A menudo compite, a veces se clasifica, pero nunca gana nada. Nos referimos a la selección de Suecia, que afronta las campañas internacionales sin agitaciones ni sobresaltos, haciendo gala de una tranquilidad bastante confortable. ¿Tal vez demasiado?

"En absoluto", responde a FIFA.com Adam Johansson, ausente en la Eurocopa 2012 pero convocado por Erik Hamren desde el comienzo de la fase de clasificación para la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™. "Esta estabilidad no es un factor negativo, sino más bien todo lo contrario. Es verdad que, a veces, cuando un seleccionador se queda demasiado tiempo, el equipo puede relajarse. Pero no es nuestro caso. Cada cual conoce su papel, el mensaje no cambia y todos los jugadores saben a qué atenerse. No hay sorpresas", agrega el defensa del Seattle Sounders, aún principiante en las filas de los Blagult pese a estar a punto de cumplir los 30 años.

Victoriosa sobre Kazajstán (2-0) en su primer partido del Grupo C, Suecia está reconstruyéndose sobre las bases instaladas por el sucesor de Lars Lagerbäck desde que tomara posesión del cargo hace tres años. Los escandinavos se clasificaron para la prueba reina continental del pasado año en la última jornada de la competición preliminar, gracias a un triunfo inesperado sobre Países Bajos, y pudieron consolarse así de su ausencia dos años antes en la Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010™.

El operación de rejuvenecimiento llevada a cabo por Hamren está dando sus frutos, y el relativo fracaso sufrido en Polonia y Ucrania 2012 no ha puesto en tela de juicio la estrategia del seleccionador. "El estado de ánimo es bastante positivo porque hemos aprendido de la Eurocopa", arguye Johansson, que ha alcanzado con el Seattle las eliminatorias de la MLS. "Lo que más lamentamos de la Eurocopa fue nuestro mal comienzo. Sumar puntos en el primer partido era fundamental, y contra Ucrania no lo hicimos. Fue una lástima, pero el grupo ha extraído las correspondientes lecciones. Sabemos que tenemos que ser más sólidos en defensa".

Dos planteamientos contrapuestos
"Creo que, al jugar todo el tiempo al ataque, dejamos demasiados espacios abiertos", prosigue el ex zaguero del IFK Göteborg con la mira puesta en los dos próximos desplazamientos de su combinado nacional: a las Islas Feroe, el 12 de octubre; y a Alemania, cuatro días más tarde. "En Alemania tendremos que adaptarnos al adversario, ser inteligentes y, justamente, no dejar demasiados espacios. Por el contrario, frente a las Feroe, habrá que marcar cuanto antes para evitarnos complicaciones", expone Johansson. Con el regreso de Zlatan Ibrahimovic —que, según nuestro interlocutor, "concentra la atención y la presión y nos hace la vida más fácil en el combinado nacional"— los Blagult disponen de las armas necesarias para llevar a cabo el plan de batalla.

Johansson es consciente de que "el colectivo y la solidaridad son los dos pilares sobre los que debe sustentarse Suecia", y estima que el 4-3-3 puesto en práctica por Hamren cuadra bien con las cualidades técnicas de un grupo conformado en su mayo parte por futbolistas que se ganan la vida en el extranjero, ajenos a los rigores físicos de la Allsvenskan, la liga nacional. "El entrenador no cambia su filosofía ofensiva, que gira en torno a la posesión, y se apoya en un grupo de entre 10 y 15 habituales. Las rotaciones se llevan a cabo recurriendo sobre todo a los internacionales juveniles", nos explica el campeón de Suecia en 2007.

Este ex internacional sub-21, que entró en juego en el triunfo por 1-0 sobre China en septiembre y actuó como suplente frente a Kazajstán, espera imponerse pronto como titular en el equipo nacional. En sus filas debutó en 2009, precisamente contra  Estados Unidos, su país de adopción desde principios de este año.

¿No tiene miedo de que al seleccionador le ocurra aquello de "ojos que no ven, corazón que no siente"? Para Johansson, lo importante es, en primer lugar, doblar el siguiente cabo de su carrera. "Es verdad que, si estuviera en Europa, sería más fácil para el cuerpo técnico seguir mis pasos", reconoce. "El seleccionador aún no ha venido a verme; se contenta con hacerlo por televisión; de modo que mi seguimiento se hace más complicado. Pero la MLS es una experiencia muy positiva. Estoy progresando y eso es lo esencial", sentencia el líder defensivo del Seattle, antes de matizar: "Lo esencial es que Suecia gane".