la importancia de la cita con Japón, a pesar del traspié sufrido (0-1). "Antes del partido, algunos nos vaticinaban una abultada derrota. Pero estuvimos bien, lo que nos ha dado confianza para el encuentro frente a Australia".

Y concluyó: "Estamos convencidos de que podemos conseguir el billete para Brasil. Es el sueño de todo el equipo. Esperamos complacer a nuestros compatriotas con esta clasificación".

Después de haber hecho realidad su primer sueño al debutar con la selección iraquí, Yasin se empleará a fondo para que suceda lo mismo con el segundo: estar presente en Brasil 2014.