Honduras sabe que no tiene derecho al error en las dos últimas jornadas de la cuarta fase clasificatoria de la Zona Norte, Centro América y Caribe (Concacaf) para la Copa Mundial de la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™. Los catrachos se encuentran en una cerradísima lucha con Panamá y Canadá en busca de uno de los dos boletos para el Hexagonal Final, a quiénes deberá enfrentar consecutivamente en el cierre del Grupo C, partidos que se antojan como dos duelos memorables.

Y aunque es cierto que el grado de dificultad será importante, los hondureños también saben que el destino está en sus propias manos. Dos buenos resultados significarían el pase a la siguiente ronda y la posibilidad de seguir soñando con una segunda Copa Mundial de la FIFA de forma consecutiva. Sobre todo esto y mucho más, FIFA.com habló en exclusiva con una de las grandes estrellas del representativo catracho, el defensor del Wigan inglés Maynor Figueroa.

El punto de no retorno
Con la misma seguridad que muestra en el terreno de juego, Figueroa no dejó dudas sobre la sensación que tienen él y sus compañeros sobre el partido del viernes 12 de octubre, donde enfrentarán a Panamá como visitantes. “Para nosotros es una final. Se trata de uno de los partidos más importantes para continuar con vida en nuestras aspiraciones por clasificar a la siguiente ronda. Tenemos que conseguir un buen resultado”, exclama.

En el primer duelo que enfrentó a las dos selecciones en esta fase, los panameños consiguieron un triunfo como visitantes en San Pedro Sula, que resultó tan sorprendente como doloroso para los hondureños. Figueroa analiza al próximo rival y lo que debe hacer la H para que no vuelva a tropezar con la misma piedra.

“Panamá pasa por uno de sus mejores momentos en los últimos años, con buenos jugadores militando en el futbol internacional y teniendo éxito en sus clubes”, reconoce el defensor. Y luego agrega: “Ante ellos, debemos siempre mantener el orden. En San Pedro Sula no fuimos nosotros, no jugamos a lo que estamos acostumbrados. Ese juego fue atípico, y considero que ha sido uno de los partidos mas extraños de Honduras; pero estamos en una etapa diferente, con más minutos de competencia en los clubes como en la eliminatoria, y eso cuenta mucho”.

Confianza y mesura
Para este partido, los catrachos no podrán contar con uno de sus pilares, el mediocampista Roger Espinoza. Figueroa lamenta su ausencia, pero considera que podrán superarla. “Va a pesar, sin duda. Es un muy buen jugador y su situación la lamentamos los jugadores y todo el pueblo hondureño. Son las cosas que pasan en el futbol: nos solidarizamos con el jugador y con el amigo, pero se abre una posibilidad para que otro compañero también muestre su capacidad”, afirma con optimismo.

Un optimismo que no se pierde porque, en realidad, para el sólido defensor, la clave de este equipo hondureño es el colectivo más que las individualidades. “Lo más importante es la unidad que prima entre cada uno de nosotros. Si a eso le agregamos la perseverancia, y la confianza plena que tenemos en los momentos de dificultad, creo que tenemos muy buenas posibilidades para lo que viene”, considera Figueroa.

Así, la hora de la verdad se acerca. Un triunfo en Panamá significará un paso gigantesco rumbo al Hexagonal, mientras que una derrota los obligará a sacar la calculadora, algo que los hondureños quieren evitar a toda costa. “Tenemos que superar esta etapa lo antes posible. Creo que si lo conseguimos estaremos ya a un paso de Brasil. Tengo claro que el Hexagonal será igualmente complicado, pero sacar ese boleto nos dará una confianza gigantesca para lo que viene”, finaliza con entusiasmo.