Pese a haber sido coronado la semana pasada como mejor futbolista de Asia, Lee Keunho aseguró que aún aspira a cotas mayores. El pasado jueves, el delantero del Ulsan Hyundai se convirtió en el primer jugador surcoreano en ser nombrado Jugador Asiático del Año, al cabo de un fructífero 2012 tanto con su club como con su selección.

El punta de 27 años ofreció un momento de forma explosivo en la Liga de Campeones asiática de este año, tras ayudar con 4 goles a que el Ulsan conquistara su primer cetro continental, al tiempo que obtenía el premio al jugador más valioso de la competición. Además, Keunho mantuvo el listón igual de alto en la escena internacional firmando 5 dianas; incluido un doblete en el triunfo por 1-4 de los Guerreros Taeguk sobre Qatar, correspondiente a la última ronda de la fase de clasificación asiática para la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™.

En cierto modo, la recompensa para unas gestas semejantes era esperada. En la Gala de la AFC del pasado jueves, Keunho superó a figuras de la talla del iraní Ali Karimi y el capitán de China, Zheng Zhi, para hacerse con el máximo galardón individual del continente.

“Este año ha sido muy positivo para mí”, declaró tras la gala un radiante Keunho a FIFA.com, en una entrevista en exclusiva. “He vuelto a lo grande con la selección nacional y, en el fútbol de clubes, he ganado la Liga de Campeones con el Ulsan. Particularmente, es un gran honor para mí haberme adjudicado el premio al mejor jugador asiático del año”.

Irrupción continental 
Lee Keunho no es ningún desconocido en el fútbol asiático, tras haber participado con la República de Corea en la fase de clasificación para Sudáfrica 2010. Sin embargo, el escenario perfecto para anunciar a bombo y platillo su irrupción continental se lo ha brindado la Liga de Campeones de este año.

El ágil delantero, que encaraba su debut en la Liga de Campeones asiática con el Ulsan, fue titular en todos los partidos de la fase de grupos. Pese a que no logró ver puerta en la liguilla, fue una amenaza constante para la portería contraria, y ayudó a los hombres de Kim Hogon a quedar primeros de grupo e invictos.

Su cuenta goleadora la estrenó en el choque de octavos de final contra el campeón japonés, el Kashiwa Reysol, al empujar a la red el tanto que supuso la victoria a falta de dos minutos. En la vuelta de los cuartos de final, Keunho volvió a marcar, poniendo la puntilla al contundente 0-4 infligido al potente Al Hilal saudí. A continuación, también vio puerta en los dos encuentros de la semifinal contra el Bunyodkor, en la que el Ulsan se impuso por un global de 5-1.

Todos creemos que podemos acceder a la fase final mundialista de Brasil 2014.

Lee Keunho, sobe las posibilidades de su selección para ir al próximo Mundial.

Además de deslumbrar a todo el continente con sus impactantes regates y su olfato de gol, Keunho exhibió su carácter altruista con una serie de brillantes asistencias. Sobre todo, en la ida de cuartos, habilitó a Rafinha para que el brasileño nivelase el tanto inicial de Jovlon Ibrokhimov, iniciando la remontada del Ulsan ante el Bunyodkor (1-3). Y en la final, envió un centro perfecto para que Kim Seungyong marcase el gol que sentenció la victoria en el partido y en la competición (3-0) contra el Al Ahli saudí.

“El trabajo de equipo es la clave que se esconde tras mi éxito de este año”, afirmó un modesto Keunho, al meditar sobre su provechoso 2012. “Disfrutamos de una racha excepcional en la Liga de Campeones de camino hacia la victoria. Y el mérito recae en el equipo y en mi entrenador, sin el cual esto no habría sido posible”.

“Ha sido más especial si cabe por el hecho de que se trata del primer título que logro en mi carrera futbolística, y lo he ganado en mi debut en la Liga de Campeones. He alcanzado casi todas las metas que me había fijado al comienzo del año”, añadió.

Mirando al futuro
Dicho esto, siempre quedan sueños por cumplir para un jugador ambicioso como Keunho, quien, naturalmente, ha puesto sus miras en el billete para la Copa Mundial de la FIFA. La República de Corea perdió su último choque clasificatorio ante Irán (1-0), un resultado que supuso que los Guerreros Taeguk cediesen el liderato a Uzbekistan. Pero a pesar de esa decepción, Keunho cree que el equipo puede reaccionar para hacer honor a su etiqueta de selección asiática más exitosa en las fases de clasificación mundialistas.

“Fue una verdadera lástima que perdiésemos el partido contra Irán, pero tanto mis compañeros de selección como yo, guiados por las instrucciones de nuestro cuerpo técnico, seguimos siendo enormemente optimistas sobre nuestras posibilidades de clasificación”, aseguró.

“De los cuatro partidos que nos quedan, jugaremos tres en casa, por lo que hay motivos de sobra para que podamos restablecer nuestra posición hegemónica”, añadió Keunho. “Todos creemos que podemos acceder a la fase final mundialista de Brasil 2014”.