Petr Cech ya lo ha ganado todo con el Chelsea. Tras llegar a Londres en 2004, el futbolista centroeuropeo, que está considerado como uno de los mejores guardametas del planeta, por fin conquistó la temporada pasada un título que su club llevaba persiguiendo desde siempre: la Liga de Campeones de la UEFA. Suficiente motivo para dar alas a unos Blues que han emprendido esta nueva campaña con buen pie, aspirando a recuperar el título de la liga inglesa al tiempo que defienden su corona continental. 

El portero checo, auténtica figura carismática de su selección, espera también apoyarse en una Eurocopa alentadora para ofrecer el mejor comportamiento posible en los próximos compromisos internacionales que esperan a su país, empezando por la fase de clasificación para la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™.

Petr Cech concedió una entrevista en exclusiva a FIFA.com para hablar de todos esos apasionantes retos que le aguardan este año. 

¿Qué le parece el comienzo de temporada que está teniendo con el Chelsea? 
¡Creo que no está nada mal! Es bueno empezar sumando puntos de entrada y, sobre todo, hemos estado la mayoría de los partidos sin recibir ningún gol. Eso demuestra que hay una buena solidaridad en defensa y, lógicamente, como portero, resulta muy satisfactorio para mí. La pena fue ese partido de la Supercopa de Europa en Mónaco, por el que pasamos completamente de puntillas. Tenemos un equipo hecho para ganar títulos, y no supimos hacerlo contra el Atlético de Madrid, que se mereció la victoria.

Precisamente, en lo que respecta a la competición europea, ¿cómo valora el estreno del equipo en la presente Liga de Campeones de la UEFA? 
Lamento que hayamos empezado con un empate en casa contra la Juventus; sobre todo tras haber ido ganando 2-0. Deberíamos haber controlado mejor el segundo tiempo y haber sentenciado la victoria. Pero de todas formas, también hubo muchas cosas positivas. Hay que seguir así y sumar el máximo de puntos posible para quedar primeros de grupo, y manejar bien los siguientes compromisos.

¿Cuáles son, en su opinión, los puntos fuertes de los Blues este año? 
Tenemos un equipo distinto con muchos fichajes nuevos, que son jugadores más técnicos que físicos. Por consiguiente, nuestro juego ha evolucionado, y estamos intentando aportar más alegría a las transiciones ofensivas, con esos talentos que tenemos arriba. ¡De momento, la llegada de Eden Hazard nos ha hecho mucho bien! Enseguida ha adquirido automatismos con los compañeros que juegan alrededor de él, como Juan Mata u Oscar, y resulta realmente agradable ver adaptarse tan rápido a un jugador llegado de otro liga.

Hablando de Oscar, hemos apreciado que tampoco ha tardado en encontrar su sitio; especialmente con sus dos tantos a la Juve. ¿Le han sorprendido esos dos ejemplos?
Son dos jóvenes jugadores con mucha ambición, que ya tienen bastante experiencia a pesar de su edad. Además, en general, uno se adapta mejor cuando es joven. Ellos saltan al césped para disfrutar y hacer que disfruten los que están a su alrededor. Eden sigue haciendo lo que ya venía haciendo en Francia desde hace unos años. En cuanto a Oscar, estoy muy contento por él, porque no es fácil llegar así de Brasil, de una liga totalmente diferente. Es muy joven, pero con ese doblete, demostró que se merecía de sobra su puesto aquí, y eso le va a dar mucha confianza en lo sucesivo.

¿No es también una muestra de buena salud para el Chelsea el ver integrarse tan bien a sus nuevos fichajes?
¡Sí, es cierto! Pero hace mucho tiempo que el Chelsea cuenta con una plantilla muy solidaria, y que los recién llegados tienen enseguida la sensación de pertenecer a ella. Todo el mundo tiene muy presente que el equipo es más importante que las individualidades, y los nuevos son siempre bien recibidos. Hace más de ocho años que estoy aquí, y casi no he visto a jugadores que considerasen que la vida se les hacía difícil con nosotros, y que no cuajase su integración por culpa de eso. Todo lo contrario.

Todos los pesos pesados de la Premier League están ya ahí, al pie del cañón. ¿Cree que esta temporada se presenta muy abierta?
Pienso que esta temporada será muy disputada y, por tanto, apasionante para los aficionados. Muchos equipos se han reforzado. El Manchester United ha empezado bien y estará ahí luchando por el título, al igual que el Manchester City, que querrá defenderlo; y luego nosotros, que vamos a regresar a la cima. También está el Arsenal, que se está comportando bien, y está metiendo goles al tiempo que se muestra sólido atrás. Si sigue así, va a ser un equipo muy peligroso. Asimismo, podemos ver a otros equipos que tienen la ambición de jugar bien y hacerse con una plaza en Europa. En mi opinión, se presenta tan emocionante como la temporada pasada, en la que no se sabía hasta el final quién iba a ganar el título ni quién iba a descender. Va a estar muy interesante este año también.

