El capitán de Chile y portero de la Real Sociedad, Claudio Bravo, ve "positivo" el futuro de su selección, a tenor de "la calidad de sus jugadores" y los lugares en los que están compitiendo, lo que les da "una base muy potente".

A pesar de que en estos momentos Chile no ocupa plaza de clasificación para el Mundial de Brasil 2014 en la serie eliminatoria sudamericana, Bravo se ha mostrado optimista en cuanto a las posibilidades de que su combinado alcance la fase final de la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™.

En declaraciones a EFE, el arquero chileno ha recordado que muchos de sus compañeros ya han participado en un Mundial y ha opinado que su selección debe estar en disposición de "dejar ya de lado los tragos amargos" de los "últimos tiempos" y "enfocarse de lleno en la clasificatoria" que, según ha dicho, le va a "encaminar" hacia su segunda fase final.

"Se habla mucho de que estamos en una zona roja de mucho peligro pero esto es muy cambiante, pasamos de estar primeros hace un par de partidos atrás a estar ahora en una posición un poco incómoda, pero al final si logras ganar dos encuentros te pones ya en una zona favorable", ha señalado Bravo, antes de precisar que solo depende de los jugadores ganar los próximos partidos que "son claves y vitales" para "ir hacia arriba".

En cualquier caso, el portero realista ha advertido de que es necesario "ir paso a paso y no mirar más allá". "Tenemos base para clasificar pero primero tenemos que ir a pelear partidos importantes y sacar lo mejor de nosotros para poder llegar al Mundial", ha remarcado.

A pesar de ello, no ha ocultado su deseo de que Chile logre calificarse "lo antes posible" para "no llegar al último partido" con todo aún en juego. "Si se puede dar antes sería mucho mejor", ha sentenciado.

Feliz en el País Vasco
Respecto a su situación personal en la Real Sociedad, con la que recientemente ha renovado hasta 2017, ha dicho que su familia está "muy cómoda" en San Sebastián y que los años que está pasando en la capital guipuzcoana le están resultando "muy valiosos"

"Tanto mi familia como yo estamos felices de hacer nuestra vida acá, nuestros hijos también se están criando en esta ciudad, y la verdad que es un lugar que a nosotros nos genera mucha paz y tranquilidad. Algo que resulta impagable", ha confesado.

Completamente recuperado de la fractura en un brazo que le mantuvo apartado del equipo durante unos encuentros, Claudio Bravo ha afirmado que le gustaría "tener un buen año" con la Real y tratar de situar al equipo "en posiciones mucho más altas" de las que ha ocupado en las últimas temporadas. "Se trata de dejar esa sensación de que el equipo tenía que estar peleando por no descender, tener un año tranquilo y aspirar un poco a más", ha concluido.