Aunque solo tiene 22 años, Luuk de Jong ha recorrido ya una ajetreado pero, sobre todo fructífero, camino profesional. Después de su debut con 18 años en la primera división holandesa con el De Graafschap, maduró en el Twente Enschede hasta convertirse en uno de los delanteros más peligrosos de su patria, prolongando una estirpe nacional de romperredes que cuenta con figuras tan ilustres como Marco van Basten, Dirk Kuyt, Robin van Persie o Klaas-Jan Huntelaar.

El talento del artillero de 1,88 metros no pasó inadvertido ni entre los responsables de la Oranje ni entre los del Borussia Moenchengladbach alemán. Tanto es así que De Jong vistió por primera vez la elástica naranja en febrero de 2011, y dio el salto a la división de honor alemana en 2012, luego de firmar un contrato de cinco años con los Potros.

"Mis nuevos compañeros me recibieron con los brazos abiertos. Las primeras semanas las pasé en un hotel, pero ahora ando buscando casa. Estoy muy contento de haber venido al Gladbach. Es un club magnífico, con un equipo sólido y una hinchada grandiosa", reveló a FIFA.com el pujante ariete a modo de resumen de sus primeras vivencias en su nuevo combinado, que contra todo pronóstico quedó cuarto de la temporada 2011/12 en el campeonato teutón.

De Jong aterrizó en el club de la Baja Renania con fama de goleador letal. El artillero nacido en la localidad suiza de Aigle cosechó nada menos que 39 goles en 75 partidos con el Twente, campeón de los Países Bajos en 2010 y campeón de la Copa neerlandesa en 2011. En Moenchengladbach, sin embargo, aún no ha entrado en calor: en ocho partidos oficiales sólo ha podido hacer un tanto.

"Como es lógico, es más difícil jugar en la Bundesliga que en la Eredivisie; eso no ha sido ninguna sorpresa. En Alemania, todos los partidos son muy duros, el ritmo de juego es rapidísimo y las exigencias físicas son muy altas. Te dejan muy poco espacio y la velocidad a la que se mueve el balón es mucho mayor. Mi objetivo es seguir mejorando constantemente y progresar como futbolista. Me gustaría aportar más al equipo y me empleo a fondo para que podamos triunfar juntos", aseveró el delantero en referencia a su reciente falta de puntería.

Vacilaciones iniciales
Pero al parecer esa sequía no es un problema exclusivo de De Jong. Tras la marcha de tres jugadores clave —Marco Reus al Borussia Dortmund, Dante al Bayern de Múnich, y Roman Neustädter al Schalke 04— el equipo entero del bicampeón de la Copa de la UEFA se encuentra en una fase de autobúsqueda. Frustrados en su intento de acceder a la fase de grupos de la Liga de Campeones de la UEFA, los Potros han regresado a la Liga Europa, en cuyo primer partido no pudieron pasar del empate a cero en el campo del AEL Limasol chipriota. El jueves recibirán al Fenerbahçe de Estambul, que firmó tablas (2-2) con el Olympique de Marsella en su estreno.

"Es difícil predecir lo que nos aguarda en el escenario europeo, porque hemos quedado encuadrados en un grupo complicado. Pero estoy seguro de que estamos en condiciones de hacer un buen papel", afirmó De Jong convencido.

Sé cuál es mi sitio, es decir, por detrás de Robin van Persie y Klaas-Jan Huntelaar. Pero cuando me den la oportunidad, enseñaré lo que llevo dentro.

Luuk de Jong y su papel en la Oranje.

Para él en particular sería muy importante recuperar su característico instinto depredador de cara a su desempeño en la escuadra nacional, cuyo escudo ha defendido en siete ocasiones. De Jong ha sido convocado por el seleccionador Louis van Gaal para los dos clasificatorios disputados de la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™, pero aún no ha conseguido entrar en acción en la etapa previa.

"Sé cuál es mi sitio, es decir, por detrás de Robin van Persie y Klaas-Jan Huntelaar. Pero cuando me den la oportunidad, enseñaré lo que llevo dentro", comentó De Jong respecto a su situación en la Oranje.

El ex entrenador del Bayern de Múnich, de momento, no tiene ningún motivo para cambiar nada. Al cabo de dos victorias en sendos partidos, Países Bajos ocupa la segunda plaza del casillero empatado a puntos con Rumanía, primera del Grupo D. La semana que viene recibirá en Róterdam la visita de Andorra, y cuatro días más tarde se desplazará a Rumanía para librar el encuentro cumbre del lote.

"Los partidos contra equipos supuestamente inferiores nunca son fáciles. Lo hemos visto últimamente en el viaje a Georgia de España, que sólo pudo ganar al conjunto local por 1-0 en los últimos minutos. De ningún modo podemos permitirnos el lujo de subestimar a Andorra y debemos ir a por el balón con la máxima concentración y entrega. Aún más difícil será naturalmente el siguiente partido contra Rumanía, que ha empezado con dos triunfos y estará rebosante de confianza. Será una misión dura", reconoce De Jong, que no sólo fantasea con su próxima convocatoria sino también con su primera actuación en un clasificatorio mundialista.