¿La victoria en la Liga de Campeones de la UEFA ha dado una fortaleza mental adicional al Chelsea?
Nos hizo disfrutar muchísimo, y nos ha dado mucha más tranquilidad, porque es un trofeo que el club llevaba mucho tiempo tratando de ganar. Por fin hemos conseguido levantar esta magnífica copa y, ahora, nuestro objetivo es defender el título. Después de haber experimentado una sensación tan excepcional, solamente deseamos una cosa: vivirla de nuevo. 

Usted fue uno de los héroes de esa final ganada al Bayern de Múnich; entre otras cosas, deteniendo el penal lanzado por Arjen Robben en la prórroga. ¿Fue ese el mejor momento de su carrera, desde un punto de vista personal?
¡Desde luego! Es un momento del que todo el mundo se va a acordar siempre, y yo el primero. Fue uno de los puntos de inflexión decisivos para la suerte de la final, porque ellos podrían haber ganado si hubiesen marcado en ese momento. Esa parada nos permitió seguir albergando esperanzas, y llegar hasta la tanda de penales. Y ya sabemos lo que pasó después…

Ahora ya lo ha ganado todo con el Chelsea. ¿Qué ambiciones alberga con su selección nacional?
Gané el Campeonato de Europa sub-21 en 2002, en el que vencimos a Francia en la final. Estoy muy orgulloso de ese título, y sueño con reeditarlo algún día con la selección absoluta. Sigo teniendo muchos remordimientos siempre que vuelvo a pensar en aquella semifinal de la Eurocopa que perdimos contra Grecia en 2004, pues teníamos un equipo excepcional y podríamos haber llegado hasta el final. Ahora, dos generaciones de jugadores se han marchado, y estamos en proceso de reconstrucción. En ese sentido, haberse clasificado para la pasada Eurocopa ya fue un éxito, y llegar hasta los cuartos de final una verdadera satisfacción. Podemos considerar esa actuación como un primer paso hacia delante, con el objetivo de clasificarnos para la Copa Mundial de 2014.

En su primer partido de la competición preliminar mundialista, la República Checa arrancó un empate en Dinamarca. ¿Se trata de un buen comienzo?
Es un resultado muy bueno si nos fijamos en las actuaciones de Dinamarca en la fase de clasificación para el Mundial de 2010, donde quedaron al frente de su grupo tras una andadura extraordinaria, sobre todo en casa, y contra grandes selecciones como Portugal. Para nosotros, es algo muy positivo antes de encarar nuestros dos partidos vitales en casa, en los que debemos lograr el pleno a toda costa.

Con una Italia a la que, de momento, le está costando mucho recuperar el nivel que le permitió auparse hasta la final de la pasada Eurocopa, ¿tiene la República Checa una baza que jugar en el Grupo B?
Todo el mundo sabe que Italia es la favorita, junto con Dinamarca, que es la segunda del grupo en la clasificación mundial. Nosotros estamos ahí para dar la sorpresa y apuntarnos un gran éxito eliminando a una de esas dos selecciones. Esperamos al menos quedar segundos para jugar la repesca, pero vamos a hacer todo lo posible para quedar primeros y clasificarnos directamente, sin dejar de ser realistas.

Al haber disputado ya una Copa Mundial de la FIFA en 2006, ¿cuál es su papel ante los jóvenes jugadores en esta fase de clasificación?
Ahora soy uno de los más experimentados, pues soy el que más veces ha sido internacional actualmente, y cuento con toda mi experiencia en las filas del Chelsea, el vigente campeón de Europa. Estoy ahí para compartir todas esas vivencias con los jóvenes jugadores, para hacer que se sientan a gusto y mostrarles el camino que hay que tomar para triunfar.

En una entrevista reciente con FIFA.com, Jaroslav Plasil decía de la nueva generación checa que era muy talentosa, y que además aportaba un toque de locura y de descaro al juego de la selección. ¿Está de acuerdo con ese análisis?
Sí, y yo añadiría que, con las buenas actuaciones del Viktoria Plzen el año pasado en la Liga de Campeones, los que militan en el club de Pilsen han adquirido mucha experiencia, y eso beneficia mucho a la selección. Globalmente, nuestra mayor virtud es que somos un verdadero equipo, muy unido, y capaz de salir de situaciones difíciles manteniendo una actitud solidaria. Son esas cualidades las que nos permitieron clasificarnos para la pasada Eurocopa en la repesca contra Montenegro.

30 años es una edad muy joven para un guardameta. ¿Tiene previsto seguir más allá de Brasil 2014? ¿Se ha marcado algún límite?
La idea de ir a Brasil, a ese país que vive para el fútbol… sería un acontecimiento muy especial, en el que espero de veras poder participar. Para después, lo cierto es que me encanta lo que hago, y que sigo disfrutando mucho con ello. Si puedo seguir cinco, seis o siete años, lo haré. La única condición es que siga teniendo salud y me mantenga en buena forma. No quiero continuar jugando sólo porque me llame Petr Cech y haya jugado 10 años en el Chelsea.