A pocos días de que São Paulo reciba un gran evento —el sorteo de la Copa FIFA Confederaciones—, la delegación de la FIFA, el Comité Organizador Local (COL) y el Gobierno federal pudo vivir este miércoles la experiencia que tendrán miles de hinchas en la ciudad el día 12 de junio de 2014, en una ocasión aún más importante: la inauguración de la Copa Mundial de la FIFA™.

La comitiva, en la que figuraban el Secretario General de la FIFA, Jérôme Valcke; los miembros del Consejo de Administración del COL Bebeto y Ronaldo; y el Ministro de Deportes, Aldo Rebelo, recorrió en tren la distancia entre la Estación de la Luz, situada en el centro de la ciudad, y la Estación Corinthians-Itaquera, junto al Arena de São Paulo, último de los estadios visitados por Valcke en su gira por las doce sedes en 2012.

“Es increíble, en una ciudad así, que hayamos llegado desde el centro al estadio en apenas 19 minutos, como hemos hecho. Todo ha funcionado a la perfección. Es un gran estadio y, globalmente, un proyecto impresionante. São Paulo está de enhorabuena”, declaró Valcke, refiriéndose al trayecto realizado por la línea 11 de la CPTM (Companhia Paulista de Trens Metropolitanos).

En el Arena de São Paulo, el grupo se reunió con otras autoridades, como el Presidente del COL, José Maria Marín, y el Alcalde de São Paulo, Gilberto Kassab, para mantener una reunión de presentación de los detalles del proyecto y visitar las obras. “Ya había visitado Itaquera algunas veces, y constato con satisfacción que se ha producido una evolución impresionante de cara a la finalización de las obras en diciembre de 2013”, señaló el Ministro Aldo Rebelo, deshaciéndose en elogios. “Y, sobre todo, me alegro de ver la evolución de las obras sociales que han transformado todo el entorno del estadio. Me siento orgulloso de ver que tenemos un escenario a la altura de un evento como la inauguración del Mundial”.

Mucho más que un estadio
El alcance del proyecto de la ciudad, que excede con mucho las obras del Arena de São Paulo, fue, como es lógico, el tema del día. Entre las iniciativas de movilidad urbana y la construcción de universidades y de un parque industrial, el paquete de mejoras para el barrio de Itaquera y toda la zona este, con sus más de cuatro millones de habitantes, es un ejemplo claro del legado que la celebración de la Copa Mundial de la FIFA puede dejar para una gran metrópolis.

“Este es uno de los grandes motivos de orgullo que tenemos: la diferencia que supondrá el proyecto del Mundial para una región tan importante y que desde hace tanto tiempo tiene una demanda de más desarrollo”, comentó el Presidente del COL, José Maria Marín. “Al igual que el estadio, todas las obras de infraestructuras que rodean a la zona este están dentro de su cronograma. Además de este increíble escenario para grandes partidos, ese será otro legado que el torneo dejará a la ciudad”, añadió el Alcalde, Gilberto Kassab.

Trabajadores e hinchas
El momento culminante de la visita para el grupo de trabajadores que había en el estadio, sin embargo, fue la presencia de Ronaldo y Bebeto. Y, en el caso concreto del Fenómeno, la emoción resultó especialmente recíproca. “Este es el último estadio que visitamos en esta gira de 2012 y, para mí, es el más especial. Al fin y al cabo, fue aquí, en São Paulo, donde pasé los últimos años de mi carrera deportiva, así que conozco muy bien la pasión que siente la ciudad por el fútbol y el beneficio que traerán a la población todas estas obras en torno al recinto”, indicó, para gran alegría de los trabajadores, que siguieron la visita con entusiasmo.

“Esta es la parte más bonita de estas visitas. Uno ve cómo el Mundial supone una diferencia en la vida de las personas y el orgullo de esta gente por estar formando parte de esta gran fiesta”, se congratuló el campeón del mundo Bebeto. “Y la alegría es mayor aún al ver cómo, en este caso, la fiesta va más allá del estadio”